Con las sanciones vigentes, la táctica de Trump con Irán aprieta el acelerador

Por Petr Svab - La Gran Época
05 de Noviembre de 2018 Actualizado: 05 de Noviembre de 2018

Análisis

Irán no se ha sentido bien últimamente. Su moneda se ha derrumbado, gran parte del capital extranjero y las empresas han huido, muchas empresas nacionales están en bancarrota, y los ciudadanos comunes iraníes tienen problemas para poner comida en su mesa. Y está a punto de empeorar.

El 5 de noviembre, Estados Unidos impuso sanciones a las industrias navieras y de construcción naval iraníes y a las transacciones con su banco central y otros bancos. Más de 600 personas y empresas en Irán enfrentarán sanciones financieras. Lo que es más importante, las sanciones se dirigen al sector energético: la mayor parte de los ingresos de exportación del Irán proceden del petróleo.

“Este será el régimen de sanciones más duro que se haya impuesto a Irán”, declaró la Casa Blanca el 2 de noviembre.

“Estados Unidos ha lanzado una campaña de presión económica para negarle al régimen los fondos que necesita para avanzar con sus sangrientas intenciones”, dijo el presidente Donald Trump en la declaración.

Trump ha reprochado al régimen islámico por apoyar a terroristas, construir y distribuir misiles balísticos, mentir sobre el desarrollo de armas nucleares y una letanía de otras transgresiones.

El 8 de mayo, Trump anunció la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán y ordenó la reimposición de sanciones severas.

Estados Unidos ya había impuesto sanciones contra sectores como la industria automotriz, el oro y otros metales importantes el 6 de agosto.

El petróleo clave

Trump tiene la intención de llevar las exportaciones de petróleo iraníes a cero, una perspectiva aterradora para el régimen.

Originalmente, esa meta debía alcanzarse para el 4 de noviembre, pero está cada vez más claro que el mercado no puede dejar de consumir el crudo de Irán por completo, o al menos no tan rápido.

Las exportaciones de crudo iraníes cayeron en más de un tercio, de un máximo de unos 2,5 millones de barriles diarios en abril a unos 1,6 millones en octubre.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, anunció el 2 de noviembre que ocho importadores obtendrán exenciones para seguir comprando petróleo iraní. No los nombró, sino que los llamó “jurisdicciones”, un término que podría incluir a importadores como Taiwán, al que Estados Unidos no reconoce oficialmente como país.

China, India, Corea del Sur, Turquía, Italia, los Emiratos Árabes Unidos y Japón han sido los principales importadores de petróleo de Irán, mientras que Taiwán ocasionalmente compra cargamentos de crudo iraní pero no es un comprador importante.

A Turquía se le ha dicho que se le permitirá seguir comprando temporalmente petróleo iraní, dijo su ministro de energía a los periodistas, al igual que a Irak, siempre y cuando no pague a Irán en dólares estadounidenses, dijeron tres funcionarios iraquíes.

India y Corea del Sur también están en la lista, dijo una fuente familiarizada con el asunto que habló con la condición de anonimato. Bajo la ley de Estados Unidos, las excepciones pueden ser otorgadas hasta por 180 días.

¿Qué tan bajo puede llegar?

Trump tiene una mano fuerte para jugar contra el petróleo iraní. A principios de este año, Arabia Saudita -rival de Irán- se ofreció a llenar el agujero en el mercado que dejaría Irán con su capacidad de producción de dos millones de barriles al día. Los saudíes, así como los Emiratos Árabes Unidos (EAU), ya han comenzado a entregar lo que Irán ha dejado de exportar, a pesar de la objeción de Irán a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

La última vez que se impusieron sanciones bajo el mandato del presidente Barack Obama en 2012, Irán perdió cerca de tres quintas partes de sus exportaciones de petróleo. Pero en aquel entonces, los veinte países que importaban crudo iraní recibieron exenciones, en comparación con los ocho de Trump.

La Unión Europea ha tratado de mantener vivo el acuerdo nuclear con Irán y de encontrar maneras de evitar las sanciones estadounidenses, pero a pesar de los esfuerzos de los políticos, las empresas pueden ser cautelosas a la hora de enemistarse con Estados Unidos recurriendo al engaño.

Mientras tanto, Trump está tratando de bajar los precios del petróleo, presionando a la OPEP para que inyecte más en el mercado. En octubre y noviembre, también está vendiendo cerca de 1,3 millones de barriles a la semana de las reservas estratégicas de Estados Unidos, donde el país tiene alrededor de 650 millones de barriles para emergencias.

El presidente Donald Trump llega a la Casa Blanca el 22 de agosto de 2018. (Samira Bouaou/La Gran Época)

Y está funcionando: los precios del petróleo han caído en las últimas semanas. El Petróleo Brent pasó de unos 86 dólares por barril el 3 de octubre a menos de 73 dólares el 1 de noviembre.

“La jugada de Trump de derrumbar los precios del petróleo y luego permitir algunas exenciones sobre el petróleo iraní es pura genialidad antes de las elecciones de mitad de período”, dijo Phil Flynn, analista principal del Price Futures Group, en un informe publicado el 2 de noviembre. “Incluso con Irán vendiendo un poco de petróleo, la cantidad que se les pagará a los iraníes es sustancialmente menor”.

El bajo precio no solo afecta a Irán, sino que también impulsa la economía estadounidense, otro orgullo de Trump.

La pregunta es, ¿cuánto tiempo puede Trump mantener los precios bajos? Puede haber ganado algún crédito de lealtad con los saudíes por su mesurada respuesta al reciente asesinato de un periodista saudí-americano en la embajada saudí en Turquía. Pero la voluntad política de la OPEP contra Irán está equilibrada con su propia necesidad de dinero del petróleo. Además, las empresas estadounidenses de shale oil (petróleo de esquisto bituminoso) comenzarán a perder dinero en pozos menos rentables si los precios se mantienen bajos, dijo Flynn.

Varias veces desde que Trump asumió el cargo, el exsecretario de Estado John Kerry, arquitecto del acuerdo nuclear iraní, se habría reunido con el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Mohammad Zarif, para aconsejarle que “esperara” a la administración de Trump. Parece que el régimen está haciendo justamente eso, y en el proceso está echando a su propia gente bajo el autobús.

Se siente la presión

“Todos los precios suben cada día más […] No puedo imaginarme lo que pasará después del 13 de Aban [4 de noviembre]. Tengo miedo. Estoy preocupado. Estoy desesperado”, dijo el maestro de escuela primaria Pejman Sarafnejad, de 43 años, padre de tres hijos en Teherán.

“Ni siquiera puedo comprar arroz para alimentar a mis hijos o pagar el alquiler”.

Desde la primera ronda de restricciones en agosto, los precios del pan, el aceite de cocina y otros productos básicos se han disparado.

El arroz, uno de los alimentos básicos de la dieta iraní, se ha más que triplicado en precio desde el año pasado debido a la caída de su moneda, el rial iraní.

“Estoy muy nervioso porque ya hay escasez de algunos productos en el mercado y el rial ha perdido tanto valor”, dijo el propietario de una tienda de comestibles del Gran Bazar de Teherán. “¿Qué pasará después de la reimposición de nuevas sanciones?”

Alrededor del 70 por ciento de las pequeñas fábricas, empresas y talleres ya han cerrado en los últimos meses debido a la falta de materias primas y dinero en efectivo, según los medios iraníes.

“Tuve que cerrar mi negocio”, dijo un empresario en Teherán, que no quiso ser nombrado. “Esas empresas europeas que el año pasado corrían para hacer un trato conmigo, ahora se niegan a devolverme las llamadas”.

Las sanciones de Estados Unidos permiten el comercio de productos humanitarios como alimentos y productos farmacéuticos, pero la caída del valor del rial está poniendo a los bienes extranjeros cada vez más lejos del alcance de los iraníes comunes.

El rial ha perdido alrededor de una cuarta parte de su valor frente al dólar desde que Trump fue elegido, según el tipo de cambio oficial, que actualmente está prácticamente fijado en 42.000 riales por dólar.

Pero las empresas privadas o los particulares no pueden comprar dólares al tipo de cambio oficial, según Farsi.NET, y dependen del mercado paralelo en las casas de cambio o en las esquinas de las calles, donde un dólar valía 130.500 riales el 4 de noviembre, según Rialconverter.com, que supervisa las casas de cambio en Teherán.

El régimen ha puesto buena cara, alegando que no se preocupa por la nueva ronda de sanciones y organizando manifestaciones el 4 de noviembre donde la gente quemó banderas estadounidenses y fotos de Trump, cantando “muerte a Estados Unidos”.

Manifestantes iraníes queman un billete de dólar en una protesta frente a la Embajada de EE. UU. en Teherán, 4 de noviembre de 2018. (ATTA KENARE/AFP/Getty Images)

Algunos expertos iraníes han pedido al régimen que libere más reservas de dólares en el mercado para aliviar la presión de la divisa. Pero cada dólar que el régimen vende a sus ciudadanos es uno menos que puede utilizar para pagar a sus representantes terroristas en el extranjero. Hasta ahora, parece que el régimen ha hecho su elección.

