Cómo saludar correctamente, como un caballero, según manual de etiqueta de la década de 1880

Por EPOCH INSPIRED STAFF
21 de Septiembre de 2022 11:52 PM Actualizado: 21 de Septiembre de 2022 11:52 PM

CARLYLE dice: “Lo que llamamos ‘fórmulas’ no son en su origen malas; son indiscutiblemente buenas. La fórmula es el método, la costumbre; se encuentra allí donde se encuentra el hombre. Las fórmulas se forman como los caminos, como las carreteras trilladas que conducen a algún objeto sagrado y elevado, hacia el cual se inclinan muchos hombres. Consíderelo: Un hombre lleno de corazón, con un impulso sincero, encuentra una manera de hacer algo, ya sea expresando la reverencia de su alma por lo más alto, ya sea saludando adecuadamente a su prójimo. Se necesitaba un inventor para hacer eso, un poeta; él articuló el pensamiento tenue y luchador que habitaba en su propio corazón y en el de muchos. Esta es la manera de hacerlo. Estos son sus pasos, el comienzo de un “camino”. Y ahora vean que el segundo hombre viaja naturalmente tras las huellas de su precursor, es el método más fácil. Siguiendo las huellas de su antecesor, pero con sus mejoras, con cambios cuando estos parecen buenos; en todo caso, con ampliaciones, el camino siempre se ensancha a medida que más personas lo recorren, hasta que al final hay una amplia carretera, por la que todo el mundo puede viajar y conducir”.

EL SALUDO ES ORIGINALMENTE UN ACTO DE CULTO.

Una escritora distinguida dice sobre los saludos: “Parece que los buenos modales eran originalmente la expresión de sumisión del más débil al más fuerte. En un estado rudo de la sociedad cada saludo es hasta hoy un acto de adoración. De ahí que los actos, frases y signos de cortesía más comunes con los que ahora estamos familiarizados, datan de aquellas etapas anteriores en las que la mano fuerte gobernaba y el inferior demostraba su lealtad mediante un estudiado servilismo. Tomemos, por ejemplo, las palabras “señor” y “señora”. Señor” deriva de seigneur, sieur, y originalmente significaba señor, rey, gobernante y, en su sentido patriarcal, padre. El título de sire lo llevaron por última vez algunas de las antiguas familias feudales de Francia, que, como ha dicho Selden, “preferían llamarse sire que barón, como Le Sire de Montmorenci y similares”. “Madam” o “madame”, corrompido por los sirvientes en “ma’am”, y por la Sra. Gamp y su tribu en “mum”, equivale en esencia a “su exaltado” o “su alteza”, ya que “madame” significaba originalmente “de alta cuna” o “señorial”, y se aplicaba sólo a las damas del más alto rango.

“Pasemos a las formas de saludo cotidianas. Nos quitamos el sombrero cuando visitamos a un conocido. Nos inclinamos cuando nos presentan a los desconocidos. Nos levantamos cuando las visitas entran en nuestro salón. Saludamos con la mano a nuestro amigo cuando pasa por la ventana o se aleja de nuestra puerta. El oriental, de la misma manera, deja sus zapatos en el umbral cuando hace una visita. Los nativos de las islas Tonga besan las plantas de los pies de los jefes. El campesino siberiano se arrastra en el polvo ante un noble ruso. Cada uno de estos actos tiene un significado primario, histórico. La propia palabra “saludo”, en primer lugar, derivada de salutatio, el homenaje diario que un cliente romano rendía a su patrón, sugiere en sí misma una historia de costumbres.

“Descubrir la cabeza era originalmente un acto de sumisión a los dioses y a los gobernantes. Una reverencia es una postración modificada. La cortesía de una dama es una genuflexión modificada. Levantarse y ponerse de pie son actos de homenaje, y cuando saludamos con la mano a un amigo que se encuentra en el lado opuesto de la calle, estamos imitando inconscientemente a los romanos, quienes, como nos dice Selden, solían ponerse “algo apartados ante las imágenes de sus dioses, moviendo solemnemente la mano derecha hacia los labios y lanzándola, como si hubieran lanzado besos”. Además, los hombres se quitan el guante cuando dan la mano a una dama, una costumbre evidentemente de origen feudal. El caballero se quitaba el guante de hierro, cuya presión habría sido demasiado dura para la palma de una bella dama; y la costumbre, que comenzó en la necesidad, llegó hasta nosotros como un punto de etiqueta”.

SALUDOS DE LAS DIFERENTES NACIONES.

