Cómo es que el azúcar alimenta al cáncer en el organismo

El azúcar procesado es una potente fuente de energía. Provoca diversos cambios en el organismo.

Por Flora Zhao
19 de Diciembre de 2023 10:29 PM Actualizado: 19 de Diciembre de 2023 10:29 PM

Es posible que haya oído que el azúcar puede alimentar a las células cancerosas. ¿Es eso cierto?

El azúcar “alimenta” las células cancerosas

Mingyang Song, profesor asociado de epidemiología clínica y nutrición de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard, declaró a The Epoch Times que, en el caso de los pacientes con cáncer, “el consumo de azúcar puede alimentar las células cancerosas”.

Esto está respaldado por sólidas pruebas epidemiológicas”, añadió.

Un estudio publicado en PLoS One en el que participaron 1011 pacientes de cáncer de colon con un periodo de seguimiento de más de siete años descubrió que, en comparación con los pacientes que consumían menos de dos raciones de bebidas azucaradas al mes, los que consumían dos o más raciones al día experimentaban un 67 por ciento más de riesgo de recurrencia o mortalidad por cáncer de colon.

Otro estudio español publicado en Clinical Nutrition en 2021 con más de 7000 participantes descubrió que por cada 5 gramos adicionales de azúcar consumido en forma líquida al día, la incidencia de cáncer aumentaba un 8 por ciento. Las personas con mayor ingesta experimentaron un aumento del 46 por ciento.

Una lata de refresco suele contener entre 30 y 45 gramos de azúcar.

Un cambio en el consumo de azúcar de una población puede afectar significativamente a las tasas de cáncer. Lewis Cantley, conocido biólogo y profesor de biología celular en la Facultad de Medicina de Harvard, utilizó Taiwán como ejemplo en un correo electrónico enviado a The Epoch Times. Antes de la Segunda Guerra Mundial, Taiwán tenía tasas relativamente bajas de cáncer de colon, endometrio y mama. Fue entonces cuando escaseaban las bebidas azucaradas. Luego, en las décadas de 1960 y 1970, con la introducción de las dietas occidentales -especialmente las bebidas azucaradas-, las tasas de cáncer empezaron a aumentar de forma constante. Ahora han alcanzado un nivel comparable al de Estados Unidos.

Una mujer compra alimentos congelados en un pasillo frente a refrescos y otras bebidas azucaradas a la venta en un supermercado en Monterey Park, California, el 18 de junio de 2014. (Frederic Brown/AFP/Getty Images)

Las células cancerosas necesitan una cantidad considerable de glucosa para sobrevivir. En la década de 1930, Otto Warburg, bioquímico alemán, descubrió que tanto las células cancerosas como las normales necesitan azúcar, pero que sus rutas metabólicas difieren: Las células normales convierten principalmente la glucosa en energía a través de la respiración aeróbica, mientras que las células cancerosas obtienen energía a través de la glucólisis en lugar de utilizar oxígeno.

Las células cancerosas producen muy poca energía y de forma ineficiente debido a su método único de metabolizar el azúcar, razón por la cual consumen azúcar vorazmente, a un ritmo 200 veces más rápido que las células normales. Ese apetito puede tener efectos de gran alcance.

Las células cancerosas consumen azúcar a un ritmo 200 veces superior al de las células normales. (Ilustración de The Epoch Times, Shutterstock)

“Las células cancerosas, en cierto sentido, secuestran los procesos metabólicos del organismo”, explica a The Epoch Times Lorenzo Cohen, profesor y director del programa de medicina integrativa del MD Anderson Cancer Center y autor de “Anticancer Living”.

Azúcar-obesidad-cáncer: Una teoría predominante

“La relación entre el azúcar y el cáncer es complicada”, afirma el Dr. Jeremy Kortmansky, profesor asociado de oncología médica de la Facultad de Medicina de Yale y director clínico de la División de Oncología Médica Gastrointestinal del Centro Oncológico de Yale.

