Cómo contraatacar en nuestra nueva guerra civil

Por John Mills
28 de Junio de 2020
Actualizado: 28 de Junio de 2020

Muchos afirman que hay una “inminente” guerra civil. Noticia de última hora: estamos en ella. Puro y simple: estamos en una moderna guerra civil por el futuro de los Estados Unidos en la era de la información.

La guerra y el conflicto social vienen en muchas formas. No tienen que ser líneas de soldados azules y grises con bayonetas alineadas una contra otra. No tiene que ser fuego de rifles o cañones.

En este momento, los principales campos de conflicto en la moderna guerra civil estadounidense son el histrionismo político, las perversiones de la verdad en las redes sociales, los litigios, la mafia callejera y la guerra financiera para interceptar los flujos de ingresos. Además, tenemos actores extranjeros, principalmente el Partido Comunista Chino (PCCh), quien está activamente alimentando nuestro caos para sus propios resultados deseados.

Debemos entender el panorama de caos que se despliega delante de nosotros para que podamos actuar con decisión en la dirección correcta por el bien de nuestra república. Nuestra clásica república liberal y democrática basada en una constitución escrita es la cosa más increíble jamás creada por el hombre (y la mujer).

Nunca antes un sistema de gobierno ha hecho tanto bien a tanta gente. No es perfecto, pero esa es la belleza de nuestro sistema, tenemos procesos y métodos para hacer frente a las injusticias y a nuestras imperfecciones. Este sistema nunca había existido antes, y nunca volverá a existir si permitimos que el caos callejero nos cierre intelectualmente, nos intimide y nos obligue a quedarnos sentados sin hacer nada mientras nuestra increíble Constitución es colocada por elementos radicales en el basurero de la historia.

La moderna guerra civil estadounidense en la era de la información está en marcha. Es fundamentalmente una lucha entre una visión constitucionalista de Estados Unidos y las elites globalistas que desprecian los países individuales, desean controlar las sociedades y las poblaciones a escala mundial, y desean descartar nuestra Constitución como un asterisco en la historia para ser usada o descartada según sea necesario. La filial nacional de las élites globalistas no tiene problema en alinearse con el PCCh si eso significa que puede tomar la Casa Blanca de Estados Unidos. De hecho, es muy perturbador.

Los “de algún lugar” vs. “de cualquier lugar”

Siguiendo el ejemplo del increíble vídeo de Prager U presentado por el exprimer ministro canadiense Stephen Harper, están los “de algún lugar” —aquellos cuyas vidas están ligadas a un lugar en particular— y luego están los “de cualquier lugar” —aquellos que pueden vivir cómodamente en cualquiera de las varias grandes ciudades del mundo.

Si bien hay muchos de “los de cualquier lugar” en el campo de los globalistas, somos más los que estamos en el campo de “los de algún lugar”, anclados por la familia, la fe, el trabajo, la comunidad u otros factores. Los globalistas parecen tener control sobre gran parte de los medios de comunicación, nuestras instituciones, el mundo académico, e incluso algunos gobiernos locales y estatales, y partes de nuestro gobierno federal. Sin embargo, “los de algún lugar” representan a la mayoría de la población.

Los “de cualquier lugar” buscan reemplazar la familia, la fe, el trabajo y la comunidad con un flujo interminable de nuevas ideas de cómo debería vivir o parecer la sociedad utópica. Nunca están satisfechos, nunca cesan, nunca dejan de impulsar cómo debe evolucionar o ser recreada la sociedad. Ya sea que se trate de la liberación inmediata sin fianza de un arresto por delitos callejeros, fronteras abiertas, representaciones interminables de nuevos estilos de vida alternativos, la expansión del gobierno, la criminalización de cualquier cuestionamiento de su agenda, o el tamaño de su refresco— nunca descansarán.

¿Qué crea su cambio incesante? Caos —exactamente lo que estamos viendo ahora. Una advertencia muy importante en esta construcción de “los de algún lugar” y “los de cualquier lugar” —este es un punto muy importante— en casi todos los conflictos, la mayoría de la población son “observadores pasivos”. Solo están tratando de sobrevivir y esperando a ver en qué dirección evoluciona el conflicto. Es nuestro trabajo atraer a los observadores pasivos a nuestro lado para asegurar la victoria.

Antifa, la vanguardia

Antifa no salió de la nada. Se remonta a Baader-Meinhof y al dinero soviético de los años 1980. Ahora son los camisas pardas de los globalistas haciendo el trabajo sucio por ellos. Sacando una pervertida y retorcida ventaja de la injusticia del asesinato de George Floyd, han aprovechado el impulso del momento.

Y un gran acelerador de su impulso es el PCCh “avanzando en torno al dinero” usado para incitar a las turbas callejeras. “Avanzar en torno al dinero” es un término de la vieja escuela de la comunidad de inteligencia. Es cierto que es una página de nuestro propio libro de jugadas de los años 50 donde los Hermanos Dulles refinaron estratégicamente la organización de la forma de arte de la contraprotesta callejera como una de las herramientas en la caja de herramientas para quitarse los guantes cuando sea necesario contra la inestabilidad inspirada por los soviéticos y los marxistas en todo el mundo.

Hemos perdido esta forma de arte y necesitamos resucitarla hasta cierto punto. Desafortunadamente, todos los “pequeños Charlies” que corren por los pasillos del edificio de la sede de la CIA están demasiado ocupados haciendo otras cosas —tal vez la CNN y MSNBC tienen vacantes a cada lado de los intervalos de Lisa Page para “Charlies” en su carrera posterior a la CIA.

