Cómo NewsGuard se convirtió en el guardián del establishment contra la prensa independiente

La empresa obtiene beneficios —incluso de fondos del gobierno estadounidense— mediante un modelo de negocio que conduce a la desfinanciación y censura de los medios de comunicación independientes

Por Petr Svab
16 de Agosto de 2023 3:47 PM Actualizado: 16 de Agosto de 2023 3:47 PM

Por muy difícil que sea dirigir un medio de comunicación independiente, hay una empresa que hace esto mucho más difícil. Se llama NewsGuard. La empresa afirma que califica los contenidos en internet, incluidos los de los medios de comunicación, en función de su fiabilidad, pero un análisis más detallado demuestra que hace mucho más que eso: su modelo de negocio ejerce una presión de censura sobre las organizaciones de noticias. Una investigación de The Epoch Times ha revelado cuestiones preocupantes sobre la calidad y la agenda de los contenidos de NewsGuard.

Fundada en 2018, NewsGuard envía a sus “analistas” a preparar reseñas de creadores de contenidos online y a emitir calificaciones “para ayudar a los lectores a tener más contexto para las noticias que leen en internet”. Las valoraciones se muestran como pequeñas insignias con puntuaciones junto a los resultados de las búsquedas.

Esto, sin embargo, representa sólo una pequeña parte del panorama. La imagen más amplia muestra que la función más poderosa de NewsGuard se deriva de sus relaciones con las agencias de publicidad, que han dirigido a sus clientes para que corten el dinero de la publicidad a los creadores de contenidos que no son favorecidos por las revisiones de los “analistas” de la empresa. Da la casualidad de que los medios de comunicación corporativos y afines al establishment suelen recibir puntuaciones altas, mientras que los medios de comunicación independientes y escépticos con el establishment suelen recibir puntuaciones bajas, aunque se atengan a normas periodísticas estrictas.

The Epoch Times envió por correo electrónico a NewsGuard preguntas sobre sus productos, actividades, empleados y financiación, pero no recibió respuesta.

Criterios subjetivos

NewsGuard se presenta a sí misma como objetiva y no partidista. Según la empresa, sus calificaciones miden la calidad de los medios de comunicación en función de nueve criterios, entre ellos la transparencia de la autoría y la propiedad y el cumplimiento de las prácticas editoriales habituales, como la publicación de correcciones y el etiquetado de los artículos de opinión. En la práctica, sin embargo, la mayor parte de la puntuación se reduce a si los medios presentan contenidos que, en opinión de NewsGuard, son veraces.

El primer criterio examina específicamente si el objetivo publica repetidamente afirmaciones falsas. Otro examina si publica noticias de forma “responsable”. Pero no cumplir el primero significa no cumplir el segundo, explica NewsGuard en su sitio web. Otro criterio es si el objetivo utiliza titulares precisos.

De nuevo, si el titular dice algo que NewsGuard considera falso, eso cuenta como una falla. Otro criterio busca una política de corrección periódica de errores, o de lo que NewsGuard considera errores. Juntos, estos cuatro criterios suman más de 60 puntos de la puntuación de 100 puntos.

Incluso si NewsGuard no encuentra nada que cuestionar, puede restar puntos si el objetivo no representa adecuadamente las opiniones que a la empresa le gustaría ver.

Argumenta que tales proveedores de contenidos “seleccionan de forma flagrante hechos o historias para promover opiniones”.

Mientras tanto, se necesitan al menos 60 puntos para que NewsGuard emita su calificación de “creíble”.

Esta metodología resulta especialmente problemática cuando la propia NewsGuard se equivoca en los hechos. Por ejemplo, durante el apogeo de la pandemia del COVID-19, la empresa consideró falsa la idea de que el virus SARS-CoV-2 se filtró de un laboratorio de Wuhan, China. Si un medio de comunicación con una puntuación perfecta reportaba responsablemente sobre las numerosas pruebas circunstanciales que indicaban una filtración de un laboratorio, corría el riesgo de que NewsGuard diezmara su puntuación y lo etiquetara falsamente como fuente “poco fiable” que “viola gravemente las normas periodísticas básicas”.

El asunto de los orígenes de COVID-19 fue un caso raro en el que NewsGuard acabó emitiendo una corrección, aunque sólo llegó a decir que la hipótesis de la fuga de laboratorio no podía descartarse por completo.

Epoch Times Photo
Trabajadores son vistos junto a una jaula con ratones (D) dentro del laboratorio P4 en Wuhan, capital de la provincia china de Hubei, el 23 de febrero de 2017. (Johannes Eisele/AFP vía Getty Images)

Mientras comprueba los hechos de otros, NewsGuard parece tener sus propias opiniones que defender. Ha habido muchos ejemplos en los que los medios de comunicación se han encontrado en el punto de mira de NewsGuard por publicar opiniones que cuestionan la ortodoxia del establishment sobre temas como el cambio climático, la seguridad de las vacunas, las restricciones del COVID-19, la guerra de Ucrania, el Foro Económico Mundial y otros. En estos temas, NewsGuard parece actuar como guardián de la narrativa del establishment, exigiendo que los creadores de contenidos se atengan a la línea.

“He tenido interacciones con ellos en las que era muy evidente que eran cualquier cosa menos objetivos”, declaró John Tillman, presidente de la Fundación Franklin, una organización sin ánimo de lucro que dirige el servicio de noticias The Center Square.

En la mayoría de los casos, los medios de comunicación peor valorados por NewsGuard tienden a situarse a la derecha del espectro político.

El Media Research Center (MRC), organismo conservador de vigilancia de los medios de comunicación, informó que NewsGuard otorgó a los medios de izquierda una puntuación media 22 puntos superior a la de los medios de derecha. El informe de 2021 se basaba en una revisión de las puntuaciones de NewsGuard de más de 50 grandes medios de noticias clasificados según su sesgo a la izquierda o a la derecha por AllSides, una empresa que mide el sesgo de los medios de comunicación basándose en estudios ciegos de contenido y revisiones editoriales.

Newsguard criticó el informe del MRC, afirmando que había seleccionado cuidadosamente los medios de comunicación para el estudio y que la muestra era demasiado pequeña. El MRC replicó que la lista incluía todos los medios de comunicación analizados por AllSides.

Cuando el MRC repitió el estudio a finales de 2022, la disparidad había aumentado a 25 puntos.

Periodistas y miembros del equipo de medios de comunicación durante un acto de la noche electoral en Nueva York, el 8 de noviembre de 2016. (Robyn Beck/AFP vía Getty Images)

“A diferencia de las principales organizaciones de comprobación de hechos, NewsGuard al menos hace honor a su nombre en el sentido de que es un guardián de las noticias de la izquierda”, escribe Matt Palumbo, investigador del podcast conservador “The Dan Bongino Show”, en su próximo libro “Fact-Checking the Fact-Checkers”.

En noviembre de 2019, NewsGuard se puso en contacto con el sitio web RealClearInvestigations (RCI) y cuestionó su uso de fuentes anónimas para revelar la supuesta identidad del denunciante que inició el impeachment del presidente Donald Trump. RCI respondió preguntando a NewsGuard si se había puesto en contacto con The New York Times, The Washington Post, CNN, NBC o BuzzFeed para cuestionar su uso de fuentes anónimas. Al parecer, NewsGuard no respondió.

Cuando la plataforma de educación conservadora PragerU recibió una etiqueta roja de NewsGuard, la directora ejecutiva de PragerU, Marissa Streit, intentó rectificar la situación de buena fe, según declaró.

“Realmente creíamos que era un error”, dijo al fundador de PragerU, Dennis Prager, durante una entrevista en su podcast.

En respuesta, recibió “básicamente una lista de exigencias”, dijo.

NewsGuard quería que PragerU dejara de criticar las políticas de confinamiento por el COVID-19, que dejara de cuestionar la seguridad de las vacunas contra el COVID-19, que dejara de hablar de cualquier tratamiento para el COVID-19 no respaldado por el gobierno, que dejara de cuestionar la gravedad del cambio climático… y la lista continuaba.

“Parte de sus exigencias consistían básicamente en ordenarnos qué tipo de contenido podíamos y no podíamos compartir”, declaró.

NewsGuard también exigió una lista de los donantes de PragerU, que la organización no gubernamental se negó a compartir por temor a que los donantes se convirtieran en su objetivo.

“Quieren difamar a estas personas. Esa es la única razón por la que quieren sus nombres”, dijo el Sr. Prager.

En opinión del fundador de PragerU, Dennis Prager, NewsGuard no respeta la búsqueda de la verdad a través de las differencias de opinión. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

La Sra. Streit intentó hacer cambios para satisfacer algunas de las exigencias de NewsGuard y ver cómo respondía.

“Las reglas del juego cambiaban constantemente. Cada vez que hacíamos un cambio, querían más cambios”, dijo.

Cuando la comentarista de PragerU Amala Ekpunobi hizo un podcast cuestionando los motivos del Foro Económico Mundial, NewsGuard exigió que se retirara el video, dijo la Sra. Streit.

En opinión del Sr. Prager, NewsGuard no respeta la búsqueda de la verdad a través de las diferencias de opinión.

“Todavía no me he dado cuenta de qué hemos dicho que sea desinformación, en contraposición a [una opinión sobre la que] personas honorables puedan diferir”, dijo.

La mala calificación hizo que el proveedor de alojamiento de videos de PragerU, JW Player, lo abandonara, dijo la Sra. Streit.

Desde entonces, PragerU ha lanzado una petición online contra NewsGuard.

“Son poderosos de una forma muy mala, malévola, maliciosa y destructiva”, dijo el Sr. Prager.

NewsGuard ha argumentado que su proceso es justo porque se pone en contacto con los medios calificados para pedirles sus comentarios e incluirlos en la calificación.

Sin embargo, según la experiencia de PragerU, parece que esta práctica puede ser una mera formalidad y que los argumentos que presenten los medios no influyen en la calificación final. Tarde o temprano, al parecer, los medios a los que se dirige simplemente se rinden e ignoran a NewsGuard a partir de ese momento.

Anthony Watts, fundador y editor de WattsUpWithThat.com y miembro del Instituto Heartland. (heartland.org)

Anthony Watts y Charles Rotter dirigen WattsUpWithThat.com, un blog de contenido escéptico sobre las consecuencias catastróficas del cambio climático.

En su opinión, NewsGuard no actúa de buena fe.

“Se centran a propósito en destruir la credibilidad de los sitios web que no les gustan”, declaró a The Epoch Times el Sr. Watts, miembro del Instituto Heartland.

A principios de este año, Zack Fishman, miembro del equipo de NewsGuard, se puso en contacto con el Sr. Watts en relación con varios artículos. En uno de ellos se mencionaba que la detención de la activista climática Greta Thunberg había sido “un montaje”. El Sr. Fishman discrepó, diciendo que se trataba de una detención real. Pero el Sr. Watts explicó que se refería a la forma en que fue detenida la Sra. Thunberg. Un video que circuló por Internet mostraba que los oficiales de policía que la detuvieron posaban para tomarse fotos con ella en brazos mientras ella sonreía y se reía antes de que se la llevaran.

“Se reduce a un desacuerdo con el revisor”, dijo el Sr. Watts.

“Aplican este tipo de juegos de credencialistas encubiertos”, dijo el Sr. Rotter.

“Es como: ‘Hemos encontrado este estudio que contradice lo que ha dicho esta persona, por lo tanto, estás equivocado'”.

Pero incluso si lo que encontró el Sr. Fishman fueran errores reales, parecían demasiado menores para impugnar o poner en duda la credibilidad de todo el blog, cosa que hizo NewsGuard.

Newsguard asigna calificaciones de credibilidad a los medios de comunicación y a otros creadores de contenidos. (Petr Svab/The Epoch Times)

El Sr. Fishman llamó la atención del Sr. Watts sobre tres o cuatro artículos con afirmaciones que pudo contradecir. Pero el sitio ha publicado decenas de miles de artículos. El propio NewsGuard sugirió que sus calificaciones no deberían ser un reflejo de la veracidad de un pequeño número de contenidos específicos.

“Nuestras calificaciones no significan que un sitio con una calificación baja nunca vaya a publicar una noticia correcta, ni que un sitio con una calificación alta nunca vaya a publicar una noticia mal”, declaró a Breitbart Matt Skibinski, director general de NewsGuard.

NewsGuard ha argumentado que lo que mira son los criterios periodísticos: cuando señala errores, ¿se corrigen?

Pero el Sr. Watts no se negaba a corregir los errores. Creía que, para empezar, no eran errores, sino cuestiones de desacuerdo y opinión legítimos.

“Estas personas son como robots. Es muy difficíl mantener una discusión con ellos”, dijo el Sr. Rotter.

El guardián del establishment

Según Mike Benz, exjefe de la sección digital del Departamento de Estado y actual director de la Fundación para la Libertad en Internet, NewsGuard forma parte de una industria de la censura más amplia surgida en los últimos seis años aproximadamente. Los actores de la industria no son principalmente partidistas, señaló, sino más bien favorables al establishment. Los medios de derecha pueden recibir puntuaciones altas de NewsGuard, siempre que sigan la narrativa del establishment en temas específicos.

El sector nació en respuesta a la ola de populismo que ha barrido Occidente desde 2015, empezando por el Brexit y la elección del presidente Donald Trump y continuando con los principales líderes populistas de otros países, como Marine Le Pen en Francia y Matteo Salvini en Italia, explicó el Sr. Benz.

El presidente Donald Trump jura el cargo durante su toma de posesión en el Capitolio de Estados Unidos, en Washington, el 20 de enero de 2017. (Drew Angerer/Getty Images)

El establishment culpó a los medios de comunicación online, incluidas las redes sociales, de que los ciudadanos votaran a las personas “equivocadas” para llegar al poder, dijo.

Desde la década de 1940 hasta el presente, ha existido esta concepción bipartidista de la política exterior”, dijo. “Existe este eje unipartidista que se estaba resquebrajando por el auge de las noticias libres y sin restricciones en Internet, que estaban alcanzando tal popularidad que los guardianes de los medios de comunicación alineados con el estado de seguridad nacional, como The New York Times, The Washington Post, y los principales, como CBS, ABC, NBC, ya no eran las fuerzas dispositivas en las elecciones de todo el mundo, sobre todo en EE. UU. y en toda la UE”.

“NewsGuard surgió básicamente de esta sopa en 2017, cuando el estado de seguridad nacional y diversos oportunistas a ambos lados del pasillo político, en particular el ala neoconservadora del Partido Republicano y prácticamente todo el Partido Demócrata, excepto la izquierda antibelicista, se unieron a diversos elementos del estado de seguridad nacional, incluidos el Pentágono, el Departamento de Estado y los servicios de inteligencia, para idear básicamente un plan para acabar con la popularidad y la disponibilidad de noticias alternativas en internet”.

El Sr. Tillman llegó a una conclusión algo similar.

“Lo que realmente intentan es controlar el flujo de información, porque no les gusta la democratización de la información”, afirmó.

El Consejo Asesor de NewsGuard está plagado de figuras favorables al establishment. Su miembro más destacado es el general Michael Hayden, exdirector de la CIA y de la NSA, un “depredador supremo del estado de seguridad nacional”, en palabras del Sr. Benz.

Mike Benz, director ejecutivo de la Fundación para la Libertad en Internet y exfuncionario del Departamento de Estado. (Jack Wang/The Epoch Times)

La cuenta de Twitter del Sr. Hayden muestra un desprecio flagrante, incluso exagerado, por Trump y sus partidarios. Un tuit que compartió comparaba a los partidarios de Trump con el grupo terrorista Talibán; otro comparaba a los partidarios de Trump con nazis; y otro pedía la destitución de destacados legisladores republicanos, como el senador Ted Cruz (R-Texas), el representante Matt Gaetz (R-Fla.) y la representante Marjorie Taylor-Green (R-Ga.).

Otros asesores de NewsGuard son Anders Fogh Rasmussen, exsecretario general de la OTAN; Arne Duncan, exsecretario de Educación de la Administración Obama; Don Baer, exportavoz de Clinton en la Casa Blanca; y Tom Ridge, primer jefe del Departamento de Seguridad Nacional, durante la presidencia de George W. Bush.

El año pasado, NewsGuard fue promocionado por el Foro Económico Mundial.

Su alcance se extiende más allá de las fronteras estadounidenses, a Canadá, Australia, Europa y, cada vez más, a otras partes del mundo, con un objetivo aparente de cobertura global y extendida.

Sus clasificaciones también son utilizadas por otras partes de la industria de la censura, como investigadores y agentes, incluidos los financiados por el gobierno estadounidense, que están desarrollando herramientas para detectar y cuestionar opiniones desfavorecidas en Internet.

Hablando de los peligros de la desinformación en su documentación técnica de 2022, NewsGuard afirma que “los investigadores que utilizaron los datos de fiabilidad de fuentes de NewsGuard descubrieron que las redes antisistema difundieron contenidos de un gran número de sitios con calificación roja de NewsGuard durante las elecciones federales alemanas de 2021, proliferando contenidos antivacunación, antibloqueo y antiprotección climática específicamente”.

NewsGuard se creó en marzo de 2018 y cuenta con una plantilla de unos 100 empleados. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Impulsado desde arriba

NewsGuard fue lanzada en marzo de 2018 por Steven Brill, exfundador y director de varias organizaciones de medios de comunicación, como la revista The American Lawyer y Court TV, y Gordon Crovitz, exejecutivo de Dow Jones y exeditor de The Wall Street Journal.

La empresa presenta su producto como una forma de dar más poder a sus usuarios.

“El objetivo no es impedir el acceso a cualquier contenido noticioso —un planteamiento que estaría en conflicto con los principios de libertad de expresión de nuestra nación— sino dotar a los lectores de información adicional sobre la fuente y la fiabilidad de ese contenido cuando lo consumen y/o comparten”, dice un comunicado de 2018 en el que se anunciaba la asociación de Microsoft con NewsGuard.

NewsGuard consiguió su asociación con Microsoft incluso antes de lanzar su producto. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

La empresa describe a menudo su clasificación como una “etiqueta nutricional”, limitándose a proporcionar al público datos útiles.

Pero el modelo de inclusión voluntaria, en el que los clientes tienen que pagar para suscribirse y descargar una aplicación o una extensión del navegador de Internet, parece haberse topado con un muro de popularidad.

Su extensión para el navegador Chrome tiene menos de 40,000 usuarios, según Chrome Web Store, y su aplicación para iOS tiene menos de 3 estrellas en menos de 80 opiniones. Aproximadamente la mitad de las opiniones son de 1 estrella de personas que se quejan de la funcionalidad y parcialidad de la aplicación.

Sin embargo, NewsGuard tiene una plantilla de unos 100 empleados y, según su sitio web, está contratando continuamente.

Sus “analistas” cobran entre 70,000 y 80,000 dólares anuales, según Glassdoor.

Según estas cifras financieras, parece que las suscripciones de usuarios individuales sólo cubren una parte de los gastos corrientes de la empresa.

El Sr. Crovitz reconoció en un artículo de opinión de 2021 que, aunque las personas pueden suscribirse a NewsGuard por su cuenta, “lo más habitual es que accedan a través de empresas y otras entidades que conceden licencias para las clasificaciones y etiquetas, y las proporcionan a las personas de su red”.

De hecho, ése parece ser su modelo de negocio; más que atender al público, la empresa busca clientes corporativos y gubernamentales. Por lo que parece, se las ha arreglado bastante bien en ese frente.

NewsGuard alcanzó la rentabilidad en 2021 “gracias a los acuerdos de licencia con anunciantes y otras empresas que utilizan sus clasificaciones”, reportó CNN Business.

La empresa consiguió su asociación con Microsoft en agosto de 2018, antes incluso de lanzar su producto. No está claro el valor del acuerdo. Microsoft puso el complemento NewsGuard a disposición gratuita de todos los usuarios de su navegador web, Edge. La versión móvil del navegador incluso incluía la función de clasificación por defecto, aunque se dejaba a discreción de los usuarios activarla. Al parecer, la versión móvil se eliminó en algún momento de 2021.

