Cómo Trump cambió a Estados Unidos y el mundo en 2018

Por Petr Svab - La Gran Época
03 de Enero de 2019 Actualizado: 03 de Enero de 2019

El presidente estadounidense Donald Trump tuvo un año muy activo, impulsando su agenda en casi todos los frentes y reformando el mundo en el proceso. Ya sea en la economía, los asuntos internos o la política exterior, Trump dejó su huella en los últimos 12 meses.

Economía

Trump comenzó con los recortes de impuestos y la desregulación en su primer año en el cargo, pero fue en 2018 cuando cosechó las recompensas. El desempleo cayó a los niveles más bajos desde la década de 1960, mientras que los salarios aumentaron en un 3,1 por ciento, un récord de una década. Hay alrededor un millón más de ofertas de empleo que personas que se consideran desempleadas.

La economía creció a un ritmo anual de 3,5 por ciento en el tercer trimestre, luego del éxito del 4,2 por ciento del segundo trimestre. Solo dos veces desde 2006 el producto interno bruto aumentó tan rápido en medio año.

El optimista registro se vio manchado de alguna manera por una dramática caída en el mercado de valores a fines de año. Trump culpó por ello a la Reserva Federal, por elevar las tasas de interés demasiado rápido.

Corte Suprema

La victoria quizás más significativa de Trump fue una que tuvo la más amarga oposición. En julio, nominó al destacado jurista conservador Brett Kavanaugh para un puesto vacante en el Tribunal Supremo por el retiro del juez Anthony Kennedy. Este fue considerado un voto decisivo. Aparte de algunos entusiastas y de las disputas sobre documentos, recorrió ileso sus cuatro días de audiencias de confirmación a principios de septiembre. Entonces se desató el infierno.

Una tras otra, varias mujeres se presentaron, acusando a Kavanaugh de agresiones sexuales que se remontaban a sus años de estudiante. Ninguna de las acusaciones fue respaldada por pruebas, y Kavanaugh las negó categóricamente. Sin embargo, los medios difundieron una cobertura sin aliento de las acusaciones, con mínimo tiempo dedicado a las contradicciones y extravagancias de algunas de las afirmaciones.

CNN usó la palabra “violación” en asociación con Kavanaugh 191 veces en 18 días, informó el Centro de Investigación de Medios.

Sin embargo, Trump no cedió en su apoyo a Kavanaugh. Después que el Senado confirmó la nominación el 6 de octubre, Trump se disculpó con Kavanaugh y con la familia del nuevo juez del Tribunal Supremo por la forma en que fueron tratados.

El 3 de noviembre, el Comité Judicial del Senado liderado por los republicanos, publicó un informe de 414 páginas que aclaró las acusaciones de Kavanaugh.

El presidente del Comité Judicial, el senador Chuck Grassley -un republicano en representación de Iowa-, refirió a tres de los acusadores en una investigación criminal por hacer reclamos potencialmente falsos al Congreso.

Con dos jueces en sus 80 años, Trump podría tener la oportunidad de llenar aún más vacantes en la Corte Suprema. Sin embargo, al menos durante los próximos dos años, se enfrentará a un escenario más favorable.

Empujón de mitad de período

Trump hizo un esfuerzo extraordinario para ayudar a los candidatos del Partido Republicano en las elecciones de medio período presidencial con 26 presentaciones masivas entre el 1 de octubre y el 5 de noviembre, y nueve en los últimos cuatro días antes de la elección. De los 11 candidatos con los que hizo campaña durante la última semana, nueve ganaron.

Los republicanos todavía perdieron la Cámara de Representantes, pero por un margen menor que los demócratas en los primeros semestres del predecesor de Trump, Barack Obama.

Por otro lado, el Partido Republicano fortaleció su mayoría en el Senado y eliminó a través de jubilaciones a algunos de los legisladores más opuestos a Trump. Se espera que esto permita una confirmación más fluida de sus nombramientos judiciales y de otro tipo.

Justicia

Hablando de nombramientos, Trump tuvo 66 de sus elecciones en la corte federal confirmadas en 2018, comparado con 49 en el segundo año de Obama.

Hasta ahora, Trump ha confirmado 30 nombramientos a tribunales de circuito, más que cualquier otro presidente en la historia reciente. También ha cumplido su promesa de nombrar a juristas conservadores.

Corea del Norte

Trump hizo un progreso mundial con Corea del Norte en 2018.

En la segunda mitad de 2017, Corea del Norte lanzó tres misiles balísticos y probó un arma nuclear, demostrando su potencial capacidad de golpear el territorio continental de Estados Unidos. Después de que Trump enfrentara las amenazas e insultos del dictador norcoreano Kim Jong Un y revirtiera la estrategia de “paciencia estratégica” de su predecesor, el comité editorial de The New York Times se declaró asustado por las tácticas de Trump en diciembre de 2017. Llamó a su retórica “un recuerdo inquietante de la campaña de propaganda del gobierno de George W. Bush, que preparó a Estados Unidos para la guerra contra Saddam Hussein”.

Pero lejos de ser belicista, Trump presionó a Kim en 2018 para negociar la desnuclearización; obteniendo el crédito del presidente de Corea del Sur Moon Jae-in por impulsar el proceso de paz en la península.

Mientras que las conversaciones sobre desnuclearización progresan lentamente, la dictadura comunista dejó de lanzar misiles o detonar bombas. En cambio, ha comenzado a abrirse a su vecino. Ambos bandos han desmantelado sus puestos militares en la zona desmilitarizada a lo largo de la frontera, cada uno preservándola desarmada, como un recuerdo. En noviembre, el primer tren de Corea del Sur en el período de una década cruzó la frontera norte. Los rehenes estadounidenses fueron liberados, y los restos de decenas de soldados estadounidenses de la Guerra de Corea fueron devueltos a sus hogares.

Siria

Hablando de regresar a casa, Trump anunció en diciembre la retirada de las tropas estadounidenses de Siria, declarando haber cumplido con su tarea de derrotar al grupo terrorista ISIS en el país.

Trump hizo una campaña para poner fin a las interminables intervenciones militares estadounidenses en todo el mundo. Argumentó que Estados Unidos debería defender sus intereses nacionales en lugar de difundir su modelo de gobierno por la espada. Además de cumplir con la promesa de campaña, la retirada de Siria también puso a los oponentes de Trump en la incómoda posición de defender la guerra.

También en el Medio Oriente, Trump utilizó el año 2018 para ejercer una presión sin precedentes sobre el régimen iraní, retirando el acuerdo nuclear de Irán, restableciendo las sanciones e instando a otras naciones a que dejen hacer acuerdos con Irán, a quien Estados Unidos culpa de una variedad de conductas malignas, incluyendo el apoyo al terrorismo y a varios militantes hacia la desestabilización de la región.

También en 2018, el entonces fiscal general de Trump, Jeff Sessions, estableció un equipo de fiscales para perseguir al grupo terrorista apoyado por Irán, Hezbollah.

Inmigración

La oposición de Trump a la inmigración ilegal se probó repetidamente en 2018. Después de una dramática disminución de las detenciones de cruces fronterizos ilegales en 2017, el número comenzó a aumentar. Además, los migrantes de América Central, la principal fuente del flujo de entrada, comenzaron a agruparse en caravanas más organizadas, declarando abiertamente que planeaban asaltar la frontera en masa.

Aunque en las caravanas en su mayoría viajan hombres, también estaban mezcladas en ellas mujeres y niños, lo que provocaba un posible desastre de relaciones públicas si se enfrentaban violentamente con el personal de la Patrulla Fronteriza. Trump respondió ordenando a los militares que llegasen a la frontera, fortaleciendo las barreras existentes con alambre de púas y advirtiendo a los migrantes que deben pasar por los canales apropiados, de lo contrario no se les permitiría entrar. Después que el primer grupo no pudo superar la seguridad de la frontera, las caravanas dejaron de asaltar de nuevo la frontera.

Con los cruces ilegales en aumento, Trump exigió al Congreso más dinero para la construcción del muro fronterizo, un plan que lleva su firma. Pero la solicitud fracasó en el Senado debido a la oposición demócrata, lo que llevó a un cierre parcial del gobierno. Así es como Trump entra en el nuevo año, apostando a que los demócratas vendrán y negociarán.

“Estoy en la Oficina Oval. Los demócratas regresarán de vacaciones y nos darán los votos necesarios para la Seguridad Fronteriza, incluido el Muro”, dijo en un tweet en la víspera de Año Nuevo.

A continuación

¿Por qué el comunismo no es tan odiado como el fascismo?

TE RECOMENDAMOS