Correos revelan papel de Fauci en documento clave que estableció narrativa sobre el “origen natural” del COVID

Por Jeff Carlson y Hans Mahncke
21 de Enero de 2022 12:47 PM Actualizado: 21 de Enero de 2022 12:47 PM

Análisis de noticias

Ha surgido nueva evidencia que sugiere que el Dr. Anthony Fauci no solo inició esfuerzos para ocultar evidencia que apuntaba a un origen de laboratorio del SARS-CoV-2, sino que dio forma activamente a un artículo académico muy influyente que excluyó la posibilidad de una fuga de laboratorio.

Los autores no reconocieron la participación de Fauci en el artículo, como debería haber sido según los estándares académicos vigentes. Tampoco lo reconoció el propio Fauci, quien negó haberse comunicado con los autores cuando se le preguntó directamente mientras testificaba ante el Congreso la semana pasada.

El artículo, Proximal Origin, fue escrito en colaboración por cinco virólogos, cuatro de los cuales participaron en una teleconferencia el 1 de febrero de 2020 que fue convocada apresuradamente por Fauci, quien se desempeña como director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), y Jeremy Farrar, quien dirige Wellcome Trust, con sede en el Reino Unido, después de que se hiciera pública la posible relación entre el Instituto de Virología de Wuhan, en China, y el brote de COVID-19.

El borrador inicial de Proximal Origin se completó el mismo día en que tuvo lugar la teleconferencia, que no se hizo pública. En particular, al menos tres autores del artículo le dijeron en privado al grupo de teleconferencia de Fauci, tanto durante la llamada como en correos electrónicos posteriores, que estaban entre un 60 y un 80 por ciento seguros de que el COVID-19 había salido de un laboratorio.

Hasta ahora, no se sabía qué papel jugó Fauci, si es que tuvo alguno, en la configuración del contenido del artículo, que formó la base principal para que los funcionarios gubernamentales y los medios de comunicación afirmaran la teoría del “origen natural” del virus. Si bien el contenido de los correos electrónicos publicados anteriormente en virtud de la Ley de Libertad de Información (FOIA) muestra que el documento Proximal Origin claramente entra en conflicto con las opiniones privadas de los autores sobre el origen del virus, no estaba claro si los autores habían reformado preventivamente sus puntos de vista para complacer a Fauci o si el propio Fauci tuvo un papel activo en la elaboración del artículo.

Como jefe del NIAID, Fauci controla una gran parte de los fondos de investigación para virólogos. Los fondos de la agencia que favorecen a al menos 3 virólogos que participaron en la redacción de Proximal Origin se han incrementado sustancialmente desde que se publicó el artículo. Cualquier interferencia de Fauci en la narración del documento supondría un grave conflicto de intereses.

Los correos electrónicos muestran que Fauci y Collins ejercieron influencia

Las notas recientemente publicadas, tomadas por el personal republicano de la Cámara, de correos electrónicos que aún permanecen en gran parte con tachaduras (que ocultan parte del contenido) apuntan claramente a que Fauci participó activamente en la configuración del artículo y su conclusión. Los legisladores republicanos obtuvieron acceso limitado a los correos electrónicos después de una batalla de meses con el organismo matriz de Fauci, el Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Los nuevos correos electrónicos revelan que el 4 de febrero de 2020, uno de los coautores del artículo, el virólogo Edward Holmes, compartió un borrador de Proximal Origin con Farrar. Al igual que Fauci, Farrar controla el desembolso de grandes cantidades de fondos para la investigación en virología.

Holmes anticipó su correo electrónico a Farrar con la nota de que los autores “no mencionaron otras anomalías, ya que esto nos haría parecer locos”. No se sabe a qué otras anomalías se refería Holmes, pero su declaración indica que Proximal Origin puede haber omitido ciertas anomalías del virus del SARS-CoV-2, lo que sugiere que el artículo puede haber estado dirigido por la narrativa desde el principio.

El Dr. Anthony Fauci (der.), del director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, habla mientras el presidente de Estados Unidos, Donald Trump (Ccentro), y el vicepresidente, Mike Pence, escuchan durante una sesión informativa sobre la pandemia de coronavirus, en la sala de prensa de la Casa Blanca, el 24 de marzo de 2020. (Drew Angerer/Getty Images)

Durante la teleconferencia de Fauci, los participantes discutieron al menos dos anomalías específicas del virus: el sitio de escisión de furina del virus, que nunca se ha observado en los coronavirus del SARS de origen natural, y la columna vertebral inusual del patógeno, que no coincide con ninguna columna vertebral de virus conocida.

Farrar compartió casi de inmediato el borrador de Holmes con Fauci y Collins por correo electrónico, mientras excluía a otros participantes de la teleconferencia. El subsiguiente hilo de correo electrónico que contiene una discusión entre los tres sugiere que la razón del secreto puede haber sido que estaban dando forma al contenido del documento en sí, algo que nunca se ha reconocido públicamente.

Es notable que el hilo de correo electrónico incluyera solo a los tres miembros principales de la teleconferencia. El uso de Farrar como un conducto para comunicarse con los autores puede haber sido visto por Fauci y Collins como una capa de negación.

Fauci y Collins expresan preocupación por el “paso en serie”

Durante un intercambio de correos electrónicos entre los hombres el 4 de febrero de 2020, Collins señaló que Proximal Origin argumentó en contra de un virus diseñado, pero que el paso en serie “todavía era una opción” en el borrador. Fauci pareció compartir las preocupaciones de Collins, señalando en una respuesta de una línea: “?? Paso en serie en ratones transgénicos ACE2”.

El paso en serie es un proceso mediante el cual un virus se manipula en un laboratorio pasándolo repetidamente a través de tejido similar al humano, como ratones modificados genéticamente, que imitan el tejido pulmonar humano. Esto es notable dado que, durante la teleconferencia del 1 de febrero, al menos tres de los autores de Proximal Origin habían advertido a Collins y Fauci que el virus podría haber sido manipulado en un laboratorio mediante pasos en serie o mediante la inserción genética de ciertas características.

El entonces director de los Institutos Nacionales de Salud, el Dr. Francis Collins, en Bethesda, Maryland, el 26 de enero de 2021. Collins renunció en diciembre de 2021. (Brendan Smialowski/AFP vía Getty Images)

Un día después de que Fauci y Collins compartieran sus comentarios, el 5 de febrero de 2020, Farrar envió un correo electrónico a Fauci y Collins indicando: “El equipo actualizará el borrador hoy y lo enviaré de inmediato; agregarán más comentarios sobre los glicanos”.

La referencia a los glicanos es notable ya que son polímeros a base de carbohidratos producidos por humanos. El impulso de Fauci, Collins y Farrar para que los autores del artículo amplíen el tema de los glicanos parece confirmar que estaban ejerciendo una influencia directa sobre el contenido de Proximal Origin.

Según Rossana Segreto, microbióloga y miembro del grupo de búsqueda de origen de virus DRASTIC, enfatizar la presencia de glicanos en el SARS-CoV-2 podría sugerir que Fauci y su grupo buscaban agregar argumentos en contra del paso en serie en el laboratorio. Un estudio posterior descubrió que la predicción de Proximal Origin sobre la presencia de los glicanos ligados a la O no era válida.

Los correos electrónicos recién publicados no revelan qué discusiones adicionales pueden haber tenido lugar entre Fauci, Collins y Farrar en los días siguientes. Quizás eso se deba en parte a que Farrar había notado en otro hilo de correo electrónico dirigido al grupo de teleconferencia de Fauci que las discusiones científicas deberían llevarse a cabo.

La versión en línea parece incorporar las sugerencias de Fauci y Collins

Once días después, el 16 de febrero de 2020, Proximal Origin se publicó por Internet. El documento defendía agresivamente un origen natural del SARS-CoV-2.

Una observación inmediata de un examen de la versión del 16 de febrero de Proximal Origin es que “glicanos”, el término que Farrar, Fauci y Collins querían enfatizar, se cita 12 veces. No sabemos hasta qué punto se discutieron los glicanos en el borrador del 4 de febrero, ya que los funcionarios del Instituto Nacional de Salud (NIH) lo ocultan.

Un elemento de particular importancia es que la versión del 16 de febrero omite cualquier mención de los ratones transgénicos ACE2 que Fauci había señalado inicialmente en su correo electrónico del 4 de febrero a Collins y Farrar. Aunque la versión del 16 de febrero de Proximal Origin reconoce que se podría haber generado un sitio de escisión de furina mediante pases en serie utilizando animales con receptores de ECA2, los animales citados en la versión del 16 de febrero eran hurones, no ratones transgénicos.

El laboratorio P4 en el campus del Instituto de Virología de Wuhan, en Wuhan, provincia de Hubei, China, el 13 de mayo de 2020. (Hector Retamal/AFP vía Getty Images)

El uso de hurones por parte de los autores es peculiar no solo porque el término “ratones transgénicos” se usó casi con certeza en la versión del 4 de febrero, sino también porque en ese momento se sabía que el Instituto de Virología de Wuhan estaba realizando experimentos de pases en serie en coronavirus usando Ratones transgénicos ACE2.

De forma aún más llamativa, la referencia a los hurones se eliminó por completo de la versión actualizada del artículo del 17 de marzo. En su lugar, se añadió un pasaje en el que se afirmaba que “este trabajo [experimentos de pasaje en serie con animales ACE2] tampoco se había descrito anteriormente” en la literatura académica, a pesar de que el trabajo del Instituto Wuhan con ratones transgénicos ACE2 se ha descrito ampliamente en documentos académicos.

Se modificó la versión publicada de Proximal Origin

Luego de la publicación por Internet de Proximal Origin el 16 de febrero de 2020, el artículo se publicó en la destacada revista científica Nature el 17 de marzo. Además de los cambios que rodean a los ratones transgénicos, se realizaron otras ediciones notables para reforzar la narrativa del origen natural.

El 6 de marzo de 2020, el autor principal del artículo, Kristian Andersen, pareció reconocer los aportes de Collins, Farrar y Fauci, cuando les envió un correo electrónico a los tres para decir: “Gracias nuevamente por su consejo y liderazgo mientras hemos estado trabajando en el documento sobre los ‘orígenes’ del SARS-CoV-2”.

Quizás lo más sorprendente es que el pasaje más citado públicamente de la versión del artículo del 17 de marzo, “no creemos que ningún tipo de escenario basado en laboratorio sea plausible”, no aparece en la versión del 16 de febrero. Además, mientras que la versión del 16 de febrero establece que “la evidencia genómica no respalda la idea de que el SARS-CoV-2 es una construcción de laboratorio”, la versión del 17 de marzo se modificó para afirmar que “la evidencia muestra que el SARS-CoV-2 no es un virus manipulado a propósito”.

Cambios similares en el lenguaje son evidentes en varias partes de la versión del 17 de marzo. Por ejemplo, una sección que decía “el análisis proporciona evidencia de que el SARS-CoV-2 no es una construcción de laboratorio” se modificó para que dijera “los análisis muestran claramente que el SARS-CoV-2 no es una construcción de laboratorio”.

Un médico hace gestos dentro de una sala de aislamiento en el Hospital de la Cruz Roja, en Wuhan, en la provincia central de Hubei, China, el 10 de marzo de 2020. (STR/AFP a través de Getty Images)

La versión del 17 de marzo también omite una sección completa de la versión del 16 de febrero que se centraba en un aminoácido llamado fenilalanina. Según Segreto, un aminoácido situado de manera similar en el virus del SARS original había “mutado en fenilalanina como resultado del paso celular en el epitelio de las vías respiratorias humanas”. Segreto supone que los autores de Proximal Origin podrían haber eliminado esta sección para no resaltar que la fenilalanina en el SARS-CoV-2 podría haber resultado de un paso en serie en un laboratorio.

El análisis de Segreto está respaldado por el hecho de que otra sección en la versión del 16 de febrero afirma que “los experimentos con [el] SARS-CoV [original] han demostrado que la ingeniería de un sitio de este tipo en la unión S1/S2 mejora la fusión célula-célula” se reformuló en la versión del 17 de marzo para omitir la palabra “ingeniería”. De hecho, mientras que la versión del 16 de febrero simplemente minimizó la posibilidad de que el virus haya sido diseñado en un laboratorio, en la versión del 17 de marzo, la palabra “diseñado” se eliminó por completo del documento.

Otra frase omitida en la versión del 17 de marzo señalaba que “curiosamente, 200 residentes de Wuhan no mostraron serorreactividad al coronavirus”. Si la frase se hubiera mantenido, habría sugerido que, a diferencia de otras regiones de China, en Wuhan no circulaban virus relacionados con el SRAS en los años previos a la pandemia. Eso hace que la propagación natural sea menos probable. La propia directora del Instituto de Virología de Wuhan, Shi Zhengli, admitió que nunca esperó que surgiera un virus relacionado con el SRAS en Wuhan. Cuando los virus surgieron de forma natural en el pasado, lo hicieron en el sur de China.

La credibilidad de Shi ya estaba siendo cuestionada por no revelar que tenía en su poder al pariente más cercano conocido del SARS-CoV-2 durante siete años, un punto que Segreto señaló desde el principio. Además, el Instituto de Wuhan desconectó toda su base de datos de secuencias virales el 12 de septiembre de 2019. A pesar de la eliminación y el ocultamiento de datos documentados del Instituto de Wuhan, el argumento central de Proximal Origin es que el SARS-CoV-2 tenía que ser natural ya que su columna vertebral no coincidía con ninguna columna vertebral conocida.

Sin embargo, incluso antes de que se publicara la versión del 17 de marzo, Segreto había declarado públicamente que el argumento central de Proximal Origin era inherentemente defectuoso, precisamente porque no había forma de saber si el laboratorio chino había publicado las secuencias virales relevantes.

Los roles de Fauci, Collins y Farrar se ocultan indebidamente

El intercambio de correos electrónicos entre Fauci, Farrar y Collins presenta una clara evidencia de que los tres hombres tuvieron un papel activo en la configuración de la narrativa de Proximal Origin. De hecho, una cuidadosa comparación de las versiones del 16 de febrero y el 17 de marzo muestra que los cambios realizados no reflejan ningún cambio fundamental en el análisis científico.

En cambio, los autores emplearon cambios lingüísticos y eliminaciones generales que parecen haber sido diseñadas para reforzar la narrativa del origen natural.

Un examen minucioso de las discusiones por correo electrónico por parte de los tres científicos también sugiere que, en primer lugar, no había justificación legal para redactar la información recién publicada.

El Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, habla con miembros de la prensa antes de un evento en el Comedor de Estado de la Casa Blanca, el 21 de enero de 2021. (Alex Wong/Getty Images)

Las revistas científicas exigen que se reconozcan las contribuciones a los artículos científicos. Según las directrices de publicación de Nature, “los colaboradores que no cumplan todos los criterios de autoría deben figurar en la sección de agradecimientos”. Las secciones recién reveladas de los correos electrónicos, aún con tachaduras, parecen confirmar que Fauci, Farrar y Collins cumplían los criterios de reconocimiento, pero sus nombres nunca han aparecido en ninguna versión publicada de Proximal Origin, lo que sugiere que los tres no querían que se conociera su participación en la creación del artículo.

Collins le pidió a Fauci que “ayudara a desmontar” la historia de Fox News

Un correo electrónico final publicado por los republicanos de la Cámara muestra que Collins le escribió a Fauci varios meses después, el 16 de abril de 2020, diciéndole que esperaba que Proximal Origin hubiera “resuelto” el debate sobre el origen, pero aparentemente no lo había hecho, ya que Bret Baier, de Fox News, informaba de que las fuentes estaban seguras de que el virus había salido de un laboratorio.

Collins le preguntó a Fauci si los NIH podrían hacer algo “para ayudar a sofocar esta conspiración muy destructiva” que parecía estar “creciendo en impulso”. Collins también sugirió que él y Fauci pidieran a la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina (NASEM) que opinara. Como se reveló en correos electrónicos anteriores publicados bajo FOIA, el grupo de Fauci había presionado a la NASEM a principios de febrero de 2020 para promover la narrativa del origen natural.

Fauci le dijo a Collins que la teoría de la fuga de laboratorio era un “objeto brillante” que desaparecería con el tiempo. Sin embargo, al día siguiente, Fauci tomó medidas de respuesta cuando descartó categóricamente la posibilidad de un origen de laboratorio de COVID-19 durante la conferencia de prensa de la Casa Blanca del 17 de abril de 2020. Al hacerlo, Fauci citó el artículo de Proximal Origin como corroboración de sus afirmaciones. En particular, Fauci fingió independencia y les dijo a los periodistas que no podía recordar los nombres de los autores. Sin que los periodistas y el público lo supieran en ese momento, cuatro de los cinco autores habían participado en la teleconferencia de Fauci del 1 de febrero de 2020.

Ahora, sabemos que Fauci participó en la elaboración del mismo artículo que citó.

La intervención de Fauci en la sesión informativa de la Casa Blanca del 17 de abril fue efectiva, ya que el interés de los medios en la teoría de la fuga de laboratorio se desvaneció rápidamente. No resurgió hasta mayo de 2021, cuando el exescritor científico del New York Times, Nicholas Wade, publicó un artículo sobre la probabilidad de una fuga de laboratorio. Wade señaló que “[un] virólogo interesado en continuar su carrera estaría muy atento a los deseos de Fauci y Farrar”.

En particular, Segreto planteó una preocupación similar después de que Proximal Origin se publicó por primera vez en febrero de 2020, preguntando si ciertos virólogos tenían miedo de que si se supiera la verdad, sus actividades de investigación se verían reducidas.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.