Además, Microsoft también patrocina las licencias de NewsGuard para bibliotecas.

“Hemos podido introducir nuestra herramienta de calificación de la fiabilidad de las noticias en más de 800 bibliotecas públicas, donde 7 millones de usuarios de bibliotecas públicas utilizan NewsGuard cuando van a la biblioteca para su acceso de banda ancha. Y ya nos utilizan en decenas de escuelas y universidades públicas, así como en escuelas independientes”, dijo el Sr. Brill en un comunicado de prensa de enero de 2022.

En el comunicado se anunciaba la asociación de NewsGuard con la Federación Americana de Maestros (AFT, por sus siglas en inglés), el segundo sindicato de maestros de EE. UU., que concedió la licencia de suscripción a NewsGuard a todos sus 1.7 millones de afiliados.

La AFT es un importante grupo de presión política para diversas causas progresistas y una gran fuente de financiación de campañas para el Partido Demócrata.

En 2021, NewsGuard recibió un contrato del Pentágono de casi 750,000 dólares para un proyecto llamado “Huellas dactilares de la desinformación”.

NewsGuard también solicitó financiación a DARPA, el brazo inversor en tecnología militar del Pentágono, según la información que figura en el perfil de LinkedIn del exdirector de proyecto de NewsGuard. No está claro si la financiación se materializó.

El edificio del Pentágono en Washington el 26 de diciembre de 2011. (AFP vía Getty Images)

Además, en su lanzamiento, la empresa consiguió 6 millones de dólares de unos 20 inversores, según reportó FinSMEs.

Según su sitio web, su principal inversor es Eyk van Otterloo, cofundador de un fondo de inversión de 1300 millones de dólares y expropietario de Chemonics International, una consultora de desarrollo que ha obtenido casi todos sus ingresos de subvenciones y contratos de ayuda exterior estadounidense —por valor de más de 14,000 millones de dólares— desde 2008.

El dinero del gobierno destinado a Chemonics aumentó de unos 400 millones de dólares en 2015 a más de 900 millones en 2016, 1600 millones en 2017 y alcanzará un máximo de más de 2200 millones en 2022, según USASpending.gov.

Chemonics emplea a consultores que viajan por todo el mundo para establecer programas de desarrollo para la “diversidad, equidad e inclusión”, la lucha contra el cambio climático, la gestión del “desarrollo sostenible” y el “fortalecimiento de los sistemas de gobernanza democrática para garantizar la rendición de cuentas, la justicia y la inclusión”.

Los movimientos políticos populistas suelen proponer la reducción o incluso la supresión de la ayuda exterior, lo que, dadas las fuentes históricas de ingresos de la empresa, probablemente devastaría a Chemonics.

La empresa pasó a ser propiedad de los empleados en 2011, pero el Sr. Van Otterloo permaneció en su consejo hasta 2019.

No está claro cuánto invirtió Van Otterloo en NewsGuard.

La “extorsión política”

El principal inversor corporativo de NewsGuard es Publicis Groupe, la tercera mayor agencia de publicidad del mundo.

La participación de Publicis parece fundamental para el modus operandi de NewsGuard. De hecho, el director técnico de Publicis, Steve King, forma parte del consejo de administración de NewsGuard.

Publicis cuenta entre sus clientes con gigantes corporativos como Disney, Verizon, Bank of America y Pfizer.

Además, una parte importante del sector comercial utiliza sus productos para gestionar la publicidad.

“Cuatro de cada 10 dólares en los comercios pasan por plataformas que gestionamos”, dijo Nigel Vaz, director ejecutivo de Publicis Sapient, la filial de “transformación digital” de la empresa, según Adage.

NewsGuard también ha cultivado afiliaciones, asociaciones o acuerdos de licencia con otras de las principales empresas publicitarias del mundo, como Omnicom Group e Interpublic Group (en concreto, su rama digital IPG Mediabrands).

Al involucrarse en la industria publicitaria, NewsGuard se ha posicionado para dirigir el gasto en publicidad, una importante fuente de ingresos para la industria de los medios de comunicación.

Las empresas suelen contratar a agencias de publicidad para que coloquen sus anuncios. NewsGuard, a su vez, a través de su sistema de clasificación, indica a las agencias qué medios de comunicación son “seguros” y cuáles son “inseguros” para anunciarse.

Esta influencia pesa mucho sobre los medios independientes más pequeños, que a menudo dependen de la publicidad “programática” o automatizada. Ofrecen espacios publicitarios en plataformas que los venden al por mayor. Las agencias de publicidad o los anunciantes individuales eligen entonces qué espacios publicitarios comprar en función de los datos de audiencia. Normalmente, el proceso está automatizado. Y cuando las agencias insertan el filtro de NewsGuard en medio del proceso de selección, los medios pequeños e independientes desfavorecidos por las calificaciones de NewsGuard no venden sus espacios.

En cambio, los grandes medios de comunicación corporativos pueden ser prácticamente inmunes a las malas puntuaciones de NewsGuard, aunque las reciban. Ellos mismos son clientes inmensamente valiosos para las agencias de publicidad y pueden negociar con ellas directamente.

La MSNBC, por ejemplo, vio reducida su puntuación Newsguard a 52 el año pasado (a 25 de julio era de 57). Eso situaría a la cadena de televisión por cable, propiedad de Comcast, en el cubo de la “desinformación”. Pero no hay indicios de que haya entrado en la lista negra de los anunciantes. Sus ingresos publicitarios cayeron más de un 8% en 2022, pero eso parece tener más que ver con el desplome de sus índices de audiencia en un 21%.

Los medios corporativos como MSNBC pueden ser prácticamente inmunes a las malas puntuaciones de NewsGuard. Aunque las reciban, no hay indicios de que hayan entrado en la lista negra de los anunciantes. (Shaun Heasley/Getty Images)

El Sr. Brill y el Sr. Crovitz sugirieron que no iniciaron NewsGuard con la idea de asociarse con anunciantes, según un reporte del New York Times de enero de 2019.

“Para ellos, todo el problema de las noticias falsas es una cuestión de ‘seguridad de la marca'”, dijo Brill al periódico. “Ni siquiera había oído ese término hasta que buscamos inversores”.

Pero NewsGuard ha estado promocionando agresivamente su producto para anunciantes, BrandGuard, hasta el punto de emitir informes que avergüenzan a las “principales marcas” por anunciarse en supuestos “sitios web de desinformación”.

Mientras tanto, servicios como Newsguard son impulsados por la Comisión Europea, órgano ejecutivo de la Unión Europea, a través de su Código de Buenas Prácticas sobre Desinformación, un conjunto voluntario de directrices para anunciantes y plataformas tecnológicas destinadas a reducir la “desinformación” en Internet. El año pasado, el código se actualizó con normas para que las empresas “que participan en la colocación de anuncios” se “comprometan a desfinanciar la difusión de desinformación” mejorando “las políticas y los sistemas que determinan la elegibilidad de los contenidos que se monetizan, los controles para la monetización y la colocación de anuncios, y los datos para informar sobre la exactitud y la eficacia de los controles y servicios en torno a la colocación de anuncios”.

Una semana después, la Alianza Global para los Medios Responsables (GARM, por sus siglas en inglés), iniciativa lanzada por el gigantesco grupo industrial Federación Mundial de Anunciantes, añadió la “desinformación” a la lista de contenidos nocivos en internet sobre los que no se debe hacer publicidad.

Poco después, Newsguard emitió un comunicado en el que anunciaba BrandGuard como la forma más adecuada de garantizar el cumplimiento de las normas de la Comisión Europea y la GARM, ofreciendo a las empresas varios meses de consultas gratuitas sobre el cumplimiento.

“Estas nuevas normas son sólo el principio”, dijo el Sr. Brill en el comunicado. “A medida que los responsables políticos sigan conociendo el alcance y las repercusiones de la monetización de la desinformación en Internet, la promulgación de nuevas normas sobre este tema será prácticamente inevitable”.

El papel de NewsGuard a la hora de hacer que los anunciantes desfinancien los medios de comunicación que desaprueba “delata el juego real”, dijo el Sr. Tillman.

“Si todo lo que quisieran fuera transparencia, simplemente harían su clasificación, la publicarían y dejarían que el público decidiera por sí mismo si le gusta o no esa clasificación. Pero eso no basta”, dijo. “Quieren desmonetizar a la gente. Y eso te dice que tienen una agenda, además de juzgar las noticias según sus propios criterios”.

Los esfuerzo de desfinanciación de anunciantes de NewsGuard han captado al menos cierta atención negativa del gobierno.

En marzo, Gaetz pidió que se investigara a la empresa. En abril, el presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy (R-Calif.), dijo a Breitbart que los legisladores examinarían la empresa, incluida su financiación por el Pentágono.

El presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy (R-Calif.), habla con la prensa después de reunirse con el presidente Joe Biden para discutir el límite de la deuda, en la Casa Blanca, el 22 de mayo de 2023. (Madalina Vasiliu/The Epoch Times)

“Se trata de una organización liberal financiada por grupos liberales que intentan desacreditar la información conservadora”, afirmó. “En lo único que creo firmemente es en la libertad de prensa. Tienen derecho a dar las noticias y la gente tiene derecho a decidir en un sentido u otro. Pero no podemos permitir que sigan haciendo lo que están haciendo y van a ver que en las audiencias vamos a sacar esto a la luz”.

Unos meses después, los representantes Virginia Fox (R-N.C.), Burgess Owens (R-Utah) y Jim Banks (R-Ind.) cuestionaron en una carta la asociación de NewsGuard con la AFT.

A nivel estatal, el director financiero de Florida, Jimmy Patronis, envió una carta a NewsGuard en marzo, amenazando con “utilizar toda la fuerza” de su cargo “para arrojar luz sobre la organización”.

“Mi preocupación es que tenemos un grupo de terceros que se presenta y dice: ‘Vamos a empezar a calificarlos’, y plantea exigencias sobre la forma en que presentan los contenidos. Lo veo como un ataque a las empresas de Florida”, declaró a The Epoch Times.

Lo calificó de “extorsión política”.

“Están telegrafiando: ‘Tienes que actuar más como The New York Times o NPR, y si no lo haces, recibirás una mala calificación y se acabará tu publicidad'”, dijo, añadiendo después que se trata “literalmente de intentar desacreditar a alguien mediante un sistema de puntuación para perjudicarlo financieramente”.

Por otro lado, sugirió que el hecho de que NewsGuard otorgue puntuaciones perfectas a los medios hegemónicos crea una falsa credibilidad.

“Sinceramente, creo que el historial de los principales medios de comunicación no ha sido bueno”, dijo el Sr. Patronis, señalando una serie de casos en los que dichos medios, según sus críticos, informaron de forma errónea al público sobre cuestiones importantes, como los hechos relativos a la pandemia de COVID-19 y la aparición de la laptop de Hunter Biden antes de las elecciones de 2020.

“Simplemente no creo que se pueda confiar en The New York Times o en las NPR del mundo para nuestra información noticiosa más importante”, dijo.

Si no actúas como The New York Times, recibirás una puntuación baja de NewsGuard y entonces tu publicidad se agotará, dijo en marzo el director financiero de Florida, Jimmy Patronis. (Samira Bouaou/Epoch Times)

El Sr. Patronis sospecha que NewsGuard sirve para apoyar los ingresos publicitarios de estos medios hegemónicos.

“Es una forma de esposar a las empresas a determinados medios de comunicación que probablemente han perdido audiencia o seguidores”, afirmó.

Credenciales vacías

NewsGuard afirma que sus revisiones las realizan “periodistas formados”. Eso no siempre es así, o puede no serlo en gran medida, según la información que sus trabajadores y extrabajadores comparten en plataformas profesionales en internet, como LinkedIn.

Parece que muchas de sus reseñas han sido realizadas por becarios sin formación en periodismo profesional. Una reseña típica, al parecer, la realizaría un joven licenciado en periodismo con escasa experiencia laboral. Algunos sólo enumeran trabajos anteriores informando sobre temas de estilo de vida, como comida y arte. Otros alardean de su experiencia produciendo artículos de comentarios sociales progresistas, como “Deconstruyendo TikTok”.

El Sr. Fishman obtuvo su máster en periodismo en la Universidad Northwestern en 2020 y luego pasó cerca de un año en Fastinform, una pequeña startup neoyorquina de medios de comunicación, antes de incorporarse a NewsGuard. Desde entonces ha ascendido al puesto de “analista senior”.

NewsGuard cuenta con una docena de “analistas senior” y “staff” y unas dos docenas de “analistas colaboradores” a tiempo parcial. Su trabajo consiste en producir hasta dos reseñas de medios de comunicación al día. A continuación, miles de esos artículos se envían a uno de los 15 editores para que los revisen, y supuestamente los señores Brill y Crovitz también les echan un vistazo.

Dado que NewsGuard afirma calificar continuamente a más de 8000 productores de contenidos, no está claro cómo esas revisiones podrían calibrar fielmente la calidad de organizaciones de medios de comunicación enteras, incluida la exactitud de sus reportes sobre temas complejos y controvertidos.

En cuanto a las opiniones políticas de los miembros del staff, se inclinan hacia el progresismo. La huella en Internet de un trabajador típico demuestra su compromiso con las causas progresistas, desde el cambio climático y la justicia social hasta los pronombres preferidos en las biografías de las redes sociales. Algunos parecen haber utilizado su paso por NewsGuard como trampolín para trabajar en medios progresistas y favorables al establishment, como NPR, The Atlantic, HuffPost y CNN.

“Sabía que no era mi objetivo final, pero era algo que me ayudaría a llegar a Nueva York”, dijo Cambria Roth a Nevada Today sobre su trabajo de “fact-checker” en NewsGuard.

“Sabía que quería comprometerme con la audiencia y, con el tiempo, quería encontrar un puesto más centrado en eso”.

Durante los seis meses que pasó en NewsGuard en 2019, “creó un proceso editorial para la comprobación de hechos”, dice su perfil de LinkedIn.

En 2020, consiguió un trabajo en HuffPost como editora de audiencia, principalmente buscando temas para artículos en las redes sociales. También escribe ocasionalmente, incluido un artículo reciente titulado “Taylor Swift está saliendo, al parecer, con un presunto racista, y ahora utiliza a una mujer negra para cubrir su [improperio]”.

NewsGuard fue creada en marzo de 2018 por Steven Brill (izda.), exfundador y director de varias organizaciones de medios de comunicación, y Gordon Crovitz (dcha.), exejecutivo de Dow Jones y exeditor de The Wall Street Journal. (D Dipasupil/Getty Images para TIME, Stephen Chernin/Getty Images)

Fundadores irónicos

Tanto el Sr. Brill como el Sr. Crovitz pasaron décadas en el negocio de las noticias y, dados sus comentarios y empeños anteriores, su liderazgo de NewsGuard podría considerarse irónico.

