Cómo manejó China dos incidentes de autoinmolación: Uno fue televisado y el otro censurado

Por Jocelyn Neo
22 de Febrero de 2020
Actualizado: 22 de Febrero de 2020

En una era en la que es difícil diferenciar las noticias falsas de la información objetiva, el hombre común es el que más sufre. En algunos casos, el gobierno de un país decide cómo se presenta una noticia a sus ciudadanos. A continuación presentamos dos casos de incidentes de autoinmolación—uno real y otro un engaño—que tuvieron un manejo diferente por parte del Partido Comunista Chino.

Autoinmolaciones de tibetanos

Desde que Tapey, un monje tibetano de unos 20 años, se prendió fuego por primera vez el 27 de febrero de 2009 para protestar en contra de los años de represión del régimen chino, se sabe que más de 150 tibetanos, incluidos monjes y monjas, han seguido su ejemplo, según la Campaña Internacional para el Tíbet. Muchos creyeron que la “reforma” forzosa del régimen chino había causado este acto desesperado de protesta.

Esta foto muestra una pared cubierta de retratos de jóvenes tibetanos que se autoinmolaron en protesta contra el dominio del régimen chino en el Tíbet, fue tomada el 26 de diciembre de 2018 en el Museo del Tíbet en McLeod Ganj, en el estado de Himachal Pradesh. (LAURENE BECQUART/AFP vía Getty Images)

Dhondup Tashi Rekjong, escritor tibetano y editor del periódico Karkhung, dijo a VOA News en 2013 que desde 1959, el régimen chino ha “procurado la destrucción y aniquilación sistemática de la cultura, la religión y la política tibetanas, entre otras cosas”.

“Todos estos se han acumulado como causas de las auto-inmolaciones tibetanas”, continuó.

Lobsang Sangay, presidente del gobierno tibetano en exilio de India, hizo eco con sentimientos similares. Él dijo a Free Tibet en 2011 que “Los incidentes son una clara indicación de los genuinos agravios de los tibetanos y su sentido de profundo resentimiento y desesperación por las condiciones imperantes en el Tíbet”.

A pesar de la cantidad de tibetanos que prendieron fuego, el régimen chino negó la existencia de cualquier caso de autoinmolación.

“Ninguno de los 46.000 monjes y monjas de los más de 1700 monasterios del Tíbet, ni algún residente local, se ha autoinmolado”, dijo Padma Choling, entonces presidente del Comité Permanente del Congreso del Pueblo de la Región Autónoma del Tíbet (RAT), según informó TIME en 2014.

Una mujer mira una foto durante una exposición que destaca las recientes víctimas de autoinmolación en el Tíbet, presentada por la filial de Amnistía Internacional en Taiwán, en Taipei, el 29 de junio de 2012. (Mandy Cheng/AFP/GettyImages)

El régimen chino también hizo grandes esfuerzos por encubrir las noticias e impedir que salieran al mundo. Aquellos que descubrieron dando a conocer la noticia se enfrentaron a graves consecuencias.

Lobsang Thinley, un tibetano, fue arrestado y torturado por compartir con sus amigos en India un relato de primera mano sobre la autoinmolación de un monje en 2011. Primero fue detenido arbitrariamente durante un año y medio, y luego fue condenado a tres años de prisión bajo la acusación de “filtrar secretos de Estado”, según las declaraciones que dio al Centro Tibetano para los Derechos Humanos y la Democracia (TCHRD) (pdf) en 2017 después de huir a India.

Los familiares y amigos de los tibetanos que trataron de compartir los relatos de autoinmolación también fueron blanco del régimen chino.

Tsangyang Gyatso, presidente de la Asociación de Bienestar Jonang, nació y se crió en el Tíbet, pero ahora vive en India. Él dijo a TCHRD que después de exponer su identidad e informar al mundo de las autoinmolaciones que se estaban produciendo en el Tíbet, supo que su familia tuvo que hacer frente a las repercusiones.

Después de que el medio de comunicación estatal del régimen chino, Qinghai TV, emitiera un programa en el que se señalaba a Tsangyang como uno de los instigadores de las protestas por autoinmolación, sus hermanos fueron interrogados varias veces por las autoridades.

“Ambos fueron sometidos a largas horas de interrogatorio para obtener información sobre mis antecedentes y lo que hice en India”, recordó. “A los miembros de mi familia se les mantuvo bajo una vigilancia constante”.

Aquí el Partido Comunista Chino (PCCh) trata de mantener en secreto los incidentes de autoinmolación de los tibetanos pero, por otra parte, no tiene ningún reparo en difundir ampliamente al mundo otro suceso de autoinmolación.

