Cómo la ventilación mecánica en pacientes con COVID-19 puede ser una sentencia de muerte

Por Joseph Mercola
03 de Febrero de 2023 2:43 PM Actualizado: 03 de Febrero de 2023 2:43 PM

Suena descabellado, pero millones de vidas pueden haber sido sacrificadas por hospitales que se han convertido esencialmente en campos de exterminio. Si no, ¿cómo se explica que, a pesar de saber que esta norma asistencial era una sentencia de muerte desde mayo de 2020, sigan utilizándola a día de hoy?

La historia en pocas palabras

– En mayo de 2020, se había hecho evidente que la práctica estándar de poner a los pacientes COVID-19 en ventilación mecánica con ventiladores era una sentencia de muerte.

– Entre el 50 y el 86 por ciento de los pacientes COVID conectados a respiración asistida acababan muriendo.

– En mayo de 2020, los médicos también habían descubierto que las cánulas nasales de alto flujo y la pronación conducían a mejores resultados que los respiradores.

– La Organización Mundial de la Salud (OMS) promovió el uso de ventiladores como una forma de supuestamente reducir la propagación de aerosoles cargados de virus, protegiendo así a otros pacientes y al personal del hospital. En otras palabras, se sacrificó a pacientes sospechosos de COVID para “proteger” a otros.

– El asunto se vuelve aún más perverso cuando se considera el hecho de que muchos “casos de COVID” eran pacientes que simplemente dieron positivo utilizando pruebas de PCR defectuosas. Los hospitales también recibieron incentivos masivos para diagnosticar a los pacientes con COVID y ponerlos en ventiladores.

En mayo de 2020, se había hecho evidente que la práctica habitual de poner a los pacientes con COVID-19 en ventilación mecánica con respiradores era una sentencia de muerte.(1)

Ya el 9 de abril de 2020, Business Insider informó(2) que el 80 por ciento de los pacientes con COVID-19 en la ciudad de Nueva York que fueron puestos en ventiladores murieron, lo que hizo que varios médicos cuestionaran su uso.

Associated Press(3) también publicó informes similares de China y el Reino Unido. Un informe del Reino Unido situaba la cifra en el 66 por ciento, mientras que un pequeño estudio de Wuhan, China, cifraba la proporción de muertes en el 86 por ciento. Los datos presentados por el abogado Thomas Renz en 2021 mostraban que, en los hospitales de Texas, el 84.9 por ciento de los pacientes morían después de más de 96 horas conectados a un ventilador.(4)

La cifra más baja que he visto es del 50 por ciento.(5) Así que en algún lugar entre el 50 por ciento y el 86 por ciento de todos los pacientes COVID ventilados murieron. Compárese con los porcentajes históricos anteriores a la pandemia, en los que morían entre el 30 y el 40 por ciento de los pacientes ventilados.

Las cánulas de alto flujo y las pronas siempre fueron más eficaces

Mientras tanto, los médicos de la UChicago Medicine informaron(6) de la obtención de resultados “verdaderamente notables” utilizando cánulas nasales de alto flujo en lugar de respiradores. Como se indica en un comunicado de prensa:(7)

“Las cánulas nasales de alto flujo, o HFNC, son puntas nasales no invasivas que se colocan debajo de las fosas nasales y soplan grandes volúmenes de oxígeno caliente y humidificado hacia la nariz y los pulmones. Un equipo del servicio de urgencias de la UChicago Medicine tomó a 24 pacientes del COVID-19 con problemas respiratorios y les administró HFNC en lugar de ponerles respiradores. Todos los pacientes evolucionaron muy bien y solo uno de ellos necesitó intubación al cabo de 10 días… ‘Evitar la intubación es la clave’, afirmó el Dr. Thomas Spiegel, director médico del servicio de urgencias de UChicago Medicine. La mayoría de nuestros colegas de la ciudad no lo hacen, pero me gustaría que otros servicios de urgencias estudiaran detenidamente esta técnica”.

El equipo de la UChicago también respaldó la pronación, es decir, tumbarse boca abajo, que mejora automáticamente la oxigenación y ayuda a aliviar la dificultad respiratoria.

Sin embargo, a pesar de estos primeros indicios de que la ventilación mecánica era tan innecesaria como desastrosa, mantener a los pacientes con COVID con respiración asistida sigue siendo el tratamiento habitual hoy en día, más de tres años después. ¿Cómo es posible?

