Cómo China alimenta el problema de las drogas en Estados Unidos

Por John Mac Ghlionn
26 de Octubre de 2021
Actualizado: 26 de Octubre de 2021

Comentario

La gran mayoría de los productos farmacéuticos utilizados en Estados Unidos proceden de China. Esto es una mala noticia para los estadounidenses, ya que ambos países se encuentran inmersos en una nueva guerra fría.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó 53 nuevos medicamentos en 2020, lo que supone un promedio de un nuevo fármaco cada siete días. Estados Unidos, literalmente inundado de medicamentos recetados, está a merced de la FDA, una agencia federal que aprueba medicamentos a un ritmo asombroso. ¿Por qué es así?

La razón por la que Grandes Farmacéuticas se escribe con G mayúscula es porque la FDA —junto con una serie de políticos electos— tiene un gran interés en el éxito de la industria farmacéutica. Ese éxito tiene un coste importante, sobre todo para el pueblo estadounidense.

En todo el país, las muertes por sobredosis de drogas que involucran opioides recetados aumentaron de 3442 en 1999 a 17,029 en 2017. El año pasado, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), las muertes por sobredosis de drogas por opioides sintéticos, incluido el fentanilo, alcanzaron un récord. En comparación con 2019, en 2020 se produjeron las muertes de 20,000 estadounidenses más. Estados Unidos ciertamente tiene un problema de drogas ilegales, pero también tiene un problema de drogas aprobadas por el gobierno.

Hay que hacer preguntas importantes, entre ellas las siguientes: ¿Por qué la FDA está financiada por las empresas que regula?

Según C. Michael White, director del Departamento de Práctica Farmacéutica de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Connecticut, la FDA, que en su día fue “una entidad financiada íntegramente por los contribuyentes”, ahora depende de “las cuotas de los usuarios que pagan los fabricantes a los que regula”. Se me ocurren muchas palabras, y ninguna de ellas es apropiada para este artículo. Digamos que la FDA está comprometida. Después de todo, aproximadamente el 45% de su presupuesto proviene de las mencionadas tasas de usuario. Para que un dispositivo médico o un medicamento sea aprobado, hay que pagar una tasa. La FDA se ha convertido en un vehículo para las Grandes Farmacéuticas. Pero, uno se pregunta, ¿quién controla a la Grandes Farmacéuticas?

¿De dónde vienen los medicamentos?

La mayoría de los productos farmacéuticos utilizados en Estados Unidos proceden de China. A medida que las relaciones entre Estados Unidos y China se vuelven cada vez más frías, “gran parte de la salud colectiva de Estados Unidos no solo depende de la dieta y el ejercicio”, sino de las relaciones con China, según Tom Hicks de Healthline.

Epoch Times Photo
En la imagen, drogas sintéticas en bolsas de pruebas mostradas durante una conferencia de prensa en la sede de la DEA el 26 de junio de 2013 en Arlington, Virginia, el 26 de junio de 2013. El 16 de septiembre de 2013, el Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos anunció una redada internacional relacionada con drogas sintéticas suministradas desde China. (Mandel Ngan/AFP/Getty Images)

Hace dos años, en una entrevista con la NBC, el general de brigada retirado John Adams sostuvo que Estados Unidos había “tercerizado” esencialmente toda su industria farmacéutica a los chinos.

“Es una vulnerabilidad estratégica. Creo que ellos [China] saben exactamente lo que están haciendo y son unos estrategas increíblemente buenos. Están haciendo esto, seleccionan sus industrias para el futuro y tienen un plan”, advirtió Adams. Sus advertencias fueron en gran medida ignoradas.

En el mencionado artículo de Healthline, David Jacobson, un estratega empresarial, habló del hecho de que China ofrece fabricar dispositivos y medicamentos a precios ridículamente bajos. Se trata de una decisión estratégica, según Jacobson, diseñada para sacar a Estados Unidos “del negocio”. Con ello, el Partido Comunista Chino (PCCh) tiene “un control estratégico sobre los suministros críticos de medicamentos y las compañías farmacéuticas”.

No solo Estados Unidos tiene un grave problema de drogas, sino que Beijing lo está alimentando. Algunos leerán esto y se preguntarán, ¿cómo es posible? ¿Cómo puede el PCCh ser tan despiadado y calculador? Seamos realistas, por favor: estamos hablando del PCCh. Según el general de brigada retirado de la Fuerza Aérea, Robert Spalding, el régimen chino ha librado una “guerra furtiva” contra Estados Unidos. Mientras Estados Unidos dormía y sigue durmiendo, el PCCh elaboró y sigue elaborando estrategias.

Una pregunta más importante es la siguiente: ¿Cómo pudieron los líderes electos permitir que esto le sucediera a Estados Unidos? Ahora el país se encuentra en una situación como la de la novela Catch-22. Estados Unidos no puede vivir con China, de ahí la nueva guerra fría; al mismo tiempo, tampoco puede vivir sin los chinos. Si tiene dudas, considere lo siguiente: El 97% de todos los antibióticos de Estados Unidos proceden de China. Es una estadística simplemente asombrosa.

Con un número cada vez mayor de estadounidenses obligados a consumir todo tipo de medicamentos recetados, el régimen chino, si es provocado, podría tratar de convertir en armas los medicamentos recetados. Alrededor del 1% de los estadounidenses de 12 años o más son adictos a los medicamentos recetados. Y lo que es aún más preocupante, la calidad de los medicamentos procedentes de China es muy mala.

Lamentablemente, en el momento actual, a Estados Unidos no le queda más remedio que aceptar lo que se le da. Los mendigos, después de todo, no pueden elegir. Recuperar la industria farmacéutica de China llevaría años, incluso décadas. Debido a este hecho deprimente, Estados Unidos se encuentra ahora en una situación lamentable. Y los líderes electos, junto con la FDA, tienen muchas cosas que responder.

Para cualquier estadounidense que lea esto, seguramente es una píldora amarga de tragar. Y lo que es peor, esa píldora que se está tragando probablemente haya sido fabricada en China.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS