Corte de Pensilvania rechaza 5 impugnaciones legales de la campaña de Trump

Por Janita Kan
14 de Noviembre de 2020
Actualizado: 14 de Noviembre de 2020

Un tribunal estatal del condado de Filadelfia rechazó el viernes los desafíos legales presentados por la campaña de Trump en un intento de impugnar más de 8300 votos emitidos en las elecciones presidenciales de 2020.

A principios de esta semana, la campaña de Trump presentó cinco peticiones separadas a la corte para una revisión de la decisión de la Junta Electoral del Condado de Filadelfia de contar los votos que parecen tener errores o irregularidades porque los votantes no anotaron su nombre o su dirección en el espacio provisto en el sobre exterior.

La Corte de Peticiones Comunes del Condado de Filadelfia negó el viernes cada petición. La corte dijo que la boleta ya contiene el nombre y dirección del votante en el sobre exterior preimpreso y que ni el llenar las secciones impresas de nombre y dirección son “requisitos necesarios para prevenir el fraude”.

“El sobre proporcionado al elector por el secretario de Estado del estado contiene una instrucción en forma de lista de verificación en el reverso del sobre que indica al elector que firme la declaración, pero no hace mención alguna de rellenar la fecha u otra información”, dicen las órdenes.

El tribunal añadió que, tras examinar las reclamaciones y la respuesta del condado, llegó a la conclusión de que la campaña “no alegaba que hubiera habido fraude, que hubiera pruebas de fraude o que las papeletas en cuestión no hubieran sido rellenadas por el elector en cuyo nombre se emitió la papeleta”.

La campaña de Trump no respondió inmediatamente a la solicitud de comentarios de The Epoch Times.

La campaña Trump se enfrenta a una batalla ardua en sus desafíos legales presentados en varios estados en disputa con el fin de proteger la integridad y la precisión de las elecciones.

Trump y su campaña han sido vocales sobre la necesidad de proteger la santidad de las urnas, argumentando que solo los “votos legales” deben ser contados. Argumentan que las papeletas de voto por correo con matasellos del 3 de noviembre pero recibidas después del día de las elecciones no deben ser contadas y que los votos que fueron contados sin la presencia de observadores republicanos en los centros de recuento también deben ser considerados “votos ilegales”. Asimismo, la campaña impugna las acusaciones de irregularidades que se produjeron el día de las elecciones o en las papeletas de voto por correo, como los casos del condado de Filadelfia.

El viernes, la campaña de Trump retiró su demanda en Arizona que buscaba una revisión de las boletas emitidas al anular el rechazo del voto por parte de la máquina de tabulación.

Mientras tanto, un juez de Michigan negó el mismo día una solicitud para bloquear la certificación de la elección y para ordenar una auditoría de los resultados en una demanda de terceros que alegaba casos de fraude electoral.

La demanda fue interpuesta por dos observadores electorales —Cheryl Costantino y Edward McCall— que alegan que los funcionarios electorales permitieron varios procesamientos fraudulentos de los votos, entre ellos decir a los trabajadores electorales que antedaten las boletas, no verifiquen las firmas en las boletas para votantes ausentes, ignoren las diferencias entre firmas y hagan pasar las boletas a pesar de su validez cuestionable.

Presentaron declaraciones juradas de varios testigos que atestiguaban el supuesto fraude electoral, así como una declaración jurada de la exsecretaria de Estado de Michigan Ruth Johnson, quien, tras examinar las acusaciones y las pruebas de la oposición, dijo que era necesaria la intervención del tribunal y que se justificaba una auditoría.

Los casos de Pensilvania se citan en In Re: Licitación de votos por correo y ausentes 2020 (Expediente no. 201100874, 201100875, 201100876, 201100877, 201100878)

Siga a Janita en Twitter: @janitakan

A continuación

El régimen chino quiere silenciar a los influencers de redes sociales con discurso disidente

TE RECOMENDAMOS