Confíe en la ciencia y omita juguetes y ropa de género neutro

Por Annie Holmquist
25 de Mayo de 2022 2:36 PM Actualizado: 25 de Mayo de 2022 2:36 PM

Jay Deitcher, un padre que se dedica al hogar, se enorgullecía de “desvanecer las líneas de género”, un aspecto que se esforzaba por transmitir a su propio hijo. Por eso escondía la ropa de niño que llevaba balones de fútbol y en su lugar le daba a su hijo una muñeca para que la empujara en una carriola en sus paseos, dijo Deitcher a Today online.

Y luego su hijo de 2 años descubrió los tractores, y la farsa de género neutro había terminado. “Tuve que tomar una decisión”, escribe Deitcher. “Cómprarle ropa con imágenes de maquinaria pesada y hacer feliz al niño, u obligarlo a usar camisas estampadas con animales borrosos para calmarme”. Deitcher luchó al principio, tratando de interesar a su hijo en otras direcciones, pero nada funcionó, y finalmente cedió, dejando que su hijo se sumergiera en el mundo tradicional de la ropa y los juguetes orientados a la maquinaria.

Deitcher se sintió como un fracaso cuando vio que se desmoronaba su intento de crianza neutral en cuanto al género. Y a los ojos de la cultura popular que se esfuerza tanto por difuminar las líneas entre los sexos, demoliendo las llamadas construcciones sociales de los roles de género, la ropa, los juguetes y los intereses de los niños antes de que sean plenamente conscientes de su entorno, fracasó. Pero no debería tomárselo como algo personal. Desafortunadamente para él, su búsqueda siempre iba a ser una batalla cuesta arriba, ya que es bastante difícil luchar contra los hechos científicos de la biología.

Uno de esos hechos es que existen diferencias biológicas entre los sexos. Y son esas diferencias, no las normas sociales elaboradas y politizadas, las que impulsan a los niños pequeños hacia camiones y tractores y a las niñas hacia muñecas y otros juguetes de cuidado.

La investigadora sexual y autora Dra. Debra Soh explica esto en su libro, “El fin del género”.

“El género está dictado por la exposición prenatal a las hormonas, a diferencia de las normas coercitivas de género impuestas a los bebés en el momento en que salen del útero”, escribe Soh. Los niños tienden a elegir “actividades mecánicamente interesantes, como jugar con juguetes con ruedas” porque tienen niveles más altos de testosterona, recibida mientras se forman en el útero. Las niñas, por otro lado, que lidian con mucha menos testosterona, son mucho más empáticas y gravitan hacia “actividades y ocupaciones socialmente atractivas” como las que se encuentran en jugar a las muñecas o a la casa. Soh señala que estas diferencias biológicas también están presentes en los animales: “A pesar de carecer de socialización por parte de sus cuidadores u otros monos, las hembras jóvenes elegirán muñecas y los monos machos elegirán juguetes con ruedas”.

La razón por la que estas diferencias biológicas de sexo son tan importantes de entender es que la cultura popular políticamente correcta ha enseñado a los padres lo contrario. A los padres se les dice que es de suma importancia que los niños no sean alentados hacia los roles e intereses de género tradicionales, por lo que los padres van al otro extremo, como lo hizo Deitcher, dando a sus hijos las muñecas y a sus niñas los camiones. Pero como explica Soh, la biología pronto se hace cargo, dejando a los padres confundidos mientras sus hijos o hijas persiguen alegremente juguetes específicos de género a pesar de todos los intentos de condicionarlos de otra manera.

Sin embargo, tal confusión no debería ser una sorpresa, ya que es exactamente lo que sucede cuando los padres escuchan la cacofonía de voces en los medios de comunicación, el gobierno y la sociedad en general. C. S. Lewis lo describió como una táctica del diablo en sus “Cartas del Escrutopo”.

Escribiendo a su sobrino Wormwood, el demonio Escrutopo anima a su protegido a dejar que su víctima quede atrapada en la charla que circula para evitar que investigue los hechos científicos:

“Pero lo mejor de todo es no dejarle leer nada de ciencia, sino darle una gran idea general de que lo sabe todo y de que todo lo que ha aprendido en charlas y lecturas casuales son ‘los resultados de la investigación moderna’. Recuerda que estás ahí para confundirlo”.

El mensaje para nosotros hoy, entonces, es que no nos “confundamos”, pensando que solo seremos buenos padres si promovemos la neutralidad de género a nuestros hijos. A pesar de lo que dice nuestra cultura, está perfectamente bien promover juguetes y ropa específicos de género a los niños, de hecho, ¡es bueno! Y los padres que lo hacen no están sofocando la identidad de sus hijos. Simplemente están de acuerdo con los hechos de la biología y se oponen a la charla de una sociedad que piensa que lo sabe todo cuando en realidad no sabe nada.

Anima a tus hijas a ser niñas y a tus hijos a ser niños. Detenga la confusión y comience a pensar con claridad.

Este artículo fue publicado originalmente en Intellectual Takeout.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.