Consejo de Seguridad de la ONU bloquea peticiones rusas para investigar armas biológicas en Ucrania

Y Moscú convoca a la embajadora del Reino Unido por el ataque a la Flota del Mar Negro, sin detalles aún sobre el resultado de la reunión de 30 minutos

Por Adam Morrow
03 de Noviembre de 2022 2:14 PM Actualizado: 03 de Noviembre de 2022 2:14 PM

Los llamados de Moscú para una investigación formal sobre las afirmaciones de que EE.UU. está ejecutando un programa encubierto de armas biológicas en Ucrania fueron frustrados en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU). El rechazo se dio después que Estados Unidos, el Reino Unido y Francia votaron en contra de la propuesta.

En la votación, que tuvo lugar el 2 de noviembre, solo Rusia y China votaron a favor de la propuesta, mientras que los restantes 10 miembros no permanentes del consejo se abstuvieron de emitir su voto.

Poco después, Dmitry Polyansky, representante adjunto de Rusia en la ONU, expresó su decepción por el resultado de la votación.

“Estamos extremadamente decepcionados por el hecho de que el consejo no empleó el mecanismo de la Convención sobre Armas Biológicas y Tóxicas”, dijo Polyansky, según la agencia de noticias TASS de Rusia.

Un dragaminas de la armada rusa patrulla el puerto de Sebastopol, Ucrania, el 10 de marzo de 2014. (Viktor Drachev/AFP vía Getty Images)

La Convención de Armas Biológicas, que entró en vigor en 1975, prohíbe a los signatarios desarrollar, producir o usar armas biológicas y tóxicas.

“Independientemente del resultado de la votación de hoy, todavía tenemos preguntas para Estados Unidos y Ucrania”, dijo Polyansky.

Moscú, agregó, “seguirá esforzándose por establecer todos los hechos relacionados con las actividades de los laboratorios biológicos estadounidenses en Ucrania”.

Washington y Kiev, por su parte, han dicho que la acusación es una “teoría de la conspiración”.

Cuando la propuesta se presentó por primera vez la semana pasada, Linda Thomas-Greenfield, enviada de Washington ante la ONU, describió las afirmaciones como “puras fabricaciones presentadas sin una pizca de evidencia”.

En su intervención ante los miembros del Consejo, el 27 de octubre, dijo que las acusaciones de Moscú eran “un intento para distraer de las atrocidades que las fuerzas rusas están llevando a cabo en Ucrania y una táctica desesperada para justificar una guerra injustificable”.

No es la primera vez que Rusia hace tales afirmaciones. En marzo, solo unas semanas después del lanzamiento de su “operación militar especial” en Ucrania, Moscú acusó a Estados Unidos de utilizar laboratorios ucranianos para el desarrollo de armas biológicas.

En ese momento, el portavoz del Pentágono, John Kirby, dijo que la acusación era “propaganda rusa clásica”, mientras que el Departamento de Estado de EE.UU. acusó a Moscú de “inventar falsos pretextos… para justificar sus horribles acciones en Ucrania”.

Sin embargo, a pesar de las repetidas negativas tanto de Kiev como de Washington, el presidente ruso, Vladimir Putin, ha seguido dando voz al reclamo.

El 26 de octubre, en una reunión de jefes de seguridad de las naciones aliadas, Putin describió a Ucrania como un “instrumento de la política exterior de Estados Unidos” y un “sitio de prueba para experimentos biológicos militares”.

Moscú convoca al enviado del Reino Unido

En un acontecimiento relacionado, el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso convocó el 3 de noviembre a la embajadora del Reino Unido, Deborah Bronnert, por las afirmaciones de que “especialistas” militares británicos desempeñaron un papel en un ataque la semana pasada a la Flota del Mar Negro de Rusia.

El 29 de octubre, barcos navales rusos en el puerto de Crimea en Sebastopol, donde tiene su sede la Flota del Mar Negro, fueron atacados por múltiples aviones no tripulados por aire y agua. Según fuentes rusas, un barco de barrido de minas sufrió daños leves en el ataque.

Poco después, el Ministerio de Defensa ruso acusó a Ucrania de llevar a cabo el ataque “bajo la dirección de especialistas británicos”.

El ministerio afirmó además que la misma unidad de “especialistas británicos” había sido responsable de un ataque en septiembre contra un gasoducto estratégico que conecta los campos de gas en Rusia con el norte de Europa.

Las afirmaciones del Kremlin provocaron enérgicas negativas de los funcionarios de Londres.

“Estamos monitoreando cuidadosamente la situación, pero es correcto no dejarse llevar por este tipo de distracciones que son parte del libro de jugadas ruso”, dijo el 1 de noviembre un portavoz de Rishi Sunak, el recién nombrado primer ministro del Reino Unido.

Sin embargo, al día siguiente, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, les dijo a los periodistas que su ministerio planeaba convocar a Bronnert y presentarle pruebas de la participación británica en los ataques.

“No puede haber ninguna duda de que los servicios de inteligencia británicos estuvieron involucrados en el ataque terrorista a la Flota del Mar Negro con base en Sebastopol… y en el acto de sabotaje contra el oleoducto Nord Stream”, dijo Zakharova.

Añadió que el embajador británico recibiría “materiales relevantes” relativos a las afirmaciones de Moscú, que posteriormente “se pondrían a disposición del público en general”.

En la mañana del 3 de noviembre, Bronnert llegó al edificio del Ministerio de Relaciones Exteriores en Moscú, donde una pequeña multitud coreaba consignas contra el Reino Unido y sostenía pancartas que decían “Gran Bretaña es un estado terrorista”.

Al parecer, permaneció dentro del Ministerio de Asuntos Exteriores durante unos 30 minutos antes de abandonar el edificio, según reportajes.

Al momento de escribir este artículo, no hubo una declaración inmediata de las autoridades rusas o del Reino Unido con respecto a lo que se discutió en la reunión.

Con información de Reuters.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.