Cómo China y la OMS crearon la histeria de los ventiladores

En un artículo publicado en Substack el 30 de septiembre de 2020,(8) el periodista Jordan Schachtel describió cómo China y la OMS idearon y alimentaron la idea de que la ventilación mecánica era la respuesta de primera línea correcta y necesaria para el COVID:

“A principios de marzo, cuando el COVID-19 estaba haciendo estragos en Europa occidental y haciendo sonar las alarmas en Estados Unidos, la OMS publicó documentos de orientación(9) para proveedores de COVID-19 dirigidos a los trabajadores sanitarios.

Citando la experiencia “basada en el conocimiento actual de la situación en China”, la OMS recomendaba los ventiladores mecánicos como intervención temprana para tratar a los pacientes con COVID-19. La guía recomendaba(10) pasar rápidamente, si no inmediatamente, a la ventilación mecánica.

Al hacerlo, citaron la orientación presentada por las revistas médicas chinas, que publicaron artículos en enero y febrero [2020] afirmando que el “consenso de expertos chinos” pedía la “ventilación mecánica invasiva” como la “primera opción” para las personas con dificultad respiratoria de moderada a grave.

La OMS justificó además este enfoque alegando que las máquinas de presión de aire positiva menos invasivas podrían dar lugar a la propagación de aerosoles, infectando potencialmente a los trabajadores sanitarios con el virus”.

Ese último párrafo es quizá la razón más chocante por la que se sacrificó a millones de pacientes de COVID. Querían aislar el virus dentro de la máquina de ventilación mecánica en lugar de arriesgarse a la transmisión por aerosoles.

En otras palabras, dan muerte a pacientes para “salvar” al personal y a otros pacientes, presumiblemente sin COVID. Si te perdiste esta noticia en 2020, no eres el único. En el ajetreo de la información diaria, se nos escapó a muchos de nosotros. Aquí está la descripción dada en el documento de orientación de la OMS.

 

Documento de orientación de la OMS de 2020. (OMS)

Curiosamente, mientras que Estados Unidos empezó rápidamente a clamar por ventiladores, China empezó a depender menos de ellos y, en su lugar, los exportó en grandes cantidades. Como señaló Schachtel, “China estaba haciendo una fortuna con la fabricación y exportación de ventiladores (muchos de los cuales no funcionaban correctamente e incluso mataban a los pacientes(11)) en todo el mundo.”

Pacientes de COVID eutanasiados eficazmente

Que la ventilación y la sedación se utilizaron para proteger al personal del hospital también fue destacado por The Wall Street Journal en un artículo del 20 de diciembre de 2020,12 que señaló:

“La primavera pasada, con menos conocimientos sobre la enfermedad, los médicos a menudo ponían preventivamente a los pacientes en respiradores o les administraban potentes sedantes abandonados en gran medida en los últimos años. El objetivo era salvar a los enfermos graves y proteger al personal hospitalario de COVID-19 …

La primavera pasada, los médicos conectaron a los pacientes a respiradores en parte para limitar el contagio en un momento en el que no estaba tan claro cómo se propagaba el virus y escaseaban las mascarillas y batas protectoras.

Los médicos podrían haber empleado otros tipos de dispositivos de asistencia respiratoria que no requieren sedación arriesgada, pero los primeros informes sugerían que los pacientes que los utilizaban podían rociar cantidades peligrosas de virus en el aire, dijo Theodore Iwashyna, médico de cuidados críticos en los hospitales de la Universidad de Michigan y del Departamento de Asuntos de Veteranos en Ann Arbor, Michigan.

En aquel momento, dijo, los médicos y enfermeras temían que el virus se propagara por los hospitales. ‘Intubábamos a los pacientes enfermos muy pronto. No en beneficio de los pacientes’, sino para controlar la epidemia y salvar a otros pacientes’, dijo el Dr. Iwashyna. ‘Aquello se sentía fatal'”.

Como se señala en un artículo de Substack del 23 de enero de 2023,13 en el que James Lyons-Weiler revisa el asunto del ventilador y la chocante razón que hay detrás, “practicar la eutanasia a seres humanos es ilegal. Especialmente en beneficio de otros pacientes. Debe sentar fatal”.

El asunto se vuelve aún más perverso si se tiene en cuenta que muchos “casos de COVID” eran pacientes que simplemente dieron positivo mediante pruebas PCR defectuosas.

No tenían COVID pero se les dio el alta de todos modos, gracias a la teoría infundada de que se podía tener COVID-19 y ser infeccioso sin síntomas. Los hospitales también recibieron incentivos masivos para diagnosticar a los pacientes con COVID —lo tuvieran realmente o no— y ponerlos en ventilación.

Enfermera de primera línea denunció el uso indebido de ventiladores

Descargar la transcripción de la entrevista | Enlace del video

Puede que algunos de ustedes recuerden a Erin Olszewski, una sargento retirada del ejército y enfermera de primera línea que denunció los terribles malos tratos infligidos a los pacientes con COVID en el Centro Hospitalario Elmhurst de Queens, Nueva York, que fue “el epicentro del epicentro” de la pandemia de COVID-19 en los Estados Unidos.

Describió(14) una serie de problemas en Elmhurst, incluida la desproporcionada tasa de mortalidad entre las personas de color, la controvertida norma en torno a las órdenes de no reanimar (DNR), las laxas normas sobre equipos de protección individual (EPI) y el hecho de no segregar a los pacientes COVID-positivos y COVID-negativos, asegurando así la máxima propagación de la enfermedad entre los pacientes no infectados que llegaban con otros problemas de salud.

Olszewski también destacó el hecho de que los pacientes negativos a COVID eran catalogados como positivos confirmados y sometidos a ventilación mecánica, con lo que se inflaban artificialmente las cifras al tiempo que se condenaba más o menos al paciente a morir por lesión pulmonar.

Para empeorar las cosas, muchos de los médicos que trataban a estos pacientes no tenían formación en cuidados intensivos. Uno de los “médicos” de la planta de COVID era dentista. También se confiaba en los residentes (estudiantes de medicina), a pesar de que no habían recibido la formación adecuada sobre cómo ventilar de forma segura y no estaban familiarizados con los potentes fármacos utilizados.

En su momento, Olszewski culpó a los incentivos económicos de convertir el hospital en un campo de exterminio. Elmhurst, un hospital público, recibía 29,000 dólares extra por cada paciente con COVID-19 que recibía ventilación, además de otros tratamientos, dijo.

Si Elmhurst tenía en mente controlar las infecciones al ventilar a los pacientes, lo cierto es que no lo hizo, ya que se mezclaron pacientes positivos y negativos a COVID, una estrategia que Olszewski sospecha que tenía por objeto aumentar las cifras de casos y mortalidad por COVID.

¿Tratamiento con ánimo de lucro?

Otros también han destacado el papel de los incentivos económicos. A principios de abril de 2020, el médico de familia y senador del estado de Minnesota Scott Jensen explicó,(15) “Medicare ha determinado que si usted tiene una admisión por COVID-19 en el hospital, se le pagará 13,000 dólares. Si ese paciente con COVID-19 ingresa en un ventilador, te pagan 39,000 dólares, tres veces más”.

El exdirector de los CDC, Robert Redfield, también admitió que las políticas financieras pueden haber provocado un aumento artificial de las tasas de hospitalización y de las estadísticas de mortalidad. Según informó el 1 de agosto de 2020 el Washington Examiner:(16)

“Redfield estuvo de acuerdo en que algunos hospitales tienen un incentivo monetario para contar en exceso las muertes por coronavirus … ‘Creo que tienes razón en que hemos visto esto en otros procesos de enfermedad, también.

En realidad, en la epidemia del VIH, alguien puede tener un ataque al corazón pero también el VIH; el hospital preferiría la [clasificación] del VIH porque hay un mayor reembolso”, dijo Redfield(17) durante una audiencia del panel de la Cámara … cuando el representante Blaine Luetkemeyer le preguntó sobre los posibles “incentivos perversos”. Redfield continuó: ‘Así que creo que hay algo de realidad en ello…'”.

Además de recibir pagos exorbitantes por los ingresos COVID y por poner a los pacientes en un respirador artificial, los hospitales también reciben pagos extra por:(18)

– Pruebas COVID para todos los pacientes

– Diagnósticos de COVID

– Uso de remdesivir

– Muertes por COVID

Cuando todo está dicho y hecho, un paciente de COVID puede “valer” hasta 250,000 dólares, pero para obtener el pago máximo, tiene que salir en una bolsa para cadáveres. Si algo sabemos es que el afán de lucro puede llevar a la gente a cometer actos atroces, y eso parece ciertamente cierto cuando se trata del tratamiento COVID.

