“Como un animal”: Una madre habla de sus 700 días detenida en un campo de trabajo chino por su fe

Por RITA LI
08 de Abril de 2021
Actualizado: 08 de Abril de 2021

Hace casi dos décadas, Wang Ying fue sentenciada a dos años de trabajos forzados por no hacer más que llevar dos libros en su equipaje durante un viaje en tren a casa.

“Muéstreme su billete… ¿Cuál es su equipaje?” Un oficial se acercó a Wang en la mañana del 3 de octubre de 2002, tratando de averiguar su identidad. Fue la postura sentada con las piernas cruzadas de su acompañante lo que despertó las sospechas del hombre.

El agente terminó encontrando dos libros de Falun Gong, millones de los cuales ya habían sido quemados o destruidos por órdenes del Partido Comunista Chino (PCCh).

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una práctica espiritual que se originó en China, que incluye cinco ejercicios pausados que incluyen una meditación sentada y enseñanzas morales basadas en los principios de verdad, benevolencia y tolerancia.

En 1999 entre 70 y 100 millones de personas practicaban Falun Dafa en China, según estimaciones oficiales en ese momento, pero luego fue brutalmente reprimido por el régimen chino, que se sintió amenazado por su creciente popularidad. Desde julio de 1999, millones han sido detenidos dentro de prisiones, campos de trabajo y otras instalaciones, según el Centro de Información de Falun Dafa.

Wang, una profesora universitaria que había practicado Falun Gong desde 1996, se vio obligada a dejar su casa en Beijing y a su hijo pequeño en 2001, después de que las autoridades amenazaran con enviarla a un centro de lavado de cerebro.

Tras no ver a su hijo durante más de un año, Wang decidió reunirse con su familia en Beijing. Sin embargo, la policía local la detuvo y encarceló apenas llegó a la ciudad.

Después, al hijo de Wang, de cuatro años, le dijeron: “Mamá está de viaje de negocios”. Sin embargo, todavía le resultaba difícil entender por qué sus compañeros de juego en la guardería podían ser recogidos por sus madres después de la escuela, pero él sólo tenía abuelos, dijo Wang, que ahora reside en Australia, en una entrevista con The Epoch Times.

“Cuando volví [tras salir de la cárcel], mi hijo me seguía a todas partes, pero no me llamaba ‘mamá'”, recordó.

“Ya no estaba acostumbrado a hacerlo”.

Wang Ying huyó a Australia con su hijo el 26 de enero de 2008. (Cortesía de Wang Ying)

“Eres como un animal”

Wang estuvo separada de sus seres queridos durante más de 700 días. Dijo que cuando se está en el campo de trabajo “ni siquiera eres un humano. Eres como un animal”.

El 23 de noviembre de 2002, después de ser sentenciada, Wang fue escoltada al departamento de despacho desde el centro de detención, donde los reclusos se quedarían antes de ser enviados a diferentes campos de trabajo. A su llegada, fue obligada a permanecer en cuclillas frente a la pared durante un período prolongado de tiempo y sometida a un registro humillante por parte de los guardias de la prisión.

“Antes de la comida, tienes que cantar una canción para agradecer al partido comunista, luego tomar un cuenco y ponerte en cuclillas, esperando a que te sirvan”, dijo.

“Mientras camina, debe mantener la cabeza baja y caminar a junto a la pared, no en el medio del pasillo. Esta es su regla”.

Al pasar junto a los guardias, los detenidos tenían que detenerse y decir: “Saludos, capitán”.

“Hubo una vez que me olvidé de parar. Me castigaron a arrodillarme en el suelo y copiar las reglas del campo en un pequeño banco de hierro”, dijo Wang.

Un centavo diario como pago

En enero de 2003, fue enviada al campo de trabajos forzados para mujeres de Beijing.

Construido en octubre de 1999, el campo de trabajos forzados para mujeres de Beijing detuvo sólo de 100 a 200 personas, principalmente drogadictos y prostitutas en julio del 2000. Pero a raíz de la persecución a Falun Gong, el número se disparó a casi 1500 en 2002. Seis de un total de siete unidades se dedicaron a perseguir a Falun Gong, según Minghui, un sitio web con sede en Estados Unidos que documenta la persecución.

Durante meses, Wang se vio obligada a trabajar de 6 a.m. a 9 p.m. la mayoría de los días para tejer a mano exportaciones, incluidos guantes, suéteres y sombreros. A veces no se le permitía dormir hasta terminar el trabajo.

Estos pedidos fueron realizados por empresas chinas, que subcontrataron campos de trabajo a bajo precio para obtener ganancias sustanciales.

