Condenan a ingenieros por robar tecnología estadounidense de chips de Micron y transferirla a China

Por Frank Fang
14 de Junio de 2020
Actualizado: 14 de Junio de 2020

TAIPEI, Taiwán— El fabricante de chips de memoria Micron obtuvo una importante victoria legal después de que una corte local declarara a dos de sus antiguos empleados culpables de pasar secretos comerciales a una empresa china.

Dos ingenieros de la empresa taiwanesa fabricante de chips United Microelectronics Corporation (UMC) filtraron la tecnología de su antiguo empleador y utilizaron los secretos comerciales en un proyecto de cooperación con el fabricante estatal chino de semiconductores Fujian Jinhua Integrated Circuit, según dictaminó la corte. Su supervisor también fue condenado por su participación en el plan.

La corte de distrito de la ciudad de Taichung, en el centro de Taiwán, sentenció el 12 de junio a los tres empleados de la UMC a una pena de 4.5 a 6.5 años de prisión. También declaró a la UMC culpable de violar la ley de Taiwán sobre secretos comerciales y le impuso una multa de 100 millones de nuevos dólares taiwaneses (unos 3.37 millones de dólares).

UMC, Fujian Jinhua, los dos ingenieros y otro empleado de UMC fueron acusados de cargos similares por los fiscales federales de EE.UU. en noviembre de 2018.

Esquema

UMC y Fujian Jinhua establecieron una asociación en enero de 2016, en la que este último proporcionó 700 millones de dólares en equipo y financiación de la investigación a la empresa de Taiwán para desarrollar un proceso de fabricación para hacer chips de memoria dinámica de acceso aleatorio (DRAM). Fujian Jinhua usaría entonces ese proceso para producir en masa los chips.

Las DRAM son chips de memoria de semiconductores que almacenan datos dentro de productos digitales.

Ese mismo mes, UMC creó un “nuevo centro de desarrollo de negocios” en la ciudad Tainan del sur de Taiwán, con el único propósito de crear el proceso de fabricación para Fujian Jinhua. El centro estaba dirigido por Chen Zhengkun, expresidente de la filial de Micron en Taiwán, Micron Memory Taiwan (MMT). Él renunció a MMT en julio de 2015, y se unió a UMC poco después.

Según la imputación de Estados Unidos, Chen reclutó a muchos empleados de MMT para trabajar en el UMC, incluyendo a Ho Chien-ting y Wang Yung-ming, que se incorporaron al UMC en noviembre de 2015 y marzo de 2016, respectivamente.

Los fiscales de Taiwán descubrieron que antes de unirse al UMC, Ho descargó los secretos comerciales de Micron para fabricar chips DRAM y los guardó en sus memorias personales. Más tarde, Ho transfirió los secretos comerciales a su ordenador del UMC. Ho también llevó documentos del MMT al UMC.

Los fiscales también encontraron que mientras Ho estaba empleado en el UMC, también recibía un salario de Fujian Jinhua.

Wang también descargó los secretos comerciales de Micron sobre la fabricación de chips DRAM y los guardó en su unidad de memoria personal. Luego subió los archivos secretos a su Google Drive, y luego accedió y descargó los archivos cuando era empleado de la UMC.

La tercera persona declarada culpable el viernes fue, Rong Le-tien, un gerente del nuevo centro de desarrollo de negocios de la UMC y un supervisor de Ho y Wang.

De acuerdo con los fiscales, Rong pidió a Wang que usara los secretos comerciales de MMT para perfeccionar el desarrollo del proceso de fabricación de DRAM de la UMC, en un intento de ahorrar tiempo y costos.

Rong fue condenado a seis años y seis meses de prisión con una multa de 6 millones de nuevos dólares de Taiwán (202,406 dólares); Ho a cinco años y seis meses con una multa de 5 millones de nuevos dólares de Taiwán (168,672 dólares); y Wang a cuatro años y seis meses con una multa de 4 millones de nuevos dólares de Taiwán (134,937 dólares).

De acuerdo con la Agencia Central de Noticias del gobierno de Taiwán, UMC dijo que apelaría el fallo, mientras que Micron dijo que acogía con satisfacción el veredicto.

El fallo de la corte de Taiwán fue la culminación de una larga batalla legal entre las tres empresas.

En diciembre de 2017, Micron presentó una demanda civil en California, nombrando a UMC y a Fujian Jinhua como acusados por el robo de los secretos comerciales de los chips DRAM de Micron, mientras que calificaba a Rong, Ho, Wang y Chen como coconspiradores, según los documentos de la corte.

Un mes más tarde, la UMC contrademanda en China. En julio siguiente, una corte china prohibió a Micron vender 26 productos de chips en el país, según Reuters.

En noviembre de 2018, UMC, Fujian Jinhua, Ho, Wang y Chen fueron imputados por los fiscales federales de EE.UU. de conspirar para robar secretos comerciales relacionados con los chips de memoria DRAM de Micron.

Al cierre de esta edición, el Departamento de Justicia de Estados Unidos no respondió a la solicitud de comentarios sobre el futuro del caso en Estados Unidos.

Las ambiciones de China en materia de semiconductores

China, que depende en gran medida de las importaciones de semiconductores del extranjero, se había fijado el objetivo de producir internamente el 70% de sus requerimientos de semiconductores para 2025, en el marco de su ambiciosa política industrial “Hecho en China 2025”.

Beijing tiene una gran necesidad de chips de memoria, como DRAM y NAND flash, y ha tratado de desarrollar su industria de memoria local.

Actualmente, el mercado de la DRAM está dominado por las empresas tecnológicas de Micron y Corea del Sur, Samsung y SK Hynix, que representan más del 90% de la cuota de mercado mundial.

El impulso estatal de China llevó a la formación de varias empresas estatales de memoria, entre ellas Fujian Jinhua, establecida en 2016 por la empresa estatal Fujian Electronics e Information Group, y los gobiernos municipales de Quanzhou y Jinjiang, ciudades situadas en el sur de la provincia de Fujian de China.

Juntos, los tres fundadores de Fujian Jinhua reunieron 37,000 millones de yuanes (unos 344 millones de dólares) para la primera fase de la inversión, según informó la prensa estatal People’s Daily en julio de 2016.

Justo antes de la acusación de Estados Unidos, el Departamento de Comercio también promulgó una prohibición de exportación contra la empresa china, citando “un riesgo significativo de que [ésta] se involucre en actividades contrarias a los intereses nacionales de Estados Unidos”.

Los medios de comunicación surcoreanos informaron que la empresa estatal china ChangXin Memory Technologies se convirtió en el primer proveedor de chips DRAM de China cuando comenzó a venderlos en febrero.

El 12 de junio, la prensa china Caixin informó que los primeros chips DRAM de fabricación nacional, hechos por ChangXin, llegaron al mercado.

Pero las ambiciones de China en cuanto a los chips de memoria todavía vacilan. Según las estimaciones de un informe de mayo de la empresa de investigación de mercado de semiconductores IC Insights, con sede en Arizona, ChangXin solo comenzó la producción limitada de sus primeros productos DRAM en el cuarto trimestre del año pasado.

Además, el gasto de capital anual de ChangXin, de 1500 millones de dólares, se debilitó en comparación con el gasto de capital combinado de 39,700 millones de dólares de Samsung, SK Hynix y Micron en 2019.

“IC Insights sigue siendo extremadamente escéptico sobre si el país [China] puede desarrollar una gran industria competitiva de memoria autóctona incluso en los próximos 10 años que se acerque a satisfacer sus necesidades de IC de memoria”, se afirma en el informe.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

¿Huawei espía a EE.UU. desde Latinoamérica?

TE RECOMENDAMOS