Condenan a 5 años a hombre de Iowa por irrupción en el Capitolio el 6 de enero

Por Mimi Nguyen Ly
17 de Diciembre de 2022 2:55 PM Actualizado: 17 de Diciembre de 2022 2:55 PM

Un hombre de Iowa que estuvo entre las primeras personas que irrumpieron en el edificio del Capitolio el 6 de enero de 2021 ha sido condenado a cinco años de prisión por cinco delitos graves relacionados con la irrupción.

Douglas Jensen, de 43 años, también ha sido condenado a tres años de libertad vigilada y al pago de 2000 dólares como indemnización.

En septiembre, Jensen fue declarado culpable por un jurado de Washington D.C. de siete cargos, entre ellos cinco delitos graves, en relación con la irrupción en el Capitolio el 6 de enero de 2021, día en que los legisladores se reunieron en sesión conjunta del Congreso para contar y certificar los votos electorales relativos a las elecciones presidenciales de 2020.

Los cinco cargos de delito grave eran: agresión, resistencia o impedir a un oficial; obstrucción de un procedimiento oficial; interferir a un oficial durante un desorden civil; entrada y permanencia en un edificio o lugar restringido con un arma peligrosa; y conducta desordenada y alborotadora en un edificio o recinto restringido con un arma peligrosa, según la Fiscalía del Distrito de Columbia. El arma peligrosa a la que se refería era una navaja que Jensen llevaba en el bolsillo.

Los otros dos cargos de los que el jurado determinó que Jensen era culpable son delitos menores: alteración del orden público en un edificio del Capitolio y pasear, manifestarse o formar piquetes en un edificio del Capitolio.

Acontecimientos del 6 de enero

Las pruebas presentadas por el gobierno en el juicio afirmaron que Jensen entró ilegalmente en los terrenos del Capitolio de EE. UU. cerca de las 14.00 horas del 6 de enero de 2021 y que llevaba un cuchillo con una hoja de tres pulgadas en el bolsillo.

Los fiscales dijeron que Jensen estaba entre las 10 primeras personas que entraron en el edificio del Capitolio después de haber escalado los muros exteriores del Capitolio y trepado por una ventana rota para entrar en el edificio.

En ese momento, Jensen se encontraba al frente de una multitud que avanzaba hacia el interior de un edificio del complejo del Capitolio. Se encontró con solo un oficial la Policía del Capitolio —Eugene Goodman— que había ordenado a Jensen que se detuviera, levantara las manos y retrocediera, según los fiscales.

Pero Jensen siguió avanzando junto con la multitud mientras Goodman retrocedía y, finalmente, llegó a una escalera donde se dio la vuelta y corrió escaleras arriba en un intento de conseguir refuerzos. La multitud dejó de avanzar tras llegar a una zona en la que había varios oficiales más de la Policía del Capitolio, cerca de la Cámara del Senado.

Según un comunicado de la Fiscalía del Distrito de Columbia, Jensen fue “escoltado fuera del Capitolio después de unos 40 minutos, pero volvió a entrar poco después” por otras puertas. Según el comunicado, “[m]ientras se encontraba en la Rotonda, [Jensen] empujó y regaño a los oficiales del Departamento de Policía Metropolitana que estaban desalojando a los alborotadores del Capitolio”.

Protestors breach Capitol on Jan. 6
Un numeroso grupo de manifestantes se encuentra en la escalinata este del Capitolio tras irrumpir en su recinto en Washington, D.C., el 6 de enero de 2021. (Jon Cherry/Getty Images)

No hubo violencia ni daños materiales: Abogado defensor

Jensen fue detenido por primera vez en Des Moines el 8 de enero de 2021 y se había declarado inocente de todos los cargos.

El abogado defensor de Jensen, Christopher Davis, dijo durante el juicio con jurado que comenzó el 20 de septiembre que ninguna prueba, incluidas las imágenes de video de Jensen ese día, muestra al acusado del 6 de enero participando en ningún tipo de violencia o daño a la propiedad.

“No verán a este hombre ponerle la mano encima a nadie”, dijo Davis sobre Jensen.

Un juez federal había ordenado en julio de 2021 que Jensen saliera de la cárcel en espera de juicio, ya que no se enfrentaba a cargos relacionados con la violencia. El juez federal Timothy Kelly, nominado por Trump, dijo entonces que, aunque Jensen “claramente desobedeció” al oficial de policía del Capitolio, no estaba acusado de derribar ninguna barricada, dañar ninguna propiedad ni pelearse con nadie en el Capitolio.