En Estados Unidos, los hospitales también PERDIERON la financiación federal si no administraban remdesivir y/o ventilación o se negaban a hacerlo, lo que les incentivó aún más a seguir adelante con lo que, en el mejor de los casos, equivale a una mala praxis y, en el peor, a un asesinato.

Necesitamos investigaciones duras y severas con consecuencias, y los activistas deben redactar proyectos de ley que aten las manos de los protocolistas para evitar que vuelvan a matar a un paciente para hipotéticamente salvar a otro, bajo la amenaza de ser acusados de asesinato
— James Lyons-Weiler

Los derechos de los pacientes se han evaporado

También hay pruebas de que ciertos sistemas hospitalarios, y tal vez todos ellos, han renunciado a los derechos de los pacientes, convirtiendo a cualquier persona diagnosticada con COVID en un prisionero virtual del hospital, sin capacidad para ejercer el consentimiento informado. Como señaló Citizens Journal en diciembre de 2021:(19)

“Ahora vemos la atención médica dictada por el gobierno en su peor momento de nuestra historia desde que el gobierno federal ordenó estos tratamientos ineficaces y peligrosos para el COVID-19, y luego creó incentivos financieros para que los hospitales y los médicos utilicen solo esos enfoques ‘aprobados’ (y pagados).

Nuestra comunidad médica de hospitales y personal médico empleado en hospitales, en la que antes confiábamos, se ha convertido en ‘cazarrecompensas’ de tu vida.

Los pacientes necesitan ahora tomar medidas sin precedentes para evitar ir al hospital por COVID-19. Los pacientes necesitan tomar medidas activas para planificar antes de enfermar el uso de un tratamiento domiciliario precoz de COVID-19 que puede ayudarle a salvar su vida”.

Debe haber un ajuste de cuentas

No se sabe cuántos pacientes de COVID han perdido ya la vida por esta mala praxis médica, y debe acabar. Hay que restablecer los derechos de los pacientes y hacerlos irrevocables; tenemos que pedir cuentas a quienes toman las decisiones y, por último, tenemos que garantizar de algún modo que nuestros hospitales no puedan convertirse nunca más en campos de exterminio con fines lucrativos. Como señala Lyons-Weiler en su artículo de enero de 2023:(20)

“Necesitamos investigaciones duras y severas con consecuencias, y los activistas deben redactar proyectos de ley que aten las manos de los protocolistas para evitar que vuelvan a matar a un paciente para hipotéticamente salvar a otro, bajo amenaza de ser acusados de asesinato”.

“Necesitamos legislación para las recetas ‘a la carta’ de medicamentos fuera de etiqueta que los pacientes quieren para infecciones potencialmente mortales -independientemente de la ‘aprobación de la FDA’ (la FDA no tiene, por definición, que ‘aprobar’ las recetas fuera de etiqueta”.

Guía de tratamiento contra COVID

Aunque el SARS-CoV-2 se ha vuelto más leve con cada iteración, sigo creyendo que es una buena idea tratar la sospecha de COVID ante los primeros síntomas, especialmente si se ha recibido la vacuna contra COVID. La hospitalización y la muerte por COVID son ahora “pandemias de vacunados”, para reutilizar y reformular uno de los mantras favoritos de la cábala globalista.

Tal vez sea el resfriado común o la gripe común; tal vez sea la última variante de COVID. En cualquier caso, puesto que ahora son prácticamente indistinguibles, al menos en las primeras etapas de la infección, lo mejor es tratar los síntomas como tratarías las formas anteriores de COVID. El tratamiento del COVID prolongado también se solapa con los protocolos para la infección por SARS-CoV-2. Los primeros protocolos de tratamiento con eficacia demostrada incluyen:

– El protocolo de prevención y tratamiento temprano en casa de la Alianza de Cuidados Críticos de Front Line COVID-19 (FLCCC). La Alianza también cuenta con un protocolo hospitalario y una guía de tratamiento a largo plazo para el síndrome COVID-19 de larga duración. En el sitio web de la FLCCC encontrará una lista de médicos que pueden recetar ivermectina y otros medicamentos necesarios.

– El protocolo de la AAPS (pdf)

– Protocolo del Consejo Mundial de la Salud de la Dra. Tess Lawrie (pdf)

Orientación de los Médicos de Primera Línea de Estados Unidos

Publicado originalmente el 1 de febrero de 2023, en Mercola.com

Fuentes y Referencias

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.