Verdadero rostro

El régimen iraní proviene de una mezcla de influencia soviética y doctrinas de Sayyid Qutb –un padre fundador de la Hermandad Musulmana– que combinó el socialismo con el Islam para crear la explosiva mezcla ideológica detrás de muchas teocracias totalitarias en el mundo musulmán.

El Islam socialista de Qutb creó la idea del “islamismo” que deformaba el concepto de la ley islámica, la sharia, y abogaba por la “yihad ofensiva”, que luego alimentó muchos movimientos terroristas, dijo Zuhdi Jasser, presidente del Foro Islámico Estadounidense para la Democracia, en una entrevista anterior con La Gran Época.

Irán tiene un gobierno electo, pero el poder real está en manos del líder supremo, el ayatolá Jamenei, un grupo de clérigos ayatolás bajo su mando, y los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI), una rama militar al mando de Jamenei.

El propio Jamenei controla la organización Setad, un fondo de cobertura de facto con 95.000 millones de dólares en activos. Setad “tiene intereses en casi todos los sectores de la industria iraní, incluyendo las finanzas, el petróleo, las telecomunicaciones, la producción de píldoras anticonceptivas e incluso la cría de avestruces”, según un informe de investigación de Reuters de 2013.

“Esa riqueza está libre de impuestos, es de origen ilícito y se utiliza como fondo de reserva para el CGRI “, dijo el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, en un discurso pronunciado el 22 de julio.

Pompeo llamó a varios altos funcionarios iraníes por su nombre, detallando su corrupción. También enumeró una plétora de formas en que el régimen se embarca en una “misión de exportar la revolución [islámica]” al extranjero, incluyendo el apoyo financiero y material a terroristas y militantes, como Hezbolá, Hamás, los militantes chiítas en Irak y los hutíes en Yemen.

Irán ha negado apoyar a los hutíes, pero los saudíes han presentado pruebas de lo contrario, incluyendo escombros de un misil iraní disparado hacia Riad, que según los saudíes fue lanzado por los hutíes.

Acuerdo malo

Se suponía que el comportamiento beligerante de Irán desaparecería con el acuerdo nuclear de Irán, oficialmente llamado Plan de Acción Conjunto y Completo.

El acuerdo fue firmado en 2015 por la administración Obama junto con Rusia, China, el Reino Unido, Francia y Alemania. Retrasó la capacidad de Irán para construir un arma nuclear hasta 2026 a cambio de alivio en las sanciones.

Obama lo promovió como “la mejor opción”, pintando un cuadro de un Irán “que se reincorpora a la comunidad de naciones”.

Pero Irán fue en la dirección opuesta, y el año pasado anunció la intención de aumentar su gasto militar en un 150 por ciento en cinco años.

Su presupuesto para 2018 aumentó los fondos de los CGRI en un 40 por ciento, al tiempo que recortó los subsidios y las donaciones en efectivo en 5000 millones de dólares y aumentó los impuestos en un 11 por ciento, escribió Heshmat Alavi, activista iraní y contribuyente de Forbes.

Llamó a Irán “un país donde sus gobernantes consideran que los misiles balísticos son más importantes a que la gente tenga algo para comer”.

La zanahoria y el palo

A pesar de las afirmaciones de Irán de lo contrario, la administración Trump sostiene que su objetivo es cambiar el comportamiento de Irán, no su régimen.

“Estados Unidos sigue abierto a llegar a un nuevo acuerdo más amplio con Irán que bloquee para siempre su camino hacia un arma nuclear, aborde toda la gama de sus acciones malignas y sea digno del pueblo iraní”, dijo Trump en la declaración del 2 de noviembre.

Similar al enfoque de Trump hacia Corea del Norte, la administración promete el alivio de las sanciones, el restablecimiento de relaciones diplomáticas y comerciales plenas con Estados Unidos, y la cooperación económica “cuando veamos que el régimen iraní se toma en serio el cambio de su comportamiento maligno”, dijo un funcionario del Departamento de Estado a La Gran Época el 3 de noviembre.

“Estados Unidos espera que el régimen iraní piense seriamente en las consecuencias que su comportamiento está teniendo en su país –y especialmente en el pueblo iraní– y que escoja el curso de acción correcto para el futuro”, dijo el funcionario.

Con información de Reuters

***

A continuación

¿Por qué el comunismo no es tan odiado como el fascismo?

TE RECOMENDAMOS