La teoría predominante es que el azúcar no causa cáncer directamente, sino que contribuye a él indirectamente a través de la obesidad.

Ellen Kampman, epidemióloga nutricional y catedrática de Nutrición y Enfermedades de la Universidad de Wageningen (Países Bajos), explicó a The Epoch Times que una ingesta energética elevada, o demasiadas calorías, y un gasto energético bajo son factores de riesgo primarios de muchos tipos de cáncer. Un elevado consumo de azúcar en la dieta aumenta la ingesta de energía.

“Mantener un peso saludable es lo más importante que se puede hacer para prevenir el cáncer”, afirmó.

Un estudio prospectivo con más de 35,000 participantes reveló que las personas que consumían refrescos azucarados más de una vez al día tenían un riesgo un 18 por ciento mayor de desarrollar cánceres relacionados con la obesidad que las que rara vez consumían este tipo de bebidas.

Una revisión exhaustiva publicada en Cancers in 2023 indicaba que alrededor del 48 por ciento de los casos de cáncer se atribuyen a la obesidad. La obesidad está relacionada con 13 tipos de cáncer, entre ellos los de mama, colorrectal, endometrio, hígado, estómago y tiroides.

Una dieta rica en azúcares puede provocar la acumulación de grasa corporal, sobre todo visceral. Los científicos reconocen que el papel de la grasa va más allá del almacenamiento de energía; actúa como un órgano endocrino muy activo capaz de segregar diversas sustancias, entre ellas hormonas. Un exceso de grasa puede provocar un desequilibrio de estas sustancias, contribuyendo al desarrollo del cáncer.

Células grasas en tejido adiposo (aumento 250x). (Ed Reschke/Getty Images)

Sin embargo, hay muchas otras formas en las que el azúcar podría contribuir al cáncer, según los expertos y diversos estudios.

Un problema difícil

Demostrar una relación directa entre el consumo de azúcar y el cáncer es un reto debido a las preocupaciones éticas y las dificultades prácticas para llevar a cabo este tipo de experimentos.

“Desde luego, no me gustaría que mis hijos participaran en un ensayo de este tipo”, afirma Cantley, cuyo trabajo ha influido notablemente en la biología de las células cancerosas.

No obstante, los estudios de cohortes prospectivos -un tipo de estudio observacional centrado en el seguimiento de un grupo concreto de personas durante un periodo de tiempo sin interferir en sus hábitos alimentarios- pueden aportar información valiosa sobre la relación entre el consumo de azúcar y el riesgo de cáncer.

Uno de estos estudios, publicado en The American Journal of Clinical Nutrition en 2020, realizó un seguimiento de más de 100,000 adultos franceses durante varios años. Los que consumían más azúcar tenían un riesgo de cáncer un 17 por ciento mayor que los que consumían menos. Este elevado riesgo era especialmente notable en el caso del cáncer de mama, con un aumento del 51 por ciento.

Esta asociación siguió siendo significativa incluso después de ajustar factores como el aumento de peso y el índice de masa corporal. El estudio sugiere que el azúcar puede aumentar el riesgo de cáncer a través de mecanismos distintos al aumento de peso.

Las múltiples formas en que el azúcar puede provocar cáncer

El azúcar procesado es una potente fuente de energía. Más allá del aumento de peso, provoca una serie de cambios en el organismo que aumentan el riesgo de cáncer.

Altera el metabolismo

“Otro mecanismo por el que el azúcar aumenta el riesgo de cáncer es su impacto en el metabolismo”, explica Song.

Un consumo elevado de azúcar puede alterar el perfil metabólico, desencadenando inflamación y resistencia a la insulina, ambos factores de riesgo para el desarrollo de tumores.

Este es uno de los principales mecanismos causantes del cáncer, independientemente de la obesidad, afirmó. Las personas obesas son más propensas a la inflamación y la resistencia a la insulina, pero éstas también pueden darse en individuos delgados.