En una ocasión Wang tardó un día entero en tejer un par de guantes. Sin embargo, la compensación fue insignificante: solo un centavo (USD 0,0015) por par.

“El gobierno te paga”, le dijo un oficial de campo. “Deberías estar agradecida. Nosotros no podríamos pagarte nada”.

Después de su liberación en agosto de 2004, Wang recibió un mensaje del campamento diciéndole que viniera a cobrar el salario no pagado: 10 centavos (USD 0.015) en total.

Además de fabricar productos baratos, todos los prisioneros, independientemente de su edad, tenían que hacer una cantidad requerida de trabajo agrícola, incluida la construcción de invernaderos, la limpieza de tierras de cultivo sin cultivar, la eliminación de malezas y la fertilización.

Por lo general, los reclusos no tenían agua caliente para lavarse, sino solo una toalla húmeda para limpiar el cuerpo. A Wang se le permitió ducharse una vez cada uno o dos meses.

Wang dijo que pudo perseverar a través de su dolor físico al aferrarse a su fe.

Tormento psicológico

Fue el tormento mental interminable, más que el esfuerzo físico, lo que llevó a Wang al borde del abismo. “Te destrozan y así [te obligan a] abandonar tu fe. Ese es su propósito: ‘transformarte’”, dijo.

Un término acuñado por el PCCh, “transformación” implica coaccionar a los practicantes de Falun Gong para que renuncien a sus creencias a través de amenazas, tormentos y lavado de cerebro. Muchos practicantes detenidos se han visto obligados a escribir declaraciones de “transformación” para anunciar la renuncia a sus creencias.

Un líder de un campo de trabajo que logre “transformar” a un gran número de practicantes será honrado como un “trabajador modelo”, una designación directamente relacionada con las bonificaciones y las oportunidades de ascenso, según Wang.

Para lograr una “tasa de transformación del 100 por ciento”, el campo de trabajo tiene como objetivo destruir la fe de los practicantes aplastando sus espíritus.

Cuando llegó por primera vez al campamento, a Wang no se le permitió dormir durante más de una semana.

La obligaron a sentarse inmóvil en un pequeño taburete en una celda de la prisión durante las 24 horas del día, mientras un preso vigilaba. “La única vez que pude ponerme de pie fue cuando fui al baño bajo la vigilancia de un guardia”, dijo Wang.

Una vez que se ha agotado la fuerza de voluntad de la víctima, los practicantes se verían obligados a firmar las llamadas “tres declaraciones” para renunciar a su fe: una declaración de garantía, una declaración de arrepentimiento y una declaración de renuncia.

Sin embargo, eso está lejos del final. “Crees que se acabó, pero acaba de empezar”, dijo Wang.

Terminó firmando las declaraciones, lo que inició un proceso completamente nuevo llamado “reeducación”.

Durante la “reeducación”, se obligaba a los practicantes a asistir a sesiones de lavado de cerebro, a ver vídeos de propaganda, a escribir “informes de pensamiento” que reflejaran sus estados de ánimo, y a cortar mentalmente su relación con Falun Gong y su fundador haciendo críticas públicas, lo que se grababa para utilizarlo en futuras propagandas del PCCh.

“Maldecir y calumniar [su creencia] una y otra vez causó el mayor sufrimiento [entre los detenidos]”, dijo Wang, y agregó que fue testigo de que muchos practicantes sufrían trastornos mentales como resultado de la tortura psicológica.

‘Muerte espiritual’

La experiencia de Wang le abrió los ojos a la tragedia que le sobreviene a alguien cuando se ve obligado a traicionar su conciencia.

Dijo que la “muerte espiritual” es fatal para los seres humanos.

Muchos practicantes que se “convirtieron” fueron obligados a mentir e incluso a golpear a sus compañeros practicantes para demostrar que habían renunciado por completo a Falun Gong.

“Cuanto más maldecía, mejor se ‘transformaba'”, dijo Wang.

El propósito de esta crueldad era “destrozar espiritualmente a una persona”, dijo. “Sabes que [la práctica] es buena, pero estás obligado a mentir contra tu corazón”.

Al final, algunas personas terminan con problemas disociativos de personalidad, según Wang.

Ella cree que la disociación mental podría resultar como consecuencia de la desolación espiritual.

Wang huyó a Australia con su hijo el 26 de enero de 2008.

La primera vez que se unió al ejercicio grupal con practicantes locales de Falun Gong en un jardín al aire libre, se conmovió hasta las lágrimas. Eso “no lo vería en absoluto [en China continental]”, dijo Wang.

“Mi hijo se ha vuelto extrovertido”, dijo Wang sonriendo. “Le gustaban mucho sus nuevos uniformes escolares”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS