Consejos para hospedar en las festividades sin estrés

Por RACHAEL DYMSKI
21 de Noviembre de 2020
Actualizado: 21 de Noviembre de 2020

Se acerca la temporada de festividades, y de acuerdo con el tema del 2020, probablemente nos parecerá diferente a lo que ha sido en años anteriores. Reunirnos de cualquier forma para las festividades puede ayudar a restaurar la sensación de normalidad en un año turbulento, aunque algunos acogeremos multitudes más pequeñas de lo que estábamos acostumbrados, otros solo podrán ver a su familia virtualmente debido a las restricciones de los viajes.

Hay mucha presión en torno a la idea de ser anfitrión durante las festividades. Durante años, he sido anfitrión con los puños cerrados y una sensación de ansiedad. Quería que mi casa estuviera perfecta, que mis fotos y mis almohadas encajaran bien. Necesitaba que mi mesa pareciera sacada de una revista, y que mi comida fuera hermosa y deliciosa. La cantidad de trabajo que implicaba este esfuerzo me dejaba exhausta antes de empezar a hospedarlos.

Después de tener hijos, me di cuenta que prestar este nivel de atención a mi casa antes que llegaran mis invitados sería imposible. Más que eso, tratar de mantener una casa perfecta con dos niños pequeños me ponía de mal humor.

A través de aplicar algunos consejos y trucos a los anfitriones he cambiado dramáticamente mi actitud hacia ellos, especialmente en esta temporada de niños pequeños. Si usted, como yo, se encuentra limitada por el tiempo pero aún quiere ofrecer su casa, aquí hay algunas ideas para probar durante las vacaciones de este año.

Preparar los platos por anticipado tanto como sea posible le dejará más tiempo para pasar con sus invitados.
(Cottonbro/Pexels)

Enfóquese en la mesa

Mi parte favorita de ser anfitrión es la mesa. Me encanta cómo se ve en todas sus formas a lo largo del día: desnuda a la luz de la mañana, aparte de un jarrón de flores, luego lista para la comida, y al final del día, cargada con platos sucios y cazuelas a medio comer. La mesa significa un lugar de pertenencia y de comunidad, un lugar de acercamiento. Me encanta la mesa por lo que representa, un círculo, donde todos nos vemos y nos sentamos a la misma altura. Ya sea que su mesa esté decorada con porcelana fina y servilletas de tela o platos de papel y manteles de plástico, su propósito —reunir a la gente— es lo que la hace hermosa.

La mesa es un lugar no solo para comer, sino para permanecer. La mayoría de las conversaciones importantes en la casa de mi infancia ocurrieron alrededor de la mesa, mucho después que los platos fueran retirados.

La hospitalidad no requiere un hogar impecable

Una vez leí en una revista que nunca debe limpiar los pisos antes de una fiesta, porque se ensuciarán de nuevo, pero debe limpiar el baño, porque es el único lugar donde la gente está garantizada a pasar tiempo sola. Siempre tengo esta idea en mente cuando me preparo para la compañía, especialmente como madre de niños pequeños. Mis invitados no necesitan entrar en una casa completamente impecable. Mucho más importante que los pisos que brillan es crear un ambiente donde la gente se sienta segura y bienvenida. Esta idea también ha ayudado cuando un huésped derrama su vaso de vino, o una gran porción de salsa de arándanos termina en el suelo. Mi casa es un recipiente para que la gente se reúna, no al revés.

Tenga algunas buenas preguntas preparadas

Una buena conversación, en la que todos tienen algo que aportar, hace que una comida sea inolvidable. El año pasado, recibí a mi familia extendida de 15 personas para el Día de Acción de Gracias. Puse una pregunta de conversación en cada mantel individual como, “¿Cuál es la cosa más útil que tiene?” o ” ¿Qué lección aprendió este año?”. Incluso en un ambiente con gente que he conocido durante la mayor parte de mi vida, aprendimos cosas nuevas el uno del otro.

Una familia en la cena de Acción de Gracias, alrededor de 1935. (FPG/Archivo de Hulton/Getty Images)

Prepárese con anticipación

No soy el tipo de cocinera que puede hablar casualmente con mis huéspedes mientras corto y revuelvo, así que trato de preparar la mayor cantidad de comida posible por anticipado. La escritora de libros de cocina Ina Garten tiene una variedad de opciones de preparación de cazuelas, guarniciones e incluso postres, en los que he confiado mucho al recibir a una gran multitud durante un período de días. Preparar con antelación me permite estar más relajada el día de la fiesta, y disfrutar con los invitados.

Limpien juntos

Solíamos recibir a un grupo de amigos en nuestra casa todos los domingos por la noche para la comida, los juegos y una buena conversación. Durante años, me negué a dejar que alguien ayudara a limpiar, siempre decía que lo haríamos después que se fueran. A menudo, estaba agotada tratando de limpiar después de un reunión de una docena de personas justo antes de iniciar la semana. Finalmente, un amigo insistió en al menos cargar el lavavajillas, mientras que otros ayudaron a lavar las ollas grandes y a limpiar la mesa. Me di cuenta de que al dejarlos ayudar, los estaba acogiendo en mi casa y en mi vida de una manera que no lo había hecho antes. Permitir que mis amigos contribuyeran a la limpieza les dio un sentido de propiedad en nuestra noche y tiempo juntos.

No todos los invitados que vienen a su casa se mostrarán interesados en ayudar a limpiar, pero permitir a esos amigos o familiares que quieran ayudar aumentará el sentido de pertenencia que sienten en su casa.

Sea cual sea el aspecto de su mesa este año, espero que esté llena de rica comida, buena conversación y un ambiente relajado, lleno de buenos recuerdos a los que querrán acudir una y otra vez.

Rachael Dymski es escritora, florista y madre de dos niñas pequeñas. Actualmente está escribiendo una novela sobre la ocupación alemana de las Islas del Canal y escribe un blog en su sitio web, RachaelDymski.com


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Descubra

El secreto de la paz mental en medio del caos que nos rodea

TE RECOMENDAMOS