Cada nación tiene su propio método de saludo. En el sur de África se acostumbra a frotar los dedos de los pies. En Laponia su amigo frota su nariz contra la suya. El turco cruza los brazos sobre el pecho e inclina la cabeza muy abajo. Los moros de Marruecos tienen un modo de saludo un tanto sorprendente. Cabalgan al galope hacia un extraño, como si quisieran descabalgarlo, y cuando están cerca frenan de repente su caballo y disparan una pistola sobre la cabeza de la persona. El egipcio le pregunta solícitamente: “¿Cómo transpira?” y deja caer su mano hasta la rodilla. El chino se inclina y pregunta: “¿Has comido?”. El español dice: “Que Dios le acompañe, señor”, o “¿Cómo se encuentra?”. Y el napolitano comenta piadosamente: “Crece en santidad”. El alemán pregunta: “¿Cómo os va?”. El francés hace una profunda reverencia y pregunta: “¿Cómo se comporta?”.

Los extranjeros son dados a los abrazos. En Francia y Alemania el padre besa a su hijo adulto en la frente, los hombres se echan los brazos al cuello de sus amigos y los hermanos se abrazan como si fueran amantes. Es un espectáculo curioso para los estadounidenses, con sus prejuicios naturales contra la publicidad en los besos.

En Inglaterra y América hay tres modos de saludo: la reverencia, el apretón de manos y el beso.

LA INCLINACIÓN.

Se dice: “Una reverencia es una nota dibujada a la vista. Está obligado a reconocerla inmediatamente y en su totalidad”. Debe ser respetuosa, cordial, civilizada o familiar, según las circunstancias. Entre caballeros, basta con una inclinación de la cabeza, un gesto de la mano o el mero roce del sombrero, pero al inclinarse ante una dama, el sombrero debe levantarse de la cabeza. Si se conoce ligeramente a las personas, se las reconoce ligeramente; si se las conoce bien, se hace una reverencia con más familiaridad. El cuerpo no se inclina en absoluto al hacer la reverencia; la inclinación de la cabeza es todo lo que se necesita.

Si el caballero está fumando, se retira el puro de la boca antes de levantar el sombrero ante una dama, o si por casualidad tiene la mano en el bolsillo, la retira.

En el momento del primer encuentro de los ojos de un conocido se hace una reverencia. Cualquier persona que le hayan presentado, o cualquier persona a la que le hayan presentado, tiene derecho a esta señal de respeto.

La reverencia es la piedra de toque de la buena educación, y descuidarla, incluso con alguien con quien se tiene una diferencia insignificante, muestra deficiencia en el cultivo y en los instintos de refinamiento. La reverencia no implica un conocimiento de la llamada. Su total descuido revela el carácter y la formación de la persona, la forma de su observación revela los propios matices de crianza que existen entre el mal educado y el bien educado.

DEVOLVER UNA REVERENCIA.

Un caballero que camina con una dama devuelve una reverencia hecha a ella, ya sea por una dama o por un caballero (levantando su sombrero no muy lejos de su cabeza), aunque la persona que hace la reverencia sea una completa desconocida para él.

Es una cortesía devolver una reverencia, aunque no conozca a la persona que le hace la reverencia. O bien el que se inclina le conoce, o lo confundió con otra persona. En cualquiera de los dos casos debe devolver la reverencia, y probablemente se descubrirá que el error se produjo por falta de reconocimiento rápido de su parte, o por algún parecido que tenga con otro.

LA FORMA DE SALUDAR.

La forma en que se hace el saludo de reconocimiento, puede considerarse como una prueba infalible de la crianza, entrenamiento o cultura de una persona. Debe ser inmediata en cuanto se cruzan las miradas, ya sea en la calle o en una habitación. No es necesario que la relación vaya más allá, sino que se haga esa reverencia. Hay pocas leyes que tengan mejores razones para su cumplimiento que ésta. Esta regla es válida en todas las circunstancias, ya sea dentro o fuera de las puertas. Aquellos que se abstienen de inclinarse en un momento, y se inclinan en otro, no deben sorprenderse al encontrar que la persona a la que descuidaron, evitó la continuación de su relación.

DEBERES DE LOS JÓVENES PARA CON LOS MAYORES.

Una vez que se tuvo una presentación que da derecho a reconocimiento, es deber de la persona recordarse a sí misma para el recuerdo de la persona mayor, si hay mucha diferencia de edad, haciendo una reverencia cada vez que se encuentren, hasta que el reconocimiento sea mutuo. A medida que las personas avanzan en la vida, buscan estas atenciones por parte de los jóvenes. Las personas que tienen grandes círculos de conocidos, a menudo confunden los rostros de los jóvenes que conocen con los rostros familiares que encuentran y no conocen, y por frecuentes errores de este tipo, adquieren el hábito de esperar a captar alguna mirada o gesto de reconocimiento.

CÓMO EVITAR EL RECONOCIMIENTO.

Si una persona desea evitar una reverencia al conocer a una persona que fue debidamente presentada, puede hacerlo mirando a un lado, o dejando caer los ojos cuando la persona se acerca, ya que, si los ojos se encuentran, no hay alternativa, debe hacer una reverencia.

EN LOS PASEOS PÚBLICOS.

Una reverencia a una persona en un paseo público es todo lo que requiere la cortesía. Si la persona es un amigo, es mejor, la segunda y subsiguientes pasadas, si usted llama su atención, sonreír ligeramente en lugar de inclinarse repetidamente. Si se trata de un conocido, es mejor apartar la mirada.

UNA REVERENCIA SONRIENTE.

Una reverencia nunca debe ir acompañada de una amplia sonrisa, incluso cuando se conoce bien, y sin embargo una alta autoridad bien dice: “Nunca se debe hablar con un conocido sin una sonrisa en los ojos”.

LA DEFERENCIA CON LAS PERSONAS MAYORES.

Una joven debe mostrar la misma deferencia a una anciana que un caballero a una dama. También puede decirse que un joven debe mostrar la deferencia adecuada a los caballeros mayores.

PALABRAS DE SALUDO.

Las palabras que se utilizan habitualmente para saludar a una persona son “Buenos días”, “Buenas tardes”, “Buenas noches”, “Cómo está” (a veces contraído en “Howdy” y “How dye do”) y “Cómo está”. Los tres primeros son los más apropiados, ya que parece algo absurdo preguntar por la salud de una persona, a menos que se detenga para recibir una respuesta. Las palabras deben ir acompañadas de una respetuosa reverencia.

ESTRECHAR LA MANO.

Entre amigos, el apretón de manos es la expresión más genuina y cordial de buena voluntad. No es necesario, aunque en algunos casos no está prohibido, en el momento de la presentación; pero cuando el conocimiento alcanzó cualquier grado de intimidad, es perfectamente apropiado.

ETIQUETA DEL APRETÓN DE MANOS.

Una autoridad en este tema dice: “La etiqueta del apretón de manos es simple. Un hombre no tiene derecho a tomar la mano de una dama hasta que se la ofrezca. Menos aún tiene derecho a pellizcarla o retenerla. Dos jóvenes se dan la mano con suavidad y delicadeza. Una joven da su mano, pero no estrecha la de un caballero a menos que sea su amigo. Una dama siempre debe levantarse para dar su mano, un caballero, por supuesto, nunca se atreve a hacerlo sentado. Al presentarse en una habitación, una dama casada suele ofrecer su mano; una joven, no. En un salón de baile, donde la presentación es para bailar, no para la amistad, nunca se da la mano; y como regla general, la presentación no va seguida de un apretón de manos, sino de una reverencia. Tal vez pueda establecerse que cuanto más público sea el lugar de la presentación, menos se estrechan las manos. Pero si la presentación es particular, si va acompañada de una recomendación personal, como: “Quiero que conozcas a mi amigo Jones”, o si Jones viene con una carta de presentación, entonces le da la mano a Jones, y además con cariño. Por último, es privilegio de un superior ofrecer o retener su mano, por lo que un inferior nunca debe presentar la suya primero”.

Cuando una dama deja de lado su reserva para estrechar la mano, debe darla con franqueza y cordialidad. El caballero debe mostrar la misma franqueza y cordialidad, e incluso más calidez, aunque evitando cuidadosamente cualquier tipo de familiaridad ofensiva o que pueda confundirse con ella.

Al estrechar la mano, siempre se debe ofrecer la mano derecha, a menos que esté tan comprometida que lo haga imposible, y entonces se debe ofrecer una excusa. Los franceses dan la mano izquierda, la más cercana al corazón.

La dueña de casa debe ofrecer su mano a todos los invitados a su casa.

Un caballero no debe dar la mano a una dama hasta que ella haya hecho el primer movimiento en esa dirección. Es una muestra de descortesía no dar su mano al instante, si ella extiende la suya. Una dama casada siempre debe extender su mano a un extraño traído a su casa por un amigo común, como prueba de su cordial bienvenida. Cuando se trata de una presentación para bailar, no se estrechan las manos.

EL BESO.

Esta es la forma más afectuosa de saludo, y solo es apropiada entre parientes cercanos y amigos queridos.

EL BESO DE LA AMISTAD.

El beso de amistad y de relación se da en las mejillas y en la frente. En este país, este acto de afecto está generalmente excluido de la mirada pública, y en el caso de los padres e hijos y parientes cercanos, es quizás innecesario.

BESOS EN PÚBLICO.

La costumbre, que se hizo bastante frecuente, de que las mujeres se besen siempre que se encuentran en público, se considera vulgar, y las damas delicadas y refinadas la evitan por completo.

EL BESO DE RESPETO.

El beso de respeto, casi obsoleto en este país, se hace en la mano. La costumbre se mantiene en Alemania y entre los caballeros de los modales más cortesanos en Inglaterra.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.