Corte Suprema rechaza apelación en caso de mensajes de texto alentando al suicidio

Por Jack Phillips
13 de Enero de 2020 5:04 PM Actualizado: 13 de Enero de 2020 5:04 PM

El lunes, el Tribunal Supremo rechazó la apelación (pdf) de una mujer de Massachusetts que fue condenada por homicidio involuntario después de haber enviado a su novio mensajes de texto en los que lo instaron al suicidio.

Michelle Carter cumple una condena de 15 meses de prisión después de haber sido enjuiciada hace tres años por la muerte de su novio, Conrad Roy III, en 2014. La sentencia fue de 30 meses de cárcel, la mitad de ellos con sentencia en suspenso, y cinco años de libertad condicional.

Sus abogados habían pedido al Tribunal Supremo que se ocupara de su caso y argumentaron que su condena de hace tres años violaba sus derechos amparados por la Primera Enmienda. En febrero de 2019, después de una apelación, el más alto tribunal de Massachusetts confirmó su condena.

En julio, cuando su petición fue presentada al Tribunal Supremo, sus abogados querían que los jueces determinaran “si la condena de Carter por homicidio involuntario, basada solo en palabras, violaba la Cláusula de Libre Expresión de la Primera Enmienda”.

“Carter no le proporcionó a Roy los medios para su muerte ni participó físicamente en su suicidio”, escribieron sus abogados (pdf). Fue Roy quien “aseguró la bomba, la colocó en su camioneta, condujo solo hasta el estacionamiento y llenó la camioneta con monóxido de carbono”, no Carter, argumentaron.

“Una conducta que sería claramente imprudente para los adultos puede parecer completamente razonable para los adolescentes, particularmente cuando esa ‘conducta’ consiste en comunicaciones por Internet o publicaciones en redes sociales”, señalaron sus abogados en los documentos del tribunal.

Después de su muerte, los investigadores descubrieron que Roy había enviado mensajes de texto a Carter mientras consideraba e intentaba suicidarse. Los investigadores descubrieron que ella lo había alentado a suicidarse cuando él expresó sus dudas.

Un juez de primera instancia señaló que el hecho de que ella no llamara al 911 o no pidiera ayuda fue un motivador clave para apoyar su condena.

Los fiscales también afirmaron que Carter primero trató de disuadir a Roy de suicidarse, pero que luego ella intentó coaccionarlo en varias ocasiones. También se burló de él diciendo que no lograría suicidarse, “solo para que lo hiciera” y que “el momento era el adecuado”.

El caso de Carter atrajo la atención nacional e impulsó propuestas legislativas en Massachusetts para criminalizar la coacción suicida. Fue el tema del documental de HBO del 2019, “Te amo, ahora muere: El caso de Michelle Carter”.

Líneas telefónicas de ayuda al suicida

Si se encuentra en una emergencia en Estados Unidos o Canadá, por favor llame al 911. Puede llamar a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio (National Suicide Prevention Lifeline) al 1-800-273-8255. Los jóvenes pueden llamar al teléfono de ayuda para niños al 1-800-668-6868.

En el Reino Unido, llame a Samaritanos al 116 123, a Papyrus al 0800 068 41 41, o a Childline al 0800 1111.

En Australia, la línea telefónica de prevención del suicidio en Lifeline es 13 11 14. También puede visitar el sitio web de Lifeline en lifeline.org.au. Los jóvenes pueden ponerse en contacto con la Línea de Ayuda para Niños llamando al 1-800-551-800 o visitando headspace.org.au/yarn-safe

Si se encuentra en una emergencia en la India, llame a Befrienders India-National Association al +91 33 2474 4704.

*****

A continuación:

Mujeres deprimidas y sin familia: el desastre del feminismo

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.