La sacarosa, la fructosa y los carbohidratos refinados provocan un aumento significativo de los niveles de azúcar en sangre. Para mantener el equilibrio del azúcar, el organismo debe aumentar la insulina en consecuencia, y “el exceso de aumento de insulina es inflamatorio”, según Cohen.

Thomas Seyfried, catedrático de Biología del Boston College, declaró a The Epoch Times que la hiperglucemia está relacionada con la inflamación sistémica, que puede provocar daños mitocondriales y, en última instancia, cáncer.

Las células cancerosas se propagan rápidamente por la noche. (The Epoch Times)
Las células cancerosas se propagan rápidamente por la noche. (The Epoch Times)

Desencadena la mutación del ADN

La inflamación y la resistencia a la insulina también pueden promover directamente mutaciones en los genes de las células, provocando alteraciones en su comportamiento.

Song explicó además que en estos casos se altera el ciclo vital normal de las células. Las células no se someten a la muerte celular normal oportuna, sino que crecen y proliferan sin límites, alimentando el desarrollo tumoral.

Muchos experimentos han confirmado estos mecanismos. Por ejemplo, las mutaciones de genes relacionados con la señalización de la insulina pueden contribuir al desarrollo de tumores en diversos tejidos, aumentando el riesgo de ciertos tipos de cáncer, como el de mama, endometrio y tiroides.

Un estudio publicado en Cell Metabolism descubrió que la probabilidad de mutaciones genéticas que conducen al cáncer de páncreas se quintuplica en un entorno con alto contenido en glucosa en comparación con uno normal.

Afecta a la microbiota intestinal

” Solo en los últimos años se ha empezado a reconocer la importancia de la microbiota intestinal [en relación con el riesgo de cáncer]”, afirmó Song.

El azúcar puede alterar la estructura y la función de la microbiota intestinal y sustituir las bacterias beneficiosas por otras nocivas, lo que en última instancia provoca la aparición de tumores en los intestinos e incluso en otros lugares.

Song explicó varios mecanismos por los que el microbioma intestinal afecta al desarrollo de tumores. Estos también han sido objeto de investigaciones recientes.

El azúcar puede aumentar determinadas bacterias nocivas, que producen proteínas cancerígenas en su superficie, lo que provoca mutaciones genéticas y favorece directamente el desarrollo de tumores. Algunas bacterias intestinales nocivas también pueden afectar al metabolismo, provocando un crecimiento celular descontrolado.

Además, ciertas bacterias intestinales pueden dañar el sistema inmunitario, comprometiendo su función de vigilancia. También pueden producir metabolitos específicos que, al entrar en el torrente sanguíneo desde el intestino, inducen inflamación y desregulación inmunitaria en lugares distantes, contribuyendo en última instancia al desarrollo de tumores en esas zonas.

azúcar blanca y rubia
Azúcar rubia y blanca- Imagen ilustrativa. (Ulrike Leone/Pixabay )

Debilita la inmunidad

En circunstancias normales, el sistema inmunitario se encarga de eliminar las células problemáticas y mantener un estado de equilibrio. Comer azúcar en exceso durante un periodo prolongado puede alterar este equilibrio, haciendo que el sistema inmunitario sea incapaz de resistirse a las células mutadas o a otras vías que favorecen el desarrollo del cáncer.

En general, los expertos creen que el azúcar afecta a procesos relacionados con el cáncer, como la inflamación, el metabolismo de la glucosa, el metabolismo de los lípidos y la regulación inmunitaria. “Creo que la obesidad es sólo un subproducto [de estos procesos]”, afirmó el Sr. Cohen.

Según el Dr. Kortmansky, es necesario investigar más a fondo para comprender mejor las posibles vías a través de las cuales el azúcar podría afectar al cáncer.

La fructosa: El azúcar más peligroso

Entre las teorías que exploran la posible relación entre el azúcar y el cáncer, los científicos destacan los efectos de la fructosa, en particular, sobre el organismo.

