Condenan a investigador de Universidad de Kansas por ocultar sus vínculos con China

Por Andrew Thornebrooke
18 de Enero de 2023 8:01 PM Actualizado: 18 de Enero de 2023 8:01 PM

Un exinvestigador de la Universidad de Kansas fue sentenciado a una condena de tiempo ya cumplido sin multa ni indemnización por ocultar el trabajo que realizó en China mientras trabajaba para la universidad.

Feng “Franklin” Tao fue sentenciado el 18 de enero por un cargo de hacer una declaración falsa.

Tao fue detenido en 2019 junto con otras dos docenas de investigadores acusados de ocultar sus vínculos con China.

Fue condenado en abril de 2022 por el cargo de hacer una declaración falsa, junto con otros tres cargos de fraude electrónico. Sin embargo, los cargos de fraude electrónico fueron retirados por un juez federal en septiembre, ya que no había pruebas de que Tao recibiera una compensación monetaria por el trabajo relacionado con la beca.

En cuanto a la declaración falsa, los jurados lo declararon culpable por no revelar que había sido nombrado miembro de la Cátedra Changjiang, un programa chino de talentos, en los formularios de conflicto de intereses y en las solicitudes de subvención para obtener fondos federales.

Tao viajó a China para crear un laboratorio y contratar personal para la Universidad de Fuzhou en el marco de ese programa, pero dijo a la Universidad de Kansas que se encontraba en Alemania.

Los fiscales federales solicitaron una condena de dos años y medio para Tao. Alegaron que las acciones de Tao costaron a la escuela y a las agencias federales cientos de miles de dólares al cometer fraude contra la Universidad de Kansas, el Departamento de Energía de Estados Unidos y la Fundación Nacional de la Ciencia mintiendo sobre el trabajo que estaba realizando para la Universidad de Fuzhou en China.

Los abogados de Tao solicitaron una condena de tiempo cumplido, alegando que el caso había destruido su reputación, la estabilidad financiera de su familia y una carrera por lo demás distinguida. Su defensa también señaló que realizó el trabajo financiado por subvenciones federales.

Los restos de la Iniciativa China se tambalean

El caso contra Tao formaba parte de la Iniciativa China de la era Trump, un programa del Departamento de Justicia destinado a frenar los esfuerzos de espionaje del Partido Comunista Chino (PCCh), que gobierna China como un Estado de partido único.

La decisión del juez de no dictar una sentencia de prisión para Tao probablemente será vista como otro golpe a la legitimidad de la Iniciativa China y sus programas sucesores, que se han visto empañados por casos abandonados y acusaciones de racismo.

Este caso se produce después de varios incidentes similares ocurridos el año pasado, en los que funcionarios federales detuvieron y acusaron a personas de espiar para China para, de repente, archivar los casos sin dar razones claras.

Los fiscales federales de Nueva York, por ejemplo, abandonaron a principios de esta semana su caso contra un oficial de la policía de Nueva York acusado de presunto espionaje a favor del régimen comunista chino. No se dio ninguna razón clara para esta decisión.

La Iniciativa China y sus presuntos fracasos acabaron llevando a los críticos a acusar a los funcionarios federales de racismo y elaboración de perfiles raciales. A su vez, el Departamento de Justicia llevó a cabo una investigación interna, que no encontró indicios de parcialidad racial.

A pesar de ello, el Departamento puso fin al programa, alegando que quería evitar la “nociva percepción” de parcialidad y que, en su lugar, se centraría en las amenazas a escala nacional.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.