El Sr. Crovitz pasó gran parte de su carrera en Dow Jones & Co, que dirige The Wall Street Journal y otras publicaciones. Llegó a vicepresidente en 1998, y fue nombrado editor del Journal en 2006. Pero lo abandonó al año siguiente, cuando la empresa pasó a manos de News Corp. de Rupert Murdoch.

La adquisición por parte de Murdoch fue controvertida. Algunos miembros del personal abandonaron el Journal por temor a que el nuevo propietario influyera en la línea editorial del periódico.

Estas preocupaciones parecen igual de válidas hoy en día. El Washington Post es ahora propiedad de Jeff Bezos, de Amazon; la CNN es propiedad de Warner Bros. Discovery; la NBC es propiedad de Comcast; y la NPR está financiada en parte por el gobierno estadounidense.

Sin embargo, el NewsGuard de hoy ni siquiera intenta cuestionar el estatus de propiedad de los medios de comunicación hegemónicos. Sólo llegaría a señalar la propiedad o financiación estatal de medios extranjeros, como Russia Today o los dirigidos por el Partido Comunista Chino.

El Sr. Brill, por su parte, sabe perfectamente lo difícil que es crear una empresa de medios de comunicación desde cero.

En las décadas de 1970 y 1980 fundó la revista The American Lawyer y Court TV. Abandonó ambas empresas en 1997 tras no poder convencer a Time Warner de que le vendiera su parte de las empresas.

En 1998, fundó un organismo de control de los medios de comunicación llamado Brill’s Content. Su enfoque en aquel momento parecía bastante distinto del de NewsGuard. Lo que le preocupaba entonces eran los medios de comunicación corporativos, advirtiendo que las empresas propietarias de medios de comunicación podían afectar su cobertura. Esto le afectó personalmente en Court TV, cuando Time Warner lo presionó para que descartara el perfil de un funcionario de la Comisión Federal de Comercio porque podría afectar a la fusión pendiente de la empresa.

Se quejó de la falta de rendición de cuentas de los medios de comunicación y prometió: “Podemos hacer que a las NBC del mundo les cueste algo meter la pata”.

Elogió la llegada de los medios de comunicación online como actores capaces de sortear a los guardianes del establishment.

“Lo mejor, no sólo de la Web, sino también de los avances en la tecnología de la impresión, que abaratan el diseño de cosas buenas, es que las barreras de entrada para los medios alternativos ya no son tan malas como antes”, declaró entonces a Mother Jones.

También advirtió sobre la influencia del gobierno en los medios de comunicación.

“Lo único peor que la falta de responsabilidad es hacer que la prensa sea responsable ante el gobierno”, dijo.

Pero Brill’s Content cerró sus puertas al cabo de tres años.

La oficina de NewsGuard en Nueva York el 26 de julio de 2023. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

En la actualidad, NewsGuard otorga puntuaciones perfectas a los medios de comunicación corporativos, pero penaliza a los independientes por no ajustarse lo suficiente a las narrativas oficiales.

En 2009, el Sr. Brill se asoció con el Sr. Crovitz para fundar una empresa que iba a ayudar a los periódicos a establecer muros de pago. Vendieron el negocio en 2011 por unos 35 millones de dólares.

A continuación, el Sr. Brill fue autor de varios libros de hechos reales, el último en 2018 “Tailspin: The People and Forces Behind America’s Fifty-Year Fall-and Those Fighting to Reverse It”. El libro detalla una letanía de males estadounidenses, desde infraestructuras en mal estado hasta elevadas facturas médicas, y culpa en gran medida a abogados y banqueros, presentando al gobierno como una víctima engañada y cooptada.

Quizá su mayor fama como escritor se deba a su libro de 2015 “America’s Bitter Pill: Money, Politics, Back-Room Deals, and the Fight to Fix Our Broken Healthcare System”.

El libro arrojaba luz sobre las prácticas cuestionables de las industrias sanitaria y farmacéutica.

Irónicamente, la NewsGuard actual ha perseguido implacablemente a los críticos de la Gran Industria Farmacéutica que han señalado defectos en las vacunas contra el COVID-19.

El Sr. Brill se sienta ahora en su consejo con un alto ejecutivo de Publicis, la misma empresa que está siendo demandada por el estado de Massachusetts por ayudar a Purdue Pharma a aumentar las ventas de opiáceos a los que se ha culpado de una epidemia de sobredosis que ha matado a más de medio millón de estadounidenses. Publicis cobró más de 50 millones de dólares de Purdue antes de que el gigante farmacéutico fuera declarado en quiebra en 2019.

El Sr. Brill parece tener ahora preocupaciones distintas.

En una entrevista en la CNBC poco antes de las elecciones presidenciales de 2020, compartió su experto punto de vista periodístico sobre la historia de la laptop de Hunter Biden.

“Mi opinión personal es que hay muchas probabilidades de que esta historia sea un engaño, quizá incluso un engaño perpetrado de nuevo por los rusos”, dijo.

Luego criticó a las redes sociales por bloquear la noticia, argumentando que no tienen la experiencia necesaria para hacerlo. En su lugar, sugirió que las plataformas de las redes sociales se asociaran con NewsGuard y dejaran que su empresa determinara qué es verdad y qué no.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.