Congreso inicia investigación de agencias implicadas en políticas relacionadas con vacunas obligatorias

Por Matt McGregor
02 de Agosto de 2023 3:34 PM Actualizado: 02 de Agosto de 2023 3:34 PM

El presidente del Subcomité Selecto sobre la Pandemia de Coronavirus ha iniciado una investigación sobre el modo en que cuatro organismos federales llevaron a cabo los mandatos de la vacuna contra el COVID.

El congresista de Ohio Dr. Brad Wenstrup, presidente republicano del subcomité, declaró el 1 de agosto que ha solicitado “documentos, comunicaciones y orientaciones” utilizados por el Departamento de Defensa (DOD, por sus siglas en inglés), la Oficina de Gestión de Personal (OPM, por sus siglas en inglés), el Departamento de Trabajo (DOL, por sus siglas en inglés) y el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) “para elaborar sus políticas coercitivas”.

“En la audiencia del Subcomité Selecto sobre los mandatos de vacunación celebrada la semana pasada, los testigos expertos destacaron el abuso de poder ejecutivo y el desprecio de las libertades individuales por parte de la Administración Biden, que se tradujeron en la interrupción del empleo, la disminución de la preparación militar y el aumento de la desconfianza en las autoridades de salud pública”, afirmaba el comunicado de prensa del Subcomité. “El Subcomité Selecto busca más información del DOD, la OPM, el DOL y el HHS sobre cualquier interferencia política de la Casa Blanca de Biden y otras organizaciones externas en los mandatos federales de la vacuna contra el COVID-19”.

Aunque el presidente Joe Biden declaró inicialmente que no ordenaría las vacunas contra el COVID en diciembre de 2020, eso cambió en septiembre de 2021, cuando puso en marcha la Orden Ejecutiva (E.O.) 14043, “Exigir la vacunación contra la enfermedad por coronavirus 2019 a los empleados federales”.

“Esta O.E. exigía que los empleados federales se vacunaran contra el COVID-19 antes del 8 de noviembre de 2021, o corrían el riesgo de ser apartados o despedidos de su empleo federal”, escribió el Dr. Wenstrup, también médico, en una carta al director de la OPM, Kiran Ahuja. “La OPM publicó unas directrices en las que se indicaba el modo en que las agencias debían hacer cumplir el mandato”.

Tras la O.E. se produjo el despido de trabajadores sanitarios, militares, empleados federales y trabajadores de muchos otros puestos que, según el Dr. Wenstrup, “se vieron obligados a elegir entre su empleo y su libertad médica”.

El subcomité está solicitando comunicaciones entre el personal de la OPM, los empleados de la Casa Blanca, los profesionales médicos y otras organizaciones relacionadas con el mandato de vacunación.

“Aunque todos los mandatos federales han sido rescindidos, anulados o terminados de otro modo desde entonces, las consecuencias perjudiciales de estas decisiones políticas siguen afectando a miles de estadounidenses, y la atroz interferencia del gobierno federal en la sagrada relación médico-paciente tendrá sin duda ramificaciones duraderas”, afirma el comunicado de prensa. “El Subcomité Selecto se compromete a llevar a cabo una investigación exhaustiva de cualquier irregularidad cometida por funcionarios del gobierno y pretende ofrecer respuestas sobre los mandatos de la vacuna contra el COVID-19 al pueblo estadounidense”.

En marzo de 2023, dijo el Dr. Wenstrup, alrededor de 17,000 militares se habían negado a recibir la vacuna.

“Alrededor de la mitad de esos miembros han sido dados de baja y unos pocos consiguieron exenciones temporales o permanentes”, escribió el Dr. Wenstrup en una carta al secretario del Departamento de Defensa, Lloyd Austin. “A 10 de enero de 2023, las fuerzas armadas tenían decenas de miles de solicitudes de exención pendientes. Esto plantea serias preocupaciones sobre el efecto del mandato de vacunación en la preparación militar”.

La audiencia del Subcomité

La semana pasada, la audiencia del subcomité, “Because I Said So: Examining the Science and Impact of COVID-19 Vaccine Mandates, escuchó a testigos expertos sobre los efectos de los mandatos.

“Tanto los testigos de la minoría como los de la mayoría declararon el aumento de las dudas sobre las vacunas en todo Estados Unidos, provocado por la erosión de la confianza pública en el gobierno y en los funcionarios sanitarios”, afirmaba el comunicado de prensa del subcomité sobre las audiencias. “Los miembros y testigos del Subcomité Selecto describieron las desgarradoras repercusiones personales y profesionales experimentadas por innumerables estadounidenses cuando decidieron ejercer su autonomía corporal”.

El Dr. Kevin Bardosh, profesor adjunto afiliado de la Universidad de Washington, destacó los resultados de su trabajo de investigación sobre el impacto social de la obligatoriedad de la vacuna.

“Nuestro análisis sugiere firmemente que las políticas de vacunación obligatoria contra el COVID-19 han tenido efectos perjudiciales sobre la confianza pública, la confianza en las vacunas, la polarización política, los derechos humanos, las desigualdades y el bienestar social”, dijo el Dr. Bardosh al subcomité.

La reportera Allision Williams contó al subcomité que fue despedida de ESPN por no vacunarse.

Durante ese tiempo, estaba intentando tener un bebé, y su médico personal aprobó su rechazo a la vacuna.

“Sin más, recién embarazada, me despojaron de mi trabajo, de mi seguro médico y de que mis decisiones personales y médicas fueran tema de noticias nacionales”, dijo la Sra. Williams. “Es difícil explicar lo que supone que te quiten tanto por hacer lo que en tu corazón y en tu mente sabes que es lo correcto para ti y para tu familia. El costo financiero que supuso para mi familia y para tantas otras como nosotros fue importante, y aún perdura”.

Danielle Runyan, abogada principal del First Liberty Institute, una organización jurídica cristiana sin ánimo de lucro con sede en Texas que litiga casos de derechos constitucionales, defendió a un grupo de Navy SEALs que rechazaron la vacuna.

Dijo al subcomité que el Departamento de Defensa emprendió “acciones coercitivas y punitivas”.

“De hecho, el jefe de Operaciones Navales emitió una política que amenazaba a los objetores religiosos con la pérdida de sus carreras, deudas potencialmente paralizantes y la separación involuntaria”, dijo la Sra. Runyan. “También establecía que la Marina podría solicitar la recuperación de las primas aplicables, las pagas especiales y de incentivo, y el coste de la formación y la educación de los miembros del servicio que rechazaran la vacuna. Para el personal de operaciones especiales, como los SEAL, esto significaba que la Marina amenazaba con obligar a cada uno de ellos a devolver más de un millón de dólares. Aunque los que tenían objeciones religiosas no entraban en la categoría de objetores, eran tratados duramente como tales”.

Un manifestante sostiene una pancarta y una bandera mientras participa en una concentración contra la vacuna contra el COVID-19, en Santa Mónica, California, el 29 de agosto de 2021. (Ringo Chiu/AFP vía Getty Images)

“Políticas coercitivas” que generan desconfianza

El Dr. John Lynch, profesor asociado de Medicina y Alergia y Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, señaló el aumento de la desconfianza en los funcionarios de salud pública que, según él, provocaron los mandatos.

“Ha habido resistencia a los requisitos de la vacuna contra el COVID-19 al difundir información errónea”, dijo el Dr. Lynch. “Es importante comprender estas perspectivas y encontrar formas de mejorar la confianza en las vacunas y en la salud pública”.

El Dr. Wenstrup comenzó la audiencia afirmando que las “políticas coercitivas” de COVID no se basaban en la ciencia, lo que provocó la desconfianza.

Recordó a la audiencia que, bajo la administración del expresidente Donald Trump, candidatos como el presidente Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris declararon públicamente que no se vacunarían.

“Y luego esa misma persona llega al cargo y te obliga a aplicártela”, dijo el Dr. Wenstrup. “Sólo tengo una licenciatura en psicología, pero entiendo la naturaleza humana. Ejercí la medicina privada durante 26 años. He visto a miles y miles de pacientes. Parte de eso consiste en averiguar la mejor forma de llegar a tus pacientes para que te comprendan, confíen en ti”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.