La autoinmolación de la Plaza de Tiananmen

El 23 de enero de 2001, mientras mucha gente en China estaba ocupada preparándose para la llegada del Año Nuevo Lunar chino, los medios de comunicación estatales informaron que cinco personas, según el reporte, eran practicantes de Falun Gong, se prendieron fuego en la Plaza Tiananmen de Beijing.

En 2001, el Partido Comunista Chino (PCCh) representó un torpe drama de “autoinmolación” en la Plaza de Tiananmen, en un intento de poner a la opinión pública en contra de la pacífica práctica de Falun Gong. (©Video Screenshot | Falso Fuego)

Presentado por primera vez en China en 1992, Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una práctica de cuerpo y mente enraizada en las tradiciones budistas. La práctica consiste en cinco series de ejercicios de meditación y se basa en los principios de Verdad, Compasión y Tolerancia. Más de 70 millones de personas adoptaron la práctica tras experimentar los beneficios para la salud, así como el mejoramiento de la moralidad de la sociedad. Sin embargo, debido al gran número de personas que la practicaban, el régimen chino inició una campaña de represión de la práctica en julio de 1999. Muchos practicantes fueron arrestados, detenidos y torturados.

Practicantes de Falun Gong en Shenyang realizan el quinto ejercicio de Falun Dafa. (©The Epoch Times)

Al inicio de la persecución muchos ciudadanos chinos apoyaron la represión a los practicantes de Falun Gong. Sin embargo, la gente se enfureció en contra de la práctica después de que se transmitiera el incidente de auto-inmolación. No solo los medios de comunicación chinos fueron conscientes de esto, sino que los medios occidentales también lo informaron.

La auto-inmolación de la Plaza de Tiananmen fue una obra teatral

Poco después, empezaron a aparecer pruebas sobre la autoinmolación la llevó a cabo el régimen chino, como que el número de autoinmoladores pasó de cinco en los informes originales a siete personas una semana después. Un informe de The Washington Post del 4 de febrero de 2001, afirmaba que los vecinos de dos de los supuestos auto-inmoladores,, Liu Chunling, que murió por el incidente, y su hija de 12 años, Liu Siying, quien murió unas semanas después, nunca los vieron practicando Falun Gong.

Las imágenes de la televisión china muestran a un individuo gravemente quemado por el incidente de auto-inmolación en la Plaza Tiananmen del 23 de enero de 2001. (©Getty Images | Newsmakers)

La vecina continuó explicando que había algo extraño en Liu Chunling, quien trabajaba en un club nocturno, ya que golpeaba a su hijo y alejaba a su anciana madre. Sin embargo, su comportamiento contradecía lo que Falun Gong enseña a sus seguidores, es decir, los principios de Verdad, Compasión y Tolerancia. El informe del Washington Post también mencionó que solo los medios estatales podían entrevistar a los sobrevivientes e interactuar con sus familiares.

Había más evidencia que mostraba que el incidente fue un montaje. Los reporteros extranjeros que conocían la Plaza Tiananmen dijeron que la policía normalmente no llevaba extintores y que el edificio más cercano estaba a 20 minutos de viaje de ida y vuelta. Sin embargo, las imágenes del incidente mostraron que la policía pudo apagar el fuego rápidamente con un equipo contra incendios.

Los medios de comunicación chinos también informaron de que las imágenes de primer plano del incidente procedían de CNN, afirmación que fue negada por el medio de comunicación. Eason Jordan, entonces jefe de noticias de CNN, dijo al Washington Post que las imágenes utilizadas en los reportajes de la televisión china no se pudieron obtener de la cinta de video de CNN, ya que su camarógrafo fue detenido casi inmediatamente después de que comenzara el incidente.

Otra prueba demostró que uno de los autoinmoladores, llamado Wang Jindong, mantuvo su pelo intacto cuando el pelo es lo primero que se quema en un incendio. Además, se afirmó que Wang usó una botella de plástico de sprite llena de gasolina para prenderse fuego, pero la botella que tenía entre las piernas permaneció intacta y no se derritió.

Imágen de la televisión china muestran a uno de los auto-inmoladores en la Plaza de Tiananmen el 23 de enero de 2001. (©Getty Images | Newsmakers)

El incidente fue analizado tiempo después y convertido en un documental llamado “False Fire” (Fuego Falso), el cual ganó un premio honorífico en el 51º Festival Internacional de Cine de Columbia por la exposición del trágico acontecimiento, en noviembre de 2003.

Epoch Times también reportó que según Sun Yanjun, quien era profesor asociado de psicología en la Universidad Normal de la Capital en ese momento, los medios de comunicación estatales de China “se calmaron” después de que NTD, un medio de comunicación asociado al Epoch Media Group, emitiera el documental.

***

Mira a continuación

Fue arrollado por un tanque… y sobrevivió

TE RECOMENDAMOS