Pero a principios de septiembre de 2021, Jensen tuvo que volver a la cárcel tras ser sorprendido utilizando Internet, lo que violaba una de las condiciones de su excarcelación.

Los fiscales federales solicitaron 64 meses de prisión con tres años de libertad supervisada y multas, mientras que el abogado de Jensen, Davis, pidió 27 meses de prisión.

En junio de 2021, al argumentar a favor de que Jensen quedara en libertad bajo fianza a la espera del juicio, Davis dijo en una presentación judicial que su cliente “se convirtió en víctima de numerosas teorías conspirativas que le fueron transmitidas a través de Internet por una serie de personas muy inteligentes”.

Jensen había viajado al Capitolio para observar “lo que él pensaba que iba a ser ‘La Tormenta'”, que Davis describió como “el momento en que iban a ser detenidos todos aquellos con ideologías contrarias a lo que él estaba oyendo y leyendo en Internet”. Davis recalcó que Jensen fue “a observar”.

doug jensen
Douglas Jensen de pie junto a otros manifestantes, frente a los agentes de policía del Capitolio mientras intentan impedir que la gente entre en el edificio del Capitolio en Washington el 6 de enero de 2021. (Saul Loeb/AFP vía Getty Images)

En el memorando de sentencia presentado el 9 de diciembre, Davis escribió: “Cada persona es diferente. Cada persona llega a la mesa con diferentes fortalezas, debilidades y de diferentes orígenes. Las acciones del Sr. Jensen el 6 de enero fueron alimentadas por una variedad de teorías de la conspiración, especialmente QAnon. Los antecedentes personales del Sr. Jensen lo colocan en la clara categoría de ser un caso atípico entre los acusados del 6 de enero.

“El catalizador central de su sistema de creencias está vinculado a eventos que, en un momento dado, simplemente estaban fuera de su control. Estados Unidos cita muchos casos de obstrucción, pero ninguno de estos individuos vino a DC por las razones que llevaron a Jensen a Washington el 6 de enero. Él es diferente y debe ser tratado en consecuencia”.

Los mensajes atribuidos a un personaje anónimo llamado “Q” en Internet aludían a menudo a los esfuerzos del gobierno por suprimir las libertades individuales y promover programas globalistas. Las publicaciones de Q, comúnmente conocido como QAnon, en los foros de 4chan y 8chan atrajeron la atención de un número creciente de personas con diferentes interpretaciones de las publicaciones.

Algunas personas empezaron a afirmar y creer que los mensajes sugerían que ciertos miembros de las élites sociales, económicas y políticas del mundo habían cometido crímenes atroces, como tráfico sexual infantil, abusos y canibalismo. Otra noción que las personas que atribuyen sus creencias a Q promulgan es que el expresidente Donald Trump estuvo o está luchando en secreto contra ciertas figuras de la élite durante su tiempo en la Casa Blanca y que se avecinaba una llamada “Tormenta” que implicaba arrestos masivos.

La fiscal federal adjunta Hava Mirell dijo en su alegato final del juicio con jurado el 23 de septiembre: “Doug Jensen no sería detenido hasta que obtuviera lo que vino a buscar el 6 de enero”, y agregó que era para detener la transferencia pacífica del poder, reportó KCCI.

“Doug Jensen estaba orgulloso de sí mismo el 6 de enero. Hubo héroes en el Capitolio ese día. El Sr. Jensen no fue uno de ellos”, dijo Mirell.

protest on Jan. 6
Manifestación en el National Mall de Washington, el 6 de enero de 2021, en medio de la preocupación generalizada por la integridad de las elecciones. (Mandel Ngan/AFP vía Getty Images)

La sesión conjunta del Congreso del 6 de enero de 2021 se interrumpió temporalmente cuando un grupo considerable de manifestantes entró en el edificio del Capitolio y sus alrededores. Fuera se encontraban otros miles de manifestantes, en su mayoría pacíficos, que se habían reunido ese día en Washington para expresar su preocupación por la integridad de las elecciones.

Inmediatamente después del incidente del 6 de enero de 2021 se registraron un total de cinco muertes. Tres de las muertes se determinaron finalmente como causas naturales, una de las muertes se consideró un homicidio debido a las acciones de un oficial de la Policía del Capitolio, y la otra muerte se consideró un accidente, pero el video revelado en diciembre de 2021 sugería que la persona había sido golpeada por un policía antes mientras yacía inconsciente cerca del edificio del Capitolio.

Hasta diciembre, cerca de 900 personas habían recibido cargos en los que se les acusaba de haber cometido delitos federales el 6 de enero de 2021. Más de 460 de ellas se han declarado culpables.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.