Condenan a libertad condicional al médico que ayudó a Ashli Babbitt herida el 6 de enero

El Dr. Austin Brendlen Harris escribió que Ashli Babbitt aún tenía pulso cuando un agente de la Policía del Capitolio de Estados Unidos le obligó a dejar de prestarle ayuda

Por Joseph M. Hanneman
04 de Febrero de 2024 10:27 PM Actualizado: 12 de Febrero de 2024 11:35 AM

Un médico californiano que prestó asistencia médica a una moribunda Ashli Babbitt el 6 de enero de 2021, pero que fue obligado por la policía a abandonar el lugar de los hechos, ha sido condenado a libertad condicional como parte de un acuerdo con la fiscalía por el tiempo que pasó en el Capitolio de Estados Unidos.

El Dr. Austin Brendlen Harris, de 43 años y residente en Granada Hills (California), fue condenado el 2 de febrero por el juez de distrito Reggie Walton a tres años de libertad condicional y al pago de una multa de 5000 dólares por el delito menor de desfilar, manifestarse o formar piquetes en un edificio del Capitolio.

Los fiscales federales recomendaron que el juez Walton condenara a Harris a 30 días de cárcel.

Aunque Harris reconoció que su presencia en el Capitolio infringía la ley, dijo que al menos le dio la oportunidad de ayudar a Babbitt, de 35 años, una veterana de las Fuerzas Aéreas de San Diego herida de muerte que recibió un disparo en el vestíbulo del presidente de la Cámara de Representantes a las 2:44 p.m. del 6 de enero.

“Él no estaba involucrado en esa zona o situación antes de oír el disparo, pero cuando la vio caer no dudó”, escribió el abogado defensor Scott Weinberg en un memorando de sentencia de cuatro páginas. “Corrió hacia ella sin pensar. Como médico que ha trabajado en muchas situaciones traumáticas importantes, esto era algo natural para él”.

“Quería ayudar a salvar su vida”, escribió Weinberg. “Desgraciadamente, justo cuando el pulso de la mujer se desvanecía y él estaba a punto de iniciar la reanimación cardiopulmonar, se vio impedido de seguir actuando, ya que las fuerzas del orden tenían que controlar a la multitud y alejar a los manifestantes de la situación, algo comprensible”.

La sentencia subestima el papel que desempeñó un agente en bicicleta de la Policía del Capitolio al impedir que Harris prestara más ayuda médica a la Sra. Babbitt.

Harris estaba de rodillas revisando la herida en la parte superior del pecho de Babbitt cuando el agente se agachó y le agarró por los hombros. El agente apartó a Harris de Babbitt, lo agarró por la chaqueta y lo empujó por el pasillo.

El agente, visiblemente enfadado, siguió empujando a Harris y ambos forcejearon por el pasillo. Es imposible oír lo que se dijeron porque la multitud gritaba a la policía.

Harris volvió atrás y pidió al agente que le devolviera su maletín médico, que seguía junto a Babbitt. El agente se lo devolvió.

“Si Harris no hubiera estado en un lugar específico dentro del edificio, no habría tenido la oportunidad de prestar ayuda a Ashli Babbitt después de que le dispararan”, escribió Weinberg.

Intentó evitar los disturbios

Babbitt, que tenía un negocio de limpieza de piscinas con su marido, viajó sola a Washington el 5 de enero y asistió al discurso del presidente Donald J. Trump en la Elipse el 6 de enero.

Se dirigió al Capitolio junto con decenas de miles de manifestantes y entró en el edificio por una ventana a las 14:23, según una detallada cronología de The Epoch Times publicada por primera vez el 5 de enero.

Aunque los documentos de la investigación del DOJ y los persistentes comentaristas en las redes sociales describen a Babbitt como una alborotadora, un examen minucioso del vídeo de la escena muestra que intentó evitar el vandalismo y la violencia que se produjeron cerca del vestíbulo de los presidentes de la Cámara.

En su memorando de sentencia solicitando pena de cárcel para Harris, los fiscales federales citaron que “animó a otros alborotadores a participar en el ataque” y que comparó “a los policías que defendían el Capitolio con nazis”.
Los fiscales reconocieron que Harris aceptó su responsabilidad por haber infringido la ley.

El doctor Austin Harris presta asistencia médica a una herida Ashli Babbitt en el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero de 2021. (JaydenX/Screenshot vía The Epoch Times)

“El gobierno también ha considerado el hecho de que Harris dejó clara su intención de aceptar la responsabilidad por sus acciones en el momento de su arresto y lo hizo en la primera oportunidad”, escribieron los fiscales.

La sentencia contra Harris es el último acontecimiento relacionado con la muerte de Babbitt, que fue tiroteada y asesinada por el teniente de la policía del Capitolio Michael L. Byrd.

El 5 de enero, Judicial Watch Inc. presentó una demanda de USD 30 millones por homicidio culposo en nombre del marido de Babbitt, Aaron, y su patrimonio. La demanda federal se presentó ante la Corte de Distrito de EE.UU. en San Diego, donde vivían los Babbitt y donde el Sr. Babbitt sigue residiendo.

En la demanda se alega que Byrd actuó con negligencia en el uso de su arma reglamentaria, no tuvo buen juicio y no se percató bien de la escena cuando disparó un solo tiro mientras Babbitt se metía por una ventana rota que daba al vestíbulo del presidente de la Cámara de Representantes. La demanda calificó el tiroteo de “asesinato por emboscada”.

El 2 de febrero, Judicial Watch anunció una demanda contra el Departamento de Justicia, alegando que el FBI está reteniendo indebidamente registros relacionados con Babbitt y Aaron Babbitt.

Esa demanda federal, también presentada en San Diego, afirma que el FBI rechazó las solicitudes de la Ley de Libertad de Información (FOIA) y nunca proporcionó los registros, incluso después de que se presentara una apelación ante el DOJ. La demanda pide a un juez que obligue al FBI a entregar los documentos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.