Competencia entre EE.UU. y China se intensifica para dominar “Ruta de la Seda del Ártico”

Por Chriss Street
25 de Febrero de 2020
Actualizado: 25 de Febrero de 2020

Noticia de análisis

La posible apertura de una “Ruta de la Seda del Ártico” debido al descongelamiento del hielo marino entre Asia y el norte de Europa está acelerando la rivalidad geopolítica entre China y Estados Unidos.

Ninguna de las costas o posesiones insulares de China limitan con el mar Ártico, ni pretende tener soberanía sobre las plataformas continentales o el agua del Ártico, pero el líder chino Xi Jinping en 2014 declaró a China como “Potencia Polar” como “Estado Cercano al Ártico”.

Las observaciones meteorológicas realizadas por satélite durante los últimos 40 años revelan que el hielo marino de la Antártida se está ampliando, mientras que el hielo marino del Ártico se ha contraído. La combinación de la extensión media del hielo marino del Ártico está en sus niveles más bajos desde 1850 y la mejora de las tecnologías marítimas de agua fría puede conducir a la apertura de una ruta marítima septentrional de Shangai a Rotterdam y sería un 40% más corta que la ruta marítima tradicional del sur.

La Ruta Marítima Septentrional reduciría a la mitad el tiempo medio de tránsito de 37 días de China, ahorrando cientos de miles de dólares por viaje. Pero también le permitiría a China transformar radicalmente el campo de juego geopolítico evitando el tránsito por los Estrechos de Malaca y el Canal de Suez que ahora sirven como puntos de congestión de la seguridad nacional dominados por Occidente.

La zona situada sobre el Círculo Ártico representa apenas el 6% de la superficie de la Tierra, pero sus cuencas sedimentarias y plataformas continentales poco exploradas pueden contener el 13% del petróleo convencional no descubierto de la Tierra y alrededor del 30% de su gas natural convencional no descubierto, según el Servicio Geológico de Estados Unidos.

Canadá, Dinamarca (en nombre propio, las Islas Feroe y Groenlandia), Finlandia, Islandia, Noruega, Rusia, Suecia y Estados Unidos firmaron la Declaración de Ottawa en 1996 para establecer el Consejo del Ártico como un foro intergubernamental de alto nivel para promover la cooperación en el Ártico para la protección del medio ambiente y el desarrollo sostenible. Poco después de que Xi Jinping asumiera el poder, China fue acreditada como “Observador” en el Consejo Ártico en 2013.

China publicó su “Política para el Ártico” en enero de 2018 que dice que “la utilización de las rutas marítimas, la exploración y el desarrollo de los recursos del Ártico pueden tener un enorme impacto en la estrategia energética y el desarrollo económico de China”.

Para ejercer una mayor influencia a lo largo de lo que se conoce como la “Ruta de la Seda Polar” de 4000 millas, China se comprometió a financiar importantes infraestructuras portuarias y de desarrollo energético mediante la expansión de su proyecto “El Cinturón y la Ruta” (también conocido como OBOR). China declaró que la inversión se realizaría con fines económicos, pero también podía acoger buques de guerra chinos cuando fuera necesario.

El OBOR del Ártico de China provocó un importante enfrentamiento diplomático con Estados Unidos el verano pasado cuando la empresa estatal China Communications Construction Company de Beijing, que figuraba en la lista negra del Banco Mundial, ofreció al territorio autónomo danés de Groenlandia la construcción de tres aeropuertos.

Cuando el Presidente Trump respondió en agosto ofreciendo comprar Groenlandia a Dinamarca, el Wall Street Journal desestimó la medida como su última jugada de desarrollo inmobiliario. Pero el oeste de Groenlandia alberga la base de la Fuerza Aérea de EE.UU. de Thule, que es una piedra angular de la defensa de la patria de Norteamérica. La base alberga la 21ª Ala Espacial de la Fuerza Aérea que opera el Radar de Alerta Temprana de misiles balísticos y gestiona la vigilancia espacial y el control de satélites.

Beijing y Moscú declararon una “nueva era” de relaciones bilaterales en diciembre que enumeraba la energía, el comercio, la tecnología, la diplomacia y la defensa como áreas objetivo para una cooperación más profunda y amplia. El anuncio siguió la finalización y apertura del gasoducto “Power of Siberia” de 15.000 millas financiado por OBOR, que comenzó a exportar desde Rusia 5.000 millones de metros cúbicos de gas natural a China en 2020. Se espera que el gasoducto de 55.000 millones de dólares amplíe a 38.000 millones de metros cúbicos anuales para el 2024.

A pesar de haber sido advertido por el Secretario del Tesoro de Estados Unidos, Jack Lew, en 2014, sobre que la financiación debilitaría las sanciones occidentales contra la invasión rusa de Crimea, el proyecto fue descrito por la empresa rusa Gazprom Energy como parte de una empresa conjunta con OBOR de 400.000 millones de dólares para desarrollar los yacimientos de gas de Yamal en la costa ártica de Rusia.

El Secretario de Estado de EE.UU. Mike Pompeo advirtió en mayo que el “comportamiento agresivo” de China corría el riesgo de crear un “nuevo Mar de la China Meridional”, donde China está construyendo bases militares y hostigando el transporte marítimo internacional. Pompeo añadió que: “Solo porque el Ártico es un lugar de naturaleza salvaje no significa que se deba convertir un lugar de anarquía”.

***

A continuación

¿Es posible que China tome el control de la economía global?

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS