Controles sobre la renta y limitación de depósitos para inquilinos: Sigue siendo una mala idea

Por Walter Block
20 de Abril de 2020 3:19 PM Actualizado: 20 de Abril de 2020 3:19 PM

Comentario

Las ganancias tienden a igualarse en todas las industrias, dejando de lado el riesgo diferencial.

Si las ganancias son del 50 por ciento en la industria A, 10 por ciento en la B, y menos 20 por ciento en la C, entonces el dinero se desviará en gran medida de la C a la A. Esto hará que los rendimientos en la A bajen y aumenten en la C. Esto es solamente una tendencia. La igualación perfecta es una aspiración, pero son tendencias fuertes e irresistibles.

A menos que el gobierno intervenga y frene o incluso detenga este proceso inexorable.

Algo así parece estar ocurriendo ahora en las viviendas de alquiler. Los precios están subiendo, hay una amplia carencia en numerosas ciudades, la falta de vivienda está aumentando, y demasiadas personas que podrían permitirse alquileres bajos se han visto obligadas a dormir en sus coches.

¿Se debe todo esto a algún tipo de falla en el mercado? Ni un poco. Los inmuebles en otros sectores no sufren de este tipo de problemas. El espacio en los hoteles es considerable. No hay ninguna analogía con esta crisis en lo que se refiere a establecimientos comerciales, edificios de oficinas o fábricas. De hecho, hay un pequeño excedente en los metros cuadrados de los centros comerciales, como las ventas en línea han hecho a los supermercados lo que estos hicieron a las tiendas de abarrotes hace unas décadas.

¿Por qué esta diferencia tan marcada, abrupta y gigantesca? ¿No es todo lo mismo en el sector inmobiliario? No. Los controles de alquiler se han impuesto solo a un tipo de edificio, el residencial, no a otras variedades. Imagine si las cosas se invirtieran, es decir, que los controles de alquiler se impusieran a los inmuebles comerciales e industriales pero no a los domicilios personales. Entonces, sucedería exactamente lo contrario.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


En ese caso, todas las personas estarían instaladas en unidades de alquiler asequibles, mientras que las empresas se establecerían en ¿qué? ¿Lotes vacíos? ¿Autobuses viejos? ¿Campamentos? ¿Tiendas de campaña? Quién sabe con certeza. Solo podemos deducir de los principios económicos que este sector de la economía estaría en una situación desesperada.

¿Por qué? Porque no solo las ganancias tienden a igualarse en todo tipo de esfuerzo comercial, sino que este proceso desvía fondos de las propiedades sujetas a precios máximos. Por eso los inversores construyen departamentos de lujo (que rara vez son controlados ya que se piensa que los ricos no necesitan la “protección” del control de rentas), y en cambio no lo hacen para los indigentes y la clase media.

Los constructores no hacen tal cosa en las áreas comerciales no controladas. Hay automóviles para las clases alta, media y baja; hay restaurantes que se ajustan a los bolsillos de casi todos. Lo mismo ocurre con la ropa, los zapatos, la comida, lo que sea. Gracias a Dios por la libertad económica que prevalece ahí.

Los analfabetos económicos ahora quieren evitar que los propietarios pidan dos o tres meses de depósitos de garantía, para “ayudar” a los inquilinos. Pregúntese si esto animará a más o menos gente a invertir y mantener propiedades residenciales.

Por supuesto, incluso menos dinero fluirá a las propiedades inmobiliarias cuando estas nuevas iniciativas se lleven a cabo. Cada vez más se convertirán en condominios, espacios de oficinas, cualquier cosa para escapar a las nuevas restricciones de los derechos de propiedad de los arrendadores.

Un acuerdo general

Los economistas suelen discrepar en muchas cuestiones. Somos un grupo polémico. Pero no en los controles de rentas y otros impedimentos a los propietarios, como prohibirles que exijan depósitos estrictos en los inmuebles. Este acuerdo se extiende desde los economistas de derecha, ganadores del Premio Nobel, como Milton Friedman y Friedrich Hayek, hasta los de izquierda.

Por ejemplo, en opinión del socialista Gunner Myrdal: “El control de rentas ha constituido en ciertos países occidentales, quizás, el peor ejemplo de mala planificación por parte de gobiernos carentes de coraje y visión”.

Según Assar Lindbeck, un economista sueco del comité que elige a los ganadores del Premio Nobel: “En muchos casos, el control de alquileres parece ser la técnica más eficiente que se conoce actualmente para destruir una ciudad, excepto por los bombardeos”.

En apoyo, el Ministro de Relaciones Exteriores vietnamita Nguyen Co Thach opinó: “Los estadounidenses no pudieron destruir Hanoi, pero nosotros hemos destruido nuestra ciudad por las rentas tan bajas”.

El Senador Bernie Sanders (I-Vt.) ahora quiere extender las leyes de control de rentas a todo el país. Esto solamente empeorará las cosas. Su corazón está sin duda en el lugar correcto, pero su comprensión de la ciencia lúgubre es deplorablemente inadecuada. Él repudia a Venezuela como un estado fallido, pero es precisamente debido al tipo de control de precios que apoya para las viviendas, que es difícil obtener papel higiénico y cerveza en ese país.

¿Por qué la gente se cree esta insensatez económica para el alquiler de viviendas, pero se daría cuenta si se establecieran controles de precios para la cerveza o el papel higiénico? Tal vez esto se debe a la idea de que hay algo único sobre “la casa y el hogar”. No. El derecho económico funciona igual en todos los ámbitos de la economía.

Walter Block es el jefe de economía de la Universidad de Loyola en Nueva Orleans. También es un académico adjunto en el Instituto Mises y el Instituto Hoover.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

EE. UU.: ¿Cómo será la economía después del virus del PCCh?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.