Cómo interpretar los discursos de Xi Jinping en Hong Kong

04 de Julio de 2017 Actualizado: 04 de Julio de 2017

Los discursos oficiales de las autoridades chinas son cosas que inducirán a dormir, pasando por la verborrea retórica obligatoria del Partido Comunista hasta llegar a filtrar el nuevo contenido.

A primera vista, el discurso final del líder chino Xi Jinping al final de su visita de tres días a Hong Kong, que conmemora el 20 aniversario del regreso de la ex-colonia británica a la China continental, es un mal presagio para los habitantes de Hong Kong, especialmente a la luz de los provocativos comentarios hechos un día antes por el Ministerio de Relaciones Exteriores Chino.

El portavoz del ministerio, Lu Kang, declaró que el tratado de traspaso sino-británico de 1984 era simplemente un “documento histórico” el cual “ya no tiene ningún significado realista”, lo cual suscitó respuestas del Reino Unido, la Unión Europea y Estados Unidos.

El 1 de julio, el aniversario de la entrega, Xi dijo que “cualquier intento de poner en peligro la soberanía y la seguridad de China, desafía el poder del gobierno central” o “utilizar a Hong Kong para llevar a cabo la infiltración y el sabotaje contra China continental” es algo que cruzaría la línea roja y es absolutamente inadmisible”.

Agregó que “volver todo algo político o crear deliberadamente diferencias y provocar confrontaciones” no es una forma de resolver problemas y “sólo puede obstaculizar severamente el desarrollo económico y social de Hong Kong”.

El discurso de Xi de la necesidad de ser duro contra la “infiltración y el sabotaje” recuerda los esfuerzos del régimen chino para conseguir que los legisladores de Hong-Kong promulguen el artículo 23, una legislación anti-subversión que los observadores sostuvieron apuntaría a la libertad de expresión y a los grupos que el régimen comunista apunta para ser suprimidos. Más de medio millón de Hongkoneses protestaron por la propuesta de 2003 con el fin de aprobar el controvertido proyecto de ley, y los residentes de la ciudad se han opuesto desde entonces.

La nueva Jefa Ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, podría decidir intentar impulsar el artículo 23, pero exactamente a quien realmente se está dirigiendo Xi en su discurso está abierto a la interpretación.

La jefa ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, el 27 de marzo, un día después de ganar las elecciones presidenciales en Hong Kong. (ANTHONY WALLACE / AFP / Imágenes Getty)
La jefa ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, el 27 de marzo, un día después de ganar las elecciones presidenciales en Hong Kong. (ANTHONY WALLACE / AFP / Imágenes Getty)

Xi podría estar apuntando a los jóvenes activistas pro-democracia de las protestas de 2014, o al extraoficial “movimiento de independencia de Hong Kong”, que aboga por la independencia de la ciudad-estado. Sin embargo, Xi podría también estar dirigiéndose a los funcionarios y empresarios de China y Hong Kong que forman parte de la facción política rival dirigida por el ex líder del Partido Comunista Jiang Zemin.

Hay algo por aclarar lo cual es que Xi está señalando a la facción de Jiang más que a los jóvenes apasionados o veteranos activistas de la democracia en Hong Kong.

Los diversos intentos de la facción de Jiang en los últimos cinco años para fracturar la sociedad de Hong Kong con la esperanza de crear crisis que pongan en aprietos el liderazgo de Xi han sido bien documentados.

Las protestas del 2014, por ejemplo, se convirtieron en un movimiento de masas de la noche a la mañana después de que la policía, bajo la supervisión del ex líder de Hong Kong Leung Chun-ying, disparara 87 latas de gases lacrimógenos contra una multitud de manifestantes. Leung también amplió los elementos independentistas en Hong Kong, probablemente sabiendo muy bien que la Oficina de Enlace Chino y la prensa estatal china observarían con rabia, aunque la mayoría de los Hongkoneses no están a favor de un Hong Kong soberano.

La facción de Jiang parece haber hecho un intento aún más descarado de hacerlo tropezar cuando Xi estuviera en Hong Kong.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China ha estado bajo la dirección de la facción de Jiang desde la década de 1990 y sigue siendo una de las varias partes del estado en las que Xi no parece tener un control total. La declaración irrazonable del ministerio sobre el tratado de traspaso de 1984 parece interpretarse para hacer que Xi se vea como una persona falsa para los hongkoneses. El tratado garantiza las libertades de las que gozan los hongkoneses y declarar el tratado nulo sería similar a la promulgación del artículo 23 por edicto imperial.

Sin embargo, teniendo en cuenta todo lo que Xi dijo en Hong Kong, parece que quiere construir una relación con los Hongkoneses y no aumentar la represión.

“Hong Kong siempre ha tocado mi corazón”, dijo Xi después de llegar al aeropuerto el 29 de junio. Agregó que su liderazgo está dispuesto a trabajar con “diferentes sectores de la sociedad de Hong Kong” para construir un “futuro de gran alcance”.

En otros discursos, Xi ha intentado con el cantonés, el dialecto chino que se habla en Hong Kong, el cual los hongkoneses sienten fuertemente como parte de su identidad nativa. Él también citó una canción popular de Cantopop (música popular cantonesa) de los años 80 y utilizó un refrán local. Peng Liyuan, la esposa de Xi, utilizó frases cantonesas cuando se relacionaba con personas de la tercera edad en un hogar para adultos mayores.

TE RECOMENDAMOS