Conductor de autobús lleva a su mujer con alzheimer como copiloto para cuidarla

Por La Gran Época
08 de Noviembre de 2018 Actualizado: 08 de Noviembre de 2018

La Fundación Las Rosas de Chile acogió este miércoles a una mujer con Alzheimer que por años ha estado pasando sus días sentada en un autobús en el que su marido trabaja 12 horas al día.

El anciano Mario Núñez, de 71 años, no tenía con quien dejarla. Por la enfermedad de su mujer, antes de ir a trabajar desde hace dos años, cada día le tocaba bañarla, vestirla y lavarle los dientes antes de instalarla a su lado en un asiento del vehículo de la línea Liserco. en el que manejaba el trayecto entre La Serena y Coquimbo. Durante el día le tocaba parar para acompañarla al baño y hacer sus necesidades básicas.

“Yo la he cuidado solo, pero se me ha hecho muy pesada la situación, esto me tiene realmente estresado y no doy más”, dijo el esposo al medio El Día de Chile.

“Se me ha caído de la micro, a veces va durmiendo o le da frío, tiene ganas de ir al baño y debe hacer en un tarro”, agregó el anciano.

Ahora la vida de la pareja cambió. Una pasajera publicó una foto de la mujer con su historia cerca de una semana atrás, y se hizo viral.

“Me subí a la micro y todos los días es una historia distinta… Pero esta me duele. La señora que va durmiendo es esposa del conductor. Ella tiene Alzheimer y lamentablemente tiene que salir a trabajar con ella porque su jubilación no les alcanza para vivir… Ni siquiera para pagarle a una persona para que la cuide”, escribió en las redes sociales.

“Dice que las autoridades no le creen cuando a dicho que sale a trabajar con su esposa en estas condiciones”.

La Fundación las Rozas se apiadó de ambos y después de una evaluación médica acogió este miércoles a la mujer. La familia había solicitado el ingreso a la institutción desde septiembre.

“A partir de ahora nos enfocaremos en mejorar la calidad de vida de Fresia y reducir en lo que más se pueda la progresión de su enfermedad”, indicó al Diario El Día, el director administrativo del hogar n° 14 de Fundación Las Rosas, Leonardo González.

El esposo dijo que dejar a Fresia en el hogar no será una despedida, porque se seguirán viendo.

“Voy a venir a sacarla los sábados en la tarde y el domingo la devuelvo con ayuda de la nieta, para que nunca se olvide de mí, ni tampoco olvidarme de ella, porque estuvimos 28 años juntos. Es una despedida física no más porque siempre va a estar conmigo”, manifestó el hombre en las afueras del lugar.

Descubre a continuación

El alto precio de contar la verdad en China hoy


TE RECOMENDAMOS