“Cortaron a la mujer y estaba viva”, relata un testigo de la sustracción forzada de órganos en China

Por La Gran Época
05 de Noviembre de 2018 Actualizado: 05 de Noviembre de 2018

El Partido Comunista Chino (PCCh) hará todo lo que esté a su alcance para impedir que la verdad salga a la luz sobre su lucrativo negocio de trasplantes y sobre cómo sustraen de forma forzada los órganos de los practicantes de Falun Dafa. Sin embargo, muchas personas con una clara conciencia de lo que ocurre se ponen de pie, y algunas de ellas hasta arriesgan sus vidas para denunciar los crímenes de lesa humanidad del régimen.

Imagen ilustrativa – Getty Imágenes | Colaborador de AFP

“No todos los órganos se venden, algunos son almacenados”, declara un testigo de primera mano. Según este oficial de policía que trabajaba para la Oficina de Seguridad Pública de la ciudad de Jinzhou, en la provincia de Liaoning al noreste de China, “Córneas, riñones, corazones, incluso extrajeron cerebros, no sé con qué propósito”.

El nombre del oficial se oculta por su seguridad, pues sabe que el PCCh cosecha órganos y admite que participó en la tortura a practicantes de Falun Dafa “muchas veces”. Pero la primera vez que fue testigo de la sustracción forzada de órganos, fue demasiado para él.

Imagen Ilustrativa – Getty Imágenes | Lintao Zhang

Luego de sufrir un terrible estrés psicológico y un trauma después de observar el sangriento crimen, aceptó una entrevista de 30 minutos con un investigador de la Organización Mundial para Investigar la Persecución a Falun Dafa (WOIPFG, por sus siglas en inglés).

“La sustracción comenzó a las 5 de la tarde del 9 de abril de 2002 y duró 3 horas”.

©The Epoch Times

En una sala de operaciones ubicada en el piso 15 del Hospital General del Comando Militar de Shenyang, del Ejército Popular de Liberación (EPL), una practicante de Falun Dafa de unos 30 años de edad fue retenida en contra de su voluntad por sus creencias.

“La interrogamos y torturamos brutalmente durante una semana”, dice el testigo. “Su cuerpo estaba cubierto de innumerables heridas y cicatrices. La shockeamos con pistolas aturdidoras, la atormentamos”.

Dos cirujanos militares entraron a la habitación. El primero era del Hospital General de la Región Militar de Shenyang del Ejército Popular de Liberación (EPL), el segundo era graduado de la Segunda Universidad Médica Militar.

El testigo dice que los cirujanos comenzaron a cortar a la mujer mientras aún estaba viva, sin usar ningún tipo de anestesia.

“Sujetaron el bisturí por el pecho. Sus manos no temblaban en absoluto”.

“Mientras la cortaron, la mujer gritó y gritó, Falun Dafa es bueno”.

Imágenes Ilustrativas – Getty Imágenes

“Dijo, ‘puedes matarme’. Básicamente, se refería a que pueden matarla, pero ¿pueden matar a cientos de millones de nosotros, que persiguen por creer y tener una fe verdadera? En ese momento, los cirujanos y los médicos militares, dudaron. Me miraron y luego miraron a nuestro oficial superior y el oficial asintió. Continuó cortando los vasos sanguíneos. Primero fue la sustracción del corazón y luego la de los riñones. Cuando la tijera cortó un vaso sanguíneo en el corazón, comenzó a convulsionar, fue extremadamente aterrador. Puedo imitar sus gritos, pero no soy bueno en eso. Sus alaridos eran como si algo estuviera llorando, llorando y entonces, ah, ahhhhh… su boca estaba abierta, sus ojos saltaban, su boca se abría. Oh Dios mío. No puedo seguir hablando de esto”.

Cuando le preguntaron el nombre de la mujer, el oficial tuvo miedo de las concrescencias de revelarlo. “No puedo decírtelo, porque solo éramos unos pocos en ese quirógrafo”.

La Coalición Internacional contra la Trata de Personas

La víctima fue torturada y violada durante un mes antes de ser asesinada.

El oficial de Jinzhou tenía 22 años en el momento de la terrorífica y cruel sustracción de órganos vivos. Dice que la señora era profesora de secundaria. Estaba casada con un obrero de la fábrica y tenían un hijo de 12 años.

©The Epoch Times

“Antes de su muerte, sufrió un abuso indescriptible. Muchos de los policías son muy pervertidos sexualmente. Usaron alicates, espéculos vaginales. No sé de dónde sacaron ese equipo. Estas cosas las presencié de primera mano. Solo lamento no haber tomado ninguna fotografía de lo que hicieron. Los policías la violaron sexualmente. Era bastante atractiva, bonita. La violaron… le hicieron tantas cosas”.

Dice que toda esta tortura no tuvo lugar en la Oficina de Seguridad Pública, sino en la parte trasera de un hotel que los oficiales alquilaron como “centro de entrenamiento”, también conocido como cárcel negra.

“Alquilamos 10 habitaciones en un edificio, hicieron estas cosas en ese edificio”.

Él testifica que nunca le hizo daño a la mujer, pero siente un remordimiento inmenso de no poder salvarla.

“Todos los demás policías tenían un rango más alto que yo, no pude salvarla”.

“Había otras cosas que eran aún más siniestras. Siento que se lo debo, cada vez que pienso en ese momento, me siento en deuda con ella. No pude salvarla”.

El oficial recuerda lo que pasó por su cabeza ese día cuando tuvo lugar el asesinato con autorización estatal. “En ese momento, mi arma estaba cargada. Incluso tuve esta idea, tenía 10 balas en mi arma y había 5 personas en esa habitación. Quería dispararles a todos”.

Estaba furioso, dice que regañó severamente a los cirujanos en el quirógrafo, gritando, “¡¿Son todavía seres humanos?!”. El oficial de 22 años fue criticado por el director de la Oficina Política de la Oficina de Seguridad Pública y degradado. Terminó abandonando la Oficina de Seguridad Pública e ingresó en el gobierno local.

Cuando el investigador elogió al testigo como “un gran hombre” por presentarse, el ex oficial no estuvo de acuerdo y dijo que es “una persona repugnante”, añadiendo que se siente muy culpable por involucrarse en la política genocida del Partido.

Aun así, añade, “quiero que más gente como yo hable, que tenga el valor de decir la verdad”.

Mira el video a continuación:

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una disciplina de meditación basada en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Temiendo a la enorme popularidad de la práctica pacífica con 100 millones de practicantes a finales de los 90, el ex jefe del Partido Comunista Chino, Jiang Zemin, ordenó al Partido que eliminara a Falun Gong y sustrajera de manera forzada los órganos de los practicantes para obtener ganancias. El genocidio continúa hasta el día de hoy.

El secreto multimillonario ilegal de China es revelado

Falun Dafa (también conocido como Falun Gong) es un sistema de meditación para el mejoramiento personal basado en los principios universales de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Fue presentado al público por el Sr. Li Hongzhi en 1992 en China. Actualmente lo practican más de 100 millones de personas en más de 120 países. Sin embargo, este sistema de meditación pacífica está siendo brutalmente perseguido en China desde 1999. Para más información, por favor visite: falundafa.org y faluninfo.net.

TE RECOMENDAMOS