Cuando nos referimos al “azúcar” en general, a menudo hablamos de la sacarosa, explicó a The Epoch Times el Dr. Jason Fung, nefrólogo especializado desde hace tiempo en la diabetes de tipo 2 y el ayuno intermitente.

Una molécula de sacarosa está formada por una molécula de glucosa y otra de fructosa. Todas las células del cuerpo pueden absorber glucosa y utilizarla como fuente de energía. Sin embargo, las moléculas de fructosa no son utilizadas por ninguna célula del cuerpo. En su lugar, entran directamente en el hígado, donde algunas se convierten esencialmente en grasa, lo que provoca un aumento de la resistencia a la insulina.

Investigadores del MD Anderson Cancer Center realizaron un experimento con animales en el que inyectaron células de cáncer de mama en ratones, a los que alimentaron con diferentes dietas. Los ratones alimentados con dietas basadas en almidón tenían una tasa de desarrollo tumoral del 30 por ciento, mientras que los alimentados con dietas basadas en sacarosa tenían una tasa superior al 50 por ciento. Estos ratones tenían masas tumorales más grandes y la metástasis pulmonar era más frecuente.

Los investigadores descubrieron además que, entre varias dietas basadas en sacarosa, glucosa, fructosa y una combinación de glucosa y fructosa, los ratones con la dieta basada en fructosa presentaban las condiciones más graves, con el mayor peso tumoral de cáncer de mama y el crecimiento tumoral más agresivo. La metástasis del cáncer también fue más frecuente.

Una mutación genética provoca el crecimiento de células cancerosas, lo que acaba dando lugar a un tumor. La metástasis se produce cuando las células cancerosas atraviesan el conducto o el lóbulo que las contiene. (The Epoch Times)

“La fructosa y la glucosa se procesan de forma muy diferente en el organismo”, afirmó Cohen, que participó en el estudio. Este experimento demostró que la fructosa favorece directamente el crecimiento del cáncer de mama.

Otro estudio indicó que el jarabe de maíz rico en fructosa, otro azúcar añadido de uso común en alimentos y bebidas procesados, favorece directamente el crecimiento y la progresión de los tumores de cáncer colorrectal.

El jarabe de maíz rico en fructosa, compuesto por un 45 por ciento de glucosa y un 55 por ciento de fructosa, se utiliza con frecuencia en refrescos y otros alimentos azucarados.

Entre varias dietas basadas en sacarosa, glucosa, fructosa y una combinación de glucosa y fructosa, los ratones con la dieta basada en fructosa mostraron el mayor peso tumoral de cáncer de mama. (Ilustración de The Epoch Times)

Cantley, que dirigió este estudio, afirmó que en los últimos años se ha producido “un aumento espectacular” del cáncer colorrectal entre la población más joven, lo que se asocia al fuerte incremento de la cantidad de jarabe de maíz rico en fructosa que la gente ha empezado a consumir en el último medio siglo.

El estudio realizado en España mencionado anteriormente descubrió que el consumo de azúcares líquidos está relacionado con un aumento más significativo del riesgo de cáncer que el consumo de azúcares sólidos, especialmente la fructosa líquida y la fructosa de los zumos de fruta. Un consumo elevado de fructosa líquida se asoció con el mayor aumento de la mortalidad por cáncer.

La fructosa de los alimentos y bebidas procesados difiere de la fructosa de la fruta real. Al comer una manzana, se consumen pequeñas cantidades de fructosa con fibra, lo que ralentiza la digestión.

Sin embargo, beber una botella de zumo de manzana de 8 onzas es como consumir el azúcar de tres o cuatro manzanas de una sola vez, según Cohen.

“Recomiendo a las personas de riesgo que se centren en una dieta baja en azúcares añadidos y un estilo de vida con mucha actividad física”, declaró Kortmansky a The Epoch Times. “Ésa es la mejor manera de controlar el azúcar que hay en nuestro organismo”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.