La compra de China de equipos de fútbol europeos pone la política por sobre las ganancias

12 de Julio de 2016 Actualizado: 13 de Julio de 2016

El plan de Beijing de convertir a China en una potencia del fútbol mundial ha dado lugar a varias inversiones en clubes extranjeros durante el año pasado, a pesar de los controles que existen en China sobre los capitales que salen del país.

Con el respaldo oficial del Estado, la inversión por parte de capitales privados en clubes de fútbol extranjeros se disparó en el último año. Más de diez tratos fueron cerrados desde principios del 2015 e involucraron equipos del Reino Unido, Francia Italia y España.

El último acuerdo fue anunciado la semana pasada, cuando un grupo de inversores chinos no identificados le compraron al A.C. Milan, equipo perteneciente a la Serie A y uno de los clubes europeos más exitosos de la historia, al ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi. La compra valoró al Milan en alrededor de US$ 500 millones.

El acuerdo con el A.C. Milan viene sólo un mes después que el minorista chino Suning Holdings adquiriese una participación controladora del 70% del Internazionale, otro club de la Serie A italiana, por un valor aproximado de US$ 300 millones.

En el mismo mes, el 17 de junio, los empresarios chinos Chien Lee, Zheng Nanyan, y un consorcio de otros inversores adquirieron una participación del 80% del club de fútbol francés OGC Nice, de la Ligue 1 de Francia, por una suma no revelada.

Las compras de China en el último año lo han hecho ingresar en la lista de los más influyentes en los clubes de fútbol europeos, entre las que se destacan diferentes participaciones en el club español Atlético de Madrid, los equipos de la Premier League inglesa Aston Villa y Manchester City, el equipo francés Sochaux, el checo Slavia Praga, y otros. El financiamiento chino provino de una variedad de fuentes, incluyendo empresarios individuales, tales como Wang Jianlin, empresas privadas, y empresas de propiedad estatal, tales como Citic capital.

El delantero de Milan, Carlos Bacca (I) lucha por el balón con Giorgio Chiellini de la Juventus durante la final de la Copa Tim en Roma, el 21 de mayo. Un grupo de inversores chinos pagó US$ 500 millones para adquirir el A.C. Milan. (Filippo Monteforte / AFP / Getty Images)
El delantero de Milan, Carlos Bacca (I) lucha por el balón con Giorgio Chiellini de la Juventus durante la final de la Copa Tim en Roma, el 21 de mayo. Un grupo de inversores chinos pagó US$ 500 millones para adquirir el A.C. Milan. (Filippo Monteforte / AFP / Getty Images)

Retornos financieros inciertos

La presión sobre la depreciación del yuan ha llevado a una creciente demanda de activos en el extranjero. Pero como inversiones, los clubes de fútbol han dado tradicionalmente resultados mediocres.

Los clubes de fútbol de la Ligue 1 francesa y la Serie A italiana tuvieron pérdidas en el período 2014-2015 según datos de Deloitte Annual Review of Football Finance 2016.

Incluso la Premier League, que es consistentemente una de las más lucrativas, ha visto encogerse su rentabilidad el año pasado en comparación con el año anterior, aunque en su conjunto la liga ha mejorado sus finanzas desde la década anterior al 2013 cuando la mayoría de los clubes estaban profundamente en rojo debido a la inflación en los salarios. La proporción entre los salarios y los ingresos fueron de un 61% en el período 2014-2015, 3 puntos porcentuales más que el año anterior, señaló Deloitte.

Las ganancias de algunos de los clubes más exitosos son a menudo muy pequeñas como resultado de la inflación en los salarios y el alto costo de los servicios de deuda. El Arsenal, por ejemplo, registró una ganancia previa a los impuestos de sólo 3,8 millones de libras (US$ 5 millones) en 2014, mientras que el Manchester City tuvo pérdidas de 17,7 millones de libras (unos US$ 23 millones), según el análisis del Daily Mail del Reino Unido.

Con una volatilidad en la moneda rodeando a la libra y al euro, y un clima económico pesimista en la zona euro, las perspectivas para la rentabilidad de un club de fútbol son inciertas en el mejor de los casos.

Para una comparación más tangible, podemos mirar hacia el mercado de valores. El Índice de Fútbol Europeo STOXX, que rastrea el desempeño público de las acciones de los clubes de fútbol europeos mencionados, cayó un 27,4% en los últimos 5 años. Eso es un pésimo desempeño en comparación con la ganancia de 45,2% registrado en el mismo período de referencia para el STOXX Europe Index 600.

¿El deporte o la política?

No es ningún secreto que el líder del Partido Comunista de China, Xi Jinping es un fan del fútbol.

El Consejo de Estado de China emitió edictos de reforma y desarrollo de la industria deportiva en 2014 lo que probablemente se convirtió en el reciente impulsó a la inversión china en el fútbol tanto en el país como en el extranjero. En un documento político similar emitido en marzo de 2015, Beijing pidió el convertir a China en una potencia del fútbol para el 2050.

Para potenciar la posición global del país en este deporte, Beijing se ha propuesto construir unas 20.000 escuelas de fútbol en todo el país dentro de los próximos cinco años, siguiendo el éxito de la Escuela Internacional de Fútbol Evergrande de la provincia de Guangdong, una de las mayores academias de fútbol del mundo. Este verano, los clubes de fútbol chinos también fueron noticia por pagar enormes sumas de dinero en el mercado de transferencias de talentos extranjeros.

Al igual que con la mayoría de las decisiones de negocio de las organizaciones chinas, la política es a menudo tan importante como la rentabilidad financiera. Y no es diferente en el reciente interés chino por equipos de fútbol extranjeros.

Lee y Zheng –los nuevos propietarios del OGC Nice– adujeron “razones estratégicas y financieras” en la compra del club de fútbol francés. Peter Schloss de CastleHill Partners, una consultora de agentes deportivos y medios de comunicación cuya sede está en Beijing, dijo a la revista de negocios chino Caixin que las empresas chinas que invierten en los clubes de fútbol extranjeros a menudo se benefician en “aspectos políticos y de negocios”.

¿Qué tipo de beneficios estratégicos y políticos se puede obtener?

Para los altos líderes de negocios en China el invertir en fútbol, ​​tanto extranjero como nacional, es otra manera de congraciarse con el líder de China. Desde el 2012, Xi se embarcó en una campaña “contra la corrupción” que ha investigado y retirado de las oficinas gubernamentales a varios líderes del partido y hombres de negocio.

Un líder empresarial o una compañía que promueve el fútbol da una muestra de solidaridad con Xi y ayuda en el establecimiento de su visión de China como un líder regional en el fútbol.

Quizás más importante que las razones personales, es que el ejercer control sobre las principales instituciones en el deporte Nº 1 del mundo tiene otros beneficios para el partido gobernante.

China es muy consciente del poder de las artes y la cultura, y el fútbol es la cultura deportiva dominante en el mundo en términos de alcance global. El control de Beijing sobre los clubes de fútbol extranjeros más populares, y por extensión sobre sus jugadores, es una forma más que tiene el partido para desplegar un “poder blando” a nivel mundial, promoviendo indirectamente la política exterior de China, aplacando así los aspectos problemáticos de su imagen internacional y expandiendo su influencia en términos de relaciones públicas.

Es una evidencia más que para China los réditos políticos podrían resultar tan valiosos como los ingresos monetarios.

TE RECOMENDAMOS