Consulado chino en Houston probablemente quemó informes de espionaje, dice exdiplomático chino

Por Cathy He
24 de Julio de 2020
Actualizado: 24 de Julio de 2020

El consulado chino en Houston que recientemente fue obligado a cerrar, probablemente quemó documentos secretos que detallaban las operaciones de espionaje y las instrucciones de los dirigentes del régimen chino, de acuerdo con un exdiplomático chino.

La administración Trump, en una medida sin precedentes esta semana, ordenó al consulado chino en Houston que cerrara sus puertas, acusándolo de ser un “centro de espionaje y de robo de propiedad intelectual”.

Los bomberos locales respondieron el martes por la noche a las quejas públicas de un incendio en el consulado chino, aunque no se les permitió el acceso a las instalaciones. “Parece ser un incendio abierto en un contenedor dentro del patio de las instalaciones del consulado chino”, dijo el jefe de bomberos de Houston, Samuel Pena, al medio local KTRK.

Chen Yonglin, exdiplomático superior del consulado chino en Sydney, Australia, que desertó en 2005, dijo a The Epoch Times que el personal probablemente estaba quemando archivos sobre una serie de cuestiones delicadas, desde operaciones de espionaje hasta directivas de los órganos centrales del Partido Comunista Chino (PCCh).

Chen dijo que ellos habrían estado destruyendo documentos clasificados como “secretos” o “confidenciales”. Esto incluiría informes de espías dentro de la comunidad china; informes de inteligencia sobre organismos extranjeros críticos con Beijing, incluyendo el grupo espiritual perseguido Falun Dafa; y documentos de política interna de las autoridades centrales.

Estos son los tipos de documentos que el PCCh “no estaría dispuesto” a hacer públicos, dijo Chen.

El régimen chino tiene una clasificación más alta de “alto secreto”, señaló, pero la circulación de esos documentos está restringida a los principales líderes del PCCh. Por lo tanto, es poco probable que esos documentos se encuentren en el consulado, dijo Chen.

Cuando Chen desertó hace más de una década, reveló que el régimen tenía 1000 espías en Australia. Dijo que los consulados y embajadas chinas tienen el mandato de influenciar a los funcionarios locales y a las élites. Ellos también movilizan a los estudiantes chinos en el extranjero y a los miembros de la comunidad china para hacer avanzar la agenda del PCCh.

Chen estuvo de acuerdo con la caracterización del senador Marco Rubio (R-Fla.) del consulado de Houston de que es un “nodo central de la vasta red de operaciones de espías e influencia del Partido Comunista en Estados Unidos”, tras las noticias de la orden de EE.UU.

El consulado era de gran importancia estratégica para Beijing, dijo Chen, debido a los sectores de alta tecnología que tienen su base en la región de Houston, incluyendo las industrias aeronáuticas, biomédicas y petroleras. Chen, quien describió al PCCh como un “parásito”, dijo que el Partido se basa en el robo de tecnología estadounidense en estos campos avanzados para alimentar su crecimiento tecnológico y económico.

El director del FBI Christopher Wray dijo recientemente que la agencia tiene más de 2000 investigaciones en todo el país vinculadas a China. Wray describió el robo de tecnología y secretos comerciales de EE.UU. como a una escala “tan masiva que representa una de las mayores transferencias de riqueza en la historia humana”.

En una sesión informativa del viernes, un alto funcionario del Departamento de Estado dijo que el consulado de Houston ha estado involucrado en intentos de robar la investigación de EE.UU. sobre las vacunas para la COVID-19.

Un funcionario del Departamento de Justicia dijo que, aunque se sabe que todas las misiones diplomáticas realizan cierto nivel de actividad de espionaje, las operaciones que se ejecutan en el consulado chino en Houston “superaban con creces lo que estamos dispuestos a aceptar”.

De acuerdo con el New York Times, el jefe del Departamento de Estado para Asia Oriental y el Pacífico, David R. Stilwell, dijo que el consulado de Houston “tiene un historial de participación en conductas subversivas” y fue el “epicentro” de los esfuerzos del ejército chino para robar la investigación estadounidense.

Citando un documento de aplicación de la ley, el New York Times reportó de que las investigaciones del FBI implicaban al consulado de Houston en intentos de robar investigaciones médicas y otra información sensible de las instituciones de la zona; iniciativas para buscar a más de 50 investigadores y académicos para que se unan a los programas de reclutamiento chinos diseñados para facilitar la transferencia de investigaciones confidenciales a las instituciones chinas; y presionar a los ciudadanos chinos en Estados Unidos que son buscados por el régimen.

Stilwell también dijo que el cónsul general de Houston y otros dos diplomáticos fueron recientemente capturados usando identificaciones falsas para escoltar a viajeros chinos a un vuelo charter en el Aeropuerto Intercontinental George Bush en Houston, Texas, informó el New York Times.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


“A continuación

¿Huawei espía a EE.UU. desde Latinoamérica?”

TE RECOMENDAMOS