Compañía de gas deberá pagar multa récord de $53 millones por explosiones y muerte en Massachusetts

Por Julia Mira
27 de Febrero de 2020
Actualizado: 27 de Febrero de 2020

La compañía Columbia Gas de Massachusetts debe pagar la multa criminal más alta (USD 53 millones) impuesta a cualquier empresa de servicios públicos en los Estados Unidos por violar la Ley de Seguridad de Tuberías. La compañía se declaró culpable de dañar varias casas y matar a una persona como resultado de explosiones de gas natural en Massachusetts, según dijeron funcionarios el 26 de febrero.

La explosión de gas afectó a tres comunidades en el Valle de Merrimack, al norte de Boston, en septiembre de 2018, y la compañía aceptó pagar la multa para resolver una investigación federal sobre el incidente.

El agente del FBI Joseph Bonavolonta dijo que el incidente es un recordatorio serio de que la violación de la seguridad pública tiene un alto costo y que la seguridad pública debe establecerse como la máxima prioridad en lugar de las ganancias.

La compañía de servicios públicos dijo en un comunicado al Associated Press que asume la responsabilidad total de las explosiones que causaron daños a las comunidades.

La compañía también dijo que la resolución con la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos fue significativa en términos de abordar el efecto del desastre. Además, la empresa destacó la priorización de la mejora de la seguridad, la obtención de la confianza de los clientes y la garantía de la prestación de un servicio de calidad.

La matriz de la compañía, NiSource Inc., con sede en Merrillville, Indiana, acordó poner fin a cualquier distribución de gas o tubería en Massachusetts y vender la compañía. En consecuencia, todos los beneficios de la venta de la empresa se enviarán al gobierno federal de Massachusetts.

Las comunidades ya no querían que la compañía Columbia Gas operara en esta área y el desastre fue tan grande que dificultó que los residentes de las ciudades cercanas confiaran en la compañía para seguir avanzando, dijo el abogado Andrew Lelling a los periodistas. Agregó que la conclusión de la resolución logró principalmente ese objetivo.

La indignación se apoderó de las comunidades de Lawrence, Andover y North Andover frente a las explosiones cuando miles de hogares y negocios tuvieron que lidiar con la falta de servicios de gas en la temporada más fría durante semanas o incluso en algunos casos durante meses. Las autoridades públicas y las personas de las comunidades atacaron a la empresa por su respuesta inadecuada y pidieron a los funcionarios que asumieran la responsabilidad total.

Las explosiones dañaron y destruyeron docenas de hogares e hirieron a unas dos docenas de personas. Leonel Rondon, un residente de 18 años de edad, murió cuando una chimenea se cayó sobre su vehículo pocas horas después de haber obtenido su licencia de conducir.

Se han presentado una serie de demandas colectivas, reclamando un monto de USD 143 millones. La resolución espera la aprobación final de un tribunal.

Se dice que las líneas de gas sobrepresurizadas son las causas determinantes de las explosiones, según la Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB). La NTSB dijo que cuando la compañía reemplazó las viejas tuberías de hierro fundido en Lawrence, no tuvo en cuenta los sensores de presión importantes que causaban que el gas sobrepresurizado desbordara el sistema de distribución del vecindario a niveles incontrolados.

La compañía Columbia Gas rompió los estándares mínimos de seguridad tanto para iniciar como para detener la operación de las líneas de gas a través de un “patrón de indiferencia flagrante”, dijo Lelling, según los hallazgos de los investigadores federales.

Aparentemente, la compañía sabía que su negligencia en dar cuenta de las líneas de control en los proyectos de construcción podría llevar a una tragedia, como reveló un aviso interno distribuido en 2015, pero aún así actuó de manera irresponsable para aumentar los ingresos netos, saboteando la seguridad pública, dijeron las autoridades.

Bonavolonta también agregó que Columbia Gas reclutó a trabajadores que no estaban bien capacitados ni tenían experiencia. La compañía tampoco mantuvo registros confiables de las líneas de control simplemente porque era demasiado costoso y no informó a las autoridades de la ciudad de Lawrence sobre los proyectos de construcción. La compañía no pudo proporcionar a los investigadores de NTSB una lista completa de sus clientes poco después de que estallara la explosión.

“Este desastre fue causado por una falla administrativa completa de Columbia Gas”, dijo Lelling.

La compañía será monitoreada por una agencia independiente hasta que se venda, para asegurarse de que no está violando las leyes estatales y federales, según Lelling.

Como resultado de esta tragedia, las autoridades federales llamaron en septiembre a todos los estados para garantizar que todos los proyectos de gas natural sean examinados y autorizados por un ingeniero profesional.

La NTSB también recomendó a las compañías de gas natural que se les exigiera instalar protecciones adicionales en sistemas de baja presión como el involucrado en las explosiones.

Descubra

Vivió 15 años con dolor y ahora viaja compartiendo el hallazgo que le cambió la vida

TE RECOMENDAMOS