Cómo una provincia renegada del Pacífico hace frente a Beijing, los sobornos y la Franja y la Ruta

Por Daniel Y. Teng
05 de Abril de 2021
Actualizado: 05 de Abril de 2021

En septiembre de 2019, dos naciones del Pacífico —las Islas Salomón y Kiribati— decidieron dejar de reconocer diplomáticamente a Taiwán para iniciar relaciones con la República Popular China (RPC). La medida fue el resultado de los continuos intentos de Beijing por socavar la posición internacional de Taiwán.

Tras la decisión del gobierno nacional de las Islas Salomón, Daniel Suidani, el primer ministro de la región más poblada de las islas, la provincia de Malaita, ha seguido manteniéndose firme en su apoyo a Taiwán, a pesar de las presiones de sus colegas federales y de Beijing.

“Lo que hemos visto con la implicación de la RPC en otros países de la región es que todo parece bastante bueno al principio, pero al final los países acaban teniendo dificultades para manejar los problemas que conlleva tratar con China”, dijo a The Australian.

“En lo que respecta a Malaita, no queremos ninguna ayuda de la RPC, ya que no queremos que se ponga ninguna traba a nuestra independencia”, añadió.

Unos bailarines con atuendo tradicional en el estadio Lawson Tama en Honiara (Islas Salomón) el 25 de noviembre de 2019. (Chris Jackson/Getty Images)

Tras ganar las elecciones provinciales en junio de 2019, Suidani dice que se le acercaron agentes que actuaban en nombre de Beijing y le ofrecieron un millón de dólares (125,200 dólares estadounidenses) para que cambiara su lealtad de Taiwán a la RPC.

“Recibí la oferta por teléfono, y me dijeron dónde estaban y que querían reunirse conmigo para discutirlo”, dice. “Sabía que tenía que adoptar una postura firme contra esa oferta, y conduje hasta donde se encontraban para poder decirles que no aceptaba”.

“Cuando llegué, tomé la decisión de que no era correcto que subiera a verlos. Llamé y les dije que no estaba en venta, y que se quedaran con su dinero”, añadió.

Suidani dijo que no podía decir si otros políticos habían recibido ofertas de soborno, pero que si Beijing estaba dispuesto a acercarse a él, era probable que otros líderes recibieran alguna proposición.

Cree que la RPC puede haber ayudado a financiar las campañas electorales de los parlamentarios, lo que puede haber impulsado la decisión del Parlamento nacional de cambiar el reconocimiento diplomático de Taiwán a la RPC.

Un grupo de manifestantes se reúne frente al edificio del Parlamento durante la conferencia de prensa del veterano político Manasseh Sogavare en Honiara, Islas Salomón, el 24 de abril de 2019. (Robert Taupongi/AFP vía Getty Images)

La posibilidad de que Beijing se inmiscuya en la democracia de las Islas Salomón no aminoró la resistencia de Suidani.

Apenas un mes después de que se produjera el cambio diplomático, Suidani, con el apoyo de sus compañeros, lanzó el Comunicado de Auki rechazando la ideología del Partido Comunista Chino (PCCh) y su Iniciativa de la Franja y la Ruta.

“Recordemos que China o la RPC no es un país ordinario como muchos otros países del mundo. Tienen la ambición global de dominar el mundo”, dijo a una multitud en la asamblea provincial.

“Por ejemplo, China tiene como objetivo abrumador los países pobres como las Islas Salomón, que no pueden pagar sus deudas y préstamos. China ha confiscado partes o puertos enteros de países que no pueden pagar sus deudas”, añadió.

En junio de 2020, durante el brote inicial de la COVID-19, Suidani contactó con Taiwán para pedir ayuda.

La medida provocó una fuerte respuesta del ministro de Asuntos Exteriores de las Islas Salomón y de la embajada china local, especialmente por referirse a Taiwán como la República de China, lo que implica que la isla es una entidad autónoma separada de Beijing.

“Una declaración tan divisiva de un primer ministro provincial amenaza la unidad del país en un momento en el que debemos trabajar juntos para evitar que la COVID-19 entre en nuestras fronteras y para no politizar el virus”, dijo el ministro de Asuntos Exteriores, Jeremiah Manele, en unas declaraciones.

Un portavoz de la embajada china respondió con este comunicado: “Las reclamaciones y acciones de los líderes provinciales de Malaita son ilegítimas, inapropiadas y totalmente erróneas. Violan la soberanía y la integridad territorial de China y hieren los sentimientos nacionales del pueblo chino”.

Días después, Suidani declaró a The Australian que el gobierno federal confiscó un cargamento de suministros médicos de Taiwán, calificándolo de “acto de desafío”.

Dado que las Islas Salomón y Kiribati han optado por alinearse con Beijing, Tuvalu, Nauru, las Islas Marshall y Palau son las restantes naciones insulares del Pacífico Sur que mantienen relaciones diplomáticas con Taiwán.

Los esfuerzos por aislar a Taiwán en la escena diplomática mundial se producen mientras Beijing continúa impulsando su poder blando en la región a través de la propaganda, la ayuda exterior y la inversión en infraestructuras en el marco de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI).

La BRI es el plan de financiación de infraestructuras globales de Beijing, y ha sido criticado por dejar a los países en desarrollo cargados de deudas.

Varios trabajadores retiran un panel del foro de La Franja y la Ruta fuera de la sede del foro en Beijing, el 27 de abril de 2019. (Greg Baker/AFP vía Getty Images)

Los gobiernos de Estados Unidos y Australia han respondido a los planes de Beijing en el Pacífico con sus propias contrainiciativas.

El ministro taiwanés de Asuntos Exteriores, Joseph Wu, ha advertido que Beijing podría acabar militarizando el Pacífico Sur más allá de la ayuda exterior y las relaciones diplomáticas, transformándolo en “otro mar de China Meridional”.

“Hemos visto informes que dicen que China está interesada en reabrir esta estación de radar en Kiribati, y en construir una base naval en la provincia occidental de las Islas Salomón”, dijo durante el Diálogo de las Islas del Pacífico de 2019.

“Desde luego, no quiero que el Pacífico se convierta en otro mar de China Meridional, donde un día todos suspiremos porque es demasiado tarde para hacer algo”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS