Consejos de una joven educada en casa: el tiempo que su hijo pase con usted solo trae beneficios

Por The Epoch Times
29 de Abril de 2021 6:28 AM Actualizado: 29 de Abril de 2021 6:30 AM

En medio de esta pandemia del virus del PCCh, muchas familias han tenido que adaptarse a las nuevas circunstancias. Uno de esos cambios ha dejado a la gente especialmente alterada: la educación en casa.

Las familias que antes estaban acostumbradas a la rutina de la escuela y el trabajo se vieron obligadas a explorar nuevas vías. Pero algunos miembros de la sociedad quieren hacer creer a todos que este cambio de ritmo escolar en todo el mundo tiene efectos perjudiciales en el desarrollo de los niños, que la educación en casa está permitiendo el abuso infantil e impidiendo que los niños sean miembros productivos de nuestra democracia, parafraseando a la profesora de derecho de Harvard, Elizabeth Bartholet.

Esto es una noticia muy preocupante para muchas familias que han llegado a apreciar la alegría de pasar tiempo con sus hijos, algo que la clase dirigente desea evitar a toda costa. Si no es a través de las escuelas, ¿cómo se supone que van a adoctrinar a sus hijos?

La educación en casa obliga al gobierno a ceder el control nada menos que a los padres del niño. Da miedo, lo sé. A las madres y a los padres se les dice no solo que no están capacitados para criar a sus propios hijos, sino también que no merecen este “castigo” o “carga”. ¿Puedo preguntar, quién de ustedes permitiría que alguien llame a su hijo una carga en su cara? Con suerte, nadie. Sin embargo, está ocurriendo ahora mismo en nuestra sociedad.

Como alguien que ha sido educado en casa toda mi vida y que está comenzando el proceso de solicitud de ingreso a la universidad, me gustaría hacer dos cosas. En primer lugar, asegurarle que, como cuidador de su hijo, usted es realmente lo suficientemente bueno; y en segundo lugar, que, ya sea meramente temporal o permanente, su hijo no hará más que beneficiarse del tiempo que pase con usted.

No pretendo desilusionarlo La educación en casa puede ser dura. No hay un escenario mágico en el que su hijo se adapte sin esfuerzo a esta nueva forma de vida o que usted descubra al instante lo que le funciona. Pero, con el tiempo, como muchos de ustedes ya han empezado a descubrir, desarrollarán una rutina y ya no se convertirá en esta gigantesca lucha. Al fin y al cabo, la vida consiste en encontrar el equilibrio.

Tuve la suerte de tener una madre que se sentaba conmigo durante horas, entre largos turnos en el hospital, para resolver simples problemas de matemáticas. Y un padre que me prestaba demasiada ayuda cuando trabajaba en los resúmenes de los libros en la escuela primaria. Pero, por encima de todo, tuve la suerte de tener una familia que me cuidó y me animó a lo largo de mis estudios.

Sí, hubo lágrimas cuando simplemente no podía entender un concepto; y muchas veces, estoy segura, mi madre solo quería tirar la toalla, pero me alegro que no lo hiciera. Además de sobresalir en mis estudios bajo la dirección de mis padres, también pude aprender muchas cosas que no se enseñan en las escuelas tradicionales.

Tuve la oportunidad de madurar y aprendí a cuidar de una casa y entender la cantidad de trabajo que le implicaba a mis padres ganar un dólar. Cuando nacieron mis hermanos, aprendí a poner a los demás en primer lugar. Como ventaja adicional, al ser educada en casa, he tenido la increíble oportunidad de conocer a mis hermanos más allá del tiempo libre que te da la escuela.

Sí, seré la primera en admitir que la educación en casa es difícil y no funciona para todas las familias, pero no puedo agradecer lo suficiente a mis padres por haberlo probado y ver que sí nos funcionó.

Al terminar este año escolar, les pido que reflexionen sobre este tiempo dedicado a la educación de sus hijos y sepan que, aunque no lo parezca, ha marcado la diferencia en la vida de todos y cada uno de ellos.

A medida que me acerco al final de mi educación secundaria, sé que pasaré gran parte de mi tiempo reflexionando sobre los últimos 12 años de mi vida y dando gracias a Dios por haber tenido unos padres que estaban dispuestos a probar algo temible, algo diferente y algo nuevo.

Victoria M. Kiper, lectora

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente las de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.