Pero el PCCh tiene una cantidad limitada de capital inicial para la violencia callejera en Estados Unidos. Supongo que ya han gastado muchas de sus reservas de dinero en esta ronda inicial de caos. Por cada dólar adicional que entregan a Antifa para distribuir en la calle, es un dólar menos para relanzar su economía, financiar la iniciativa la Franja y la Ruta, robar nuestra propiedad intelectual o construir su ejército. Sus recursos no son infinitos.

Antifa es simplemente la siguiente ronda en el juego de los globalistas para desbancar al presidente Trump. Intentaron con el Russia Gate, con el Impeachment Gate, explotando el virus del PCCh, y ahora con las turbas derribando estatuas.

¿Qué es lo que sigue? Vemos el anexo de la Zona Autónoma del Capitol Hill (CHAZ) dirigido por Antifa, y también vemos a los arrogantes generales y almirantes retirados carraspeando sobre el presidente.

Dos rápidas observaciones sobre ambos (tengo conocimiento de primera mano de ambos). Crecí justo al norte de Capitol Hill —este lugar se “perdió” hace 50 años. Nada de lo que está pasando allí es nuevo ni me sorprende.

Y sobre los generales y almirantes, si hay algo que hacen los generales retirados y los oficiales de marina, es complacer, porfiar, y competir por puestos en la junta directiva y asientos en los grupos de expertos. Y por la forma en que lo hacen en esta ciudad, están haciendo su propia versión de “Señal de Virtud”. El artículo de Victor Davis Hanson, sobre este tema es de lectura obligada. Hay un motivo cobarde y egoísta detrás de su cadencia coreografiada. No es una coincidencia.

Ahora o nada para el PCCh

“Derribar estatuas” se ve bien y suena bien para las cámaras en Beijing, pero no se distraigan. Concéntrese en la implosión del PCCh. Este “derribo” está ideado y escrito a partir del libro de jugadas maoísta —principalmente para que se sientan bien consigo mismos.

Nunca he sido un fanático de la simbología confederada —pero la “mafia” callejera no es la forma en que nuestra sociedad democrática se ocupa de las cosas. En última instancia, este comportamiento radical hará que la mayoría de los observadores pasivos se vuelvan a nuestro lado. El caos en las ciudades demócratas también está impulsando un éxodo de ciudadanos legales.

El punto de inflexión puede haber sido alcanzado ya en el Partido de Calle Antifa. La irresponsable alcaldesa de Seattle, Jenny Durkan, afirma ahora que Seattle retomará el control de la zona del Capitol Hill. Diría que la responsabilidad de litigio de la alcalde y la ciudad han llegado a un punto en el que no tienen elección.

Pero el clímax está empezando —el PCCh está bajo una inmensa presión mientras las fuerzas dedicadas lo persiguen implacablemente fuera de los mercados de capital del mundo. Aunque no se entiende bien, esta es la verdadera batalla y aumenta el pánico del PCCh y sus aliados globalistas que saben que les quedan seis meses de oxígeno (siendo el oxígeno el capital que el PCCh necesita para financiar su economía colapsada).

Saben que deben hacer dos cosas: dejar de maniobrar la estrategia de cortar su acceso al capital y vencer al presidente Trump en noviembre. El PCCh sabe que su economía se ha estancado y los globalistas ven sus áreas urbanas dirigidas por los demócratas colapsarse y crear una avalancha de divergencias que está despoblando sus centros de poder. Todo lo que les queda son los miembros de Antifa y aquellos que están en el país ilegalmente. No es una buena combinación.

Una batalla de voluntades

A pesar de las vívidas imágenes de caos, no se desaliente, esta es una batalla de voluntades. Todos los conflictos son, en última instancia, una batalla de voluntades. Se están llevando a cabo contramovimientos, obsérvelos de cerca.

Logren que los grupos se vuelvan unos contra otros. Hay mucha evidencia de que Antifa está en gran fricción con otros: esta es la última estrategia de contrainsurgencia. El escenario no es lo suficientemente grande para que el PCCh, los globalistas y sus camisas pardas de Antifa —ellos se volverán unos contra otros.

Concéntrense en expulsar al PCCh de los intercambios con Estados Unidos, Londres y Tokio.

Destruyan el poder de las redes sociales. Transformen a Google y a los demás bebés de Google mediante la aplicación de los estatutos Antimonopolio y RICO y eliminen la protección de la Sección 230 para que puedan ser demandados.

Aseguren la integridad del proceso electoral estadounidense eliminando los intentos de fraude.

Hagan responsables a los gobernadores y alcaldes por el comportamiento racional y constitucional de sus áreas. Háganlos dueños de su caos.

Apliquen la intervención federal solo cuando haya un caso convincente de acción federal y un estatuto claro que apoye la acción.

Disuadan al PCCh del aventurerismo militar, como en la frontera india.

Mantengan la calma y continúen —manténganse enfocados en el objetivo real y en el resultado— implosionando al PCCh.

El coronel (Ret.) John Mills es un profesional de la seguridad nacional con servicio en cinco épocas: Guerra Fría, División de la Paz, Guerra contra el Terror, Mundo en Caos, y ahora Gran Competencia de Poder. Es el exdirector de política de seguridad cibernética, estrategia y asuntos internacionales del Departamento de Defensa.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS