Contratista estadounidense muerto y tropas heridas en ataque con cohetes contra base en Irak

Por Mimi Nguyen Ly
28 de Diciembre de 2019 10:11 AM Actualizado: 28 de Diciembre de 2019 10:11 AM

Un ataque con cohetes en el norte de Irak ha matado a un contratista civil de defensa de EE.UU., así como herido a varias tropas estadounidenses e iraquíes el viernes 27 de diciembre, dijeron los funcionarios de acuerdo con múltiples informes.

Los oficiales de la Operación Inherent Resolve (OIR), la intervención militar dirigida por los Estados Unidos para derrotar al grupo terrorista ISIS, dijeron al Military Times que el ataque tuvo como objetivo un complejo militar iraquí cerca de Kirkuk, donde también están basados los miembros del servicio estadounidense, y ocurrió alrededor de las 7:20 p.m. hora local.

El ataque incluyó unos 30 cohetes disparados contra la base militar, informó The Associated Press, citando a los oficiales.

El coronel Myles Caggins, vocero de la OIR, dijo a AP que las fuerzas de seguridad iraquíes dirigían la investigación y la respuesta al ataque.

Reuters reportó, citando a oficiales estadounidenses, que los miembros del servicio presentaron heridas leves y se cree que están de regreso al servicio. El servicio de noticias también reportó, citando a un oficial, que Estados Unidos estaba investigando la posible participación de Kataib Hezbollah, un grupo terrorista musulmán chiíta apoyado por Irán.

Según Reuters, el ejército iraquí dijo en un comunicado a principios del viernes que se lanzaron varios cohetes a la base militar K1 de Irak, donde están estacionadas las fuerzas estadounidenses e iraquíes. Añadieron que fuentes de seguridad dijeron que encontraron una plataforma de lanzamiento de cohetes Katyusha dentro de un vehículo abandonado cerca de la base. La base K1, situada a 9 millas al noroeste de Kirkuk, en el norte de Irak, alberga fuerzas militares estadounidenses junto con fuerzas iraquíes de la Policía Federal y el Servicio Antiterrorista, dijeron a Reuters fuentes de seguridad. Unos 5,000 soldados estadounidenses permanecen desplegados en Irak.

Ningún grupo ha reivindicado la responsabilidad del último ataque, que es por lo menos el undécimo ataque de este tipo en los últimos dos meses y que ha tenido como objetivo un puesto de avanzada donde se alojan las tropas estadounidenses, señaló el Military Times. Sin embargo, los funcionarios estadounidenses creen que las fuerzas apoyadas por Irán son responsables de la mayoría de los ataques, y uno de ellos le dijo al medio de comunicación que los grupos apoyados por Irán han estado usando cohetes letales de 122 mm de largo alcance en sus recientes ataques.

Estados Unidos ha instado a Irak a que tome medidas para ayudar a prevenir que las bases donde permanecen las tropas estadounidenses sean bombardeadas. El secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, expresó su preocupación por los “objetivos de algunos lugares”, durante una llamada el 16 de diciembre con el entonces primer ministro iraquí Adel Abdul Mahdi, según una declaración de la oficina del líder iraquí.

A principios de diciembre, Esper advirtió que los ataques de los grupos apoyados por Irán a las bases que albergan a las fuerzas estadounidenses en Irak están empujando a todos los bandos a una escalada incontrolable.

Abdul Mahdi renunció a fines de noviembre, en medio de protestas contra el gobierno por el desempleo, la corrupción del gobierno y la falta de servicios básicos. Ahora Abdul Mahdi está cumpliendo sus deberes en calidad de guardián.

Las protestas tomaron las calles de Irak desde el 1 de octubre, cuando miles de personas salieron a manifestarse en Bagdad y el sur del país, predominantemente chiíta. El movimiento, en gran parte sin líderes, acusa al gobierno de ser corrupto y critica la creciente influencia del régimen iraní en los asuntos del Estado iraquí.

Los levantamientos masivos han dejado más de 450 muertos, la gran mayoría de ellos manifestantes, asesinados por las fuerzas de seguridad que dispararon gas lacrimógeno y munición real.

En una declaración publicada el 10 de noviembre por Estados Unidos, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, condenó los ataques de Iraq contra sus manifestantes y los medios de comunicación.

“Estados Unidos está seriamente preocupado por los continuos ataques contra los manifestantes, los activistas cívicos y los medios de comunicación, así como por las restricciones en el acceso a Internet en Iraq”, dijo Grisham. “Los iraquíes no se quedarán quietos mientras el régimen iraní drena sus recursos y utiliza grupos armados y aliados políticos para impedir que expresen pacíficamente sus opiniones”.

La administración Trump a principios de diciembre impuso sanciones a tres líderes de las milicias apoyadas por Irán en Irak por su supuesto papel en el asesinato de manifestantes iraquíes.

Esper ha dicho que los análisis de inteligencia y forenses de los cohetes y lanzadores apuntaban a grupos de milicias musulmanas chiítas apoyadas por Irán.

El reportero del Epoch Times Bowen Xiao, The Associated Press y Reuters contribuyeron a este informe.

Siga a Mimi en Twitter: @MimiNguyenLy

Descubre

¿Habría que catalogar a los cárteles mexicanos como terroristas?

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.