Cómo logré que mis hijos dejaran de hacer berrinches en solo 3 días

Por Mary Hunt
19 de Agosto de 2022 4:15 PM Actualizado: 19 de Agosto de 2022 4:15 PM

Para esta madre de dos jóvenes llorones de talla mundial, las técnicas descritas en el folleto parecían demasiado sencillas para ser efectivas, y los resultados prometidos demasiado buenos para ser verdad. Sin embargo, desesperada, decidí probar el programa anti-berrinches —que se garantiza que es apropiado para niños pequeños y mayores— siguiendo las sencillas instrucciones diarias.

Día 1

Cada vez que un de ellos hacía berrinche, me ponía a su altura, lo miraba directamente a los ojos y le decía con voz firme pero suave: “¡Deja de llorar! No puedo escucharte cuando lloras porque me da dolor de cabeza”.

A continuación, imité lo que decía y cómo lo decía, hasta su tono nasal, agudo y cantarín. Por último, reiteré lo que había dicho con voz de adulto, dejando de lado las quejas y los reproches, y le pedí que me lo repitiera con su voz normal.

Hice esto no menos de 967 veces antes de acostarme el día 1.

Día 2

El segundo día después de que demostré la forma correcta de comunicarse, el autor me instruyó que me alejara e ignorara al niño hasta que volviera a expresarse sin llorar, culpar o quejarse.

Día 3

En este día en nuestro viaje anti-berrinches, si alguno de los niños se quejaba, debía alejarme e ignorarlo por completo como si fuera invisible. Los chicos obtenían mi atención s0lo cuando no se quejaban o lloraban.

El resultado

El programa funcionó como magia. En solo tres días, nuestros niños dejaron de hacer berrinches tal como lo prometió el autor. Aprendieron rápidamente cómo expresar la necesidad sin lloriquear, quejarse o culpar. No fue así, sin embargo, para su madre.

Berrinche estilo adulto

Yo tenía mi propio estilo de berrinche. Era de tamaño adulto y algo más aceptable socialmente. Me quejé en mis pensamientos y actitudes.

No ganamos suficiente dinero; Quiero todo lo que tienen los demás; No quiero esperar—¡lo quiero ahora mismo! ¡Trabajo duro y me lo merezco!

Me abrí paso entre los berrinches por autos nuevos y lujosos y cosas como una chaqueta de visón. Me quejé hasta que obtuve lo que quería, y luego me quejé por nuestra miserable situación financiera. Berrinches, berrinches, berrinches y más berrinches.

Incluso en el camino hacia la recuperación financiera, me quejé, culpé y me quejé: es demasiado difícil; Quiero ser ama de casa; No es justo; No puedo seguir soportando esto; nadie más lo tiene tan difícil.

Mírame a los ojos

Un día, completamente frustrada conmigo misma y recordando esas sesiones con mis hijos, me senté y me miré directamente a los ojos. “¡Deja de quejarte! No puedo escucharte cuando te quejas porque me da dolor de cabeza”.

Repetí algunos de mis repugnantes berrinches, me dejaron casi sin aliento. ¿Realmente sueno así?

La terapia es clara

Tuve que ignorarme por completo cuando me quejé. No podía prestar atención a mí misma cuando me culpaba, me reclamaba o me quejaba.

La verdad es aún más clara

Mientras estaba dispuesta a verme como la víctima de mis circunstancias, nada era culpa mía. Y mientras me recompensaba con simpatía y atención, seguía lloriqueando, culpando y quejándome.

Los resultados fueron asombrosos. Me costó más de tres días, pero yo también dejé de quejarme.

¿Es usted un berrinchudo?

¿Le gusta culpar y quejarse? Tal vez se trate de un feo divorcio, de enormes facturas médicas, de una inflación desorbitada, de un desempleo repentino y de circunstancias injustas que no fueron su culpa.

Tengo una sugerencia. Siéntese, mírese a los ojos y diga: “¡Deja de quejarte! No puedo escucharte cuando te quejas porque me da dolor de cabeza”. Niéguese a seguir escuchando eso.

Luego, dedíquese a salir de ese pozo de desesperación. Comprométase a hacer lo que sea necesario para dar la vuelta a su situación sin quejarse, culpar o lamentarse.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.