Crecientes capacidades nucleares de China favorecerían a Beijing en una guerra por Taiwán: Experto

Por J.M. Phelps
02 de Noviembre de 2021
Actualizado: 02 de Noviembre de 2021

El arsenal nuclear del Partido Comunista Chino (PCCh) parece estar creciendo a una velocidad considerable y a niveles sustanciales de modernización y escala por primera vez en años, advierten los analistas.

El número de nuevos silos de misiles de largo alcance en China posiblemente ha superado los 250, lo que aumenta la preocupación de gran parte del mundo libre sobre la expansión de las capacidades nucleares del PCCh.

En agosto, el almirante Charles Richard, comandante del Comando Estratégico de Estados Unidos, que supervisa el arsenal nuclear del país, dijo que Estados Unidos está “presenciando una ruptura estratégica de China”, y agregó que el “crecimiento explosivo y la modernización de sus sistemas nucleares y fuerzas convencionales han sido “impresionantes”.

Agregando más leña al fuego, está la noticia reciente de la posible prueba de un misil hipersónico con capacidad nuclear por parte de China. El embajador para el desarme de Estados Unidos, Robert Wood, admitió recientemente que dicho misil era algo frente a lo que Estados Unidos no puede defenderse.

Mientras el régimen chino intenta enfrentarse a Estados Unidos en cuanto a destrezas nucleares, Walter Pincus, periodista ganador del Premio Pulitzer y columnista principal de seguridad nacional en The Cipher Brief, dijo que los expertos se han obsesionado demasiado con “el juego de los números”. Algunos han desestimado la amenaza que supone Beijing citando estimaciones públicas de su arsenal nuclear que lo sitúan en 350 ojivas, todavía una fracción del inventario que poseen Estados Unidos y Rusia. Pero este enfoque, según Pincus, distrae de una cuestión clave: Considerar las implicaciones de las crecientes capacidades nucleares de Beijing.

No cree que el arsenal nuclear del PCCh ayude militarmente a China tanto como lo hace para darle prestigio en el país y en el extranjero. “Están mostrando avances en la construcción de armas nucleares solo porque sus enemigos diplomáticos o competidores las tienen”, dijo Pincus. “Es algo bastante político y diplomático, y tiene poco que ver con la guerra”.

Sin embargo, Michael O’Hanlon, investigador principal y director de investigación en política exterior del centro de estudios Brookings Institution, con sede en Washington, cree que la creciente fuerza nuclear de China confiere una ventaja militar, especialmente cuando se prepara para el conflicto en su búsqueda por la dominación global.

Oficialmente, el régimen chino ha mantenido durante mucho tiempo una política de “no ser el primero” en usar las armas nucleares. También afirma tener un régimen para mantener una política de disuasión mínima, que le exige mantener su arsenal nuclear al nivel mínimo necesario para disuadir las amenazas nucleares.

Pero Pincus dice que estas posiciones oficiales no son creíbles. Si bien no es “agradable pensar en un primer uso”, dijo, los estrategas y expertos de seguridad nacional no confían en el régimen chino de hoy. “Del mismo modo, si Estados Unidos declara que no será el primero en usarlas”, dijo, “los chinos tampoco nos creerían”.

Taiwán

El avance de la capacidad nuclear del régimen comunista podría desempeñar un papel clave en cambiar el resultado de una futura guerra sobre Taiwán, según O’Hanlon. Beijing considera a la isla autónoma como parte de su territorio y que debe ser tomada por la fuerza, si es necesario.

Taiwán es la principal preocupación militar del PCCh, dijo O’Hanlon, y el régimen se está volviendo cada vez más capaz de enfrentarse con Estados Unidos en esta área.

O’Hanlon sugirió pensar en un escenario en el que Estados Unidos entrara en conflicto con el régimen chino por Taiwán. “Si los chinos y los estadounidenses lucharan hasta un punto muerto a un nivel convencional”, dijo, “podría ser plausible que quienquiera que tenga el dominio nuclear esté en el asiento del conductor para ganar la guerra, o al menos lograr que el otro bando retroceda”

Si Beijing continúa desafiando el poderío militar de Estados Unidos en el Mar de China Meridional, entonces esta amenaza puede volverse más pronunciada.

“A medida que China llegue al punto en que esté convencionalmente a la par con Estados Unidos -no de forma global o completa, pero sí cercana-, tal vez empiece a darse cuenta de que su arsenal nuclear podría ser su opción de jaque mate, su último movimiento”, dijo O’Hanlon.

Al incrementar sustancialmente sus capacidades nucleares, el régimen chino podría estar demostrando que no es “vulnerable a la superioridad de Estados Unidos en caso de una escalada militar”, agregó.

El componente de disuasión se está deteriorando

El régimen chino, que antes se limitaba a ser un fuerte elemento de disuasión ante una escalada de conflicto entre superpotencias nucleares, está mostrando ahora al mundo que está optando por hacer alarde de sus armas de destrucción masiva, dicen los expertos.

Históricamente, las armas nucleares no se han utilizado como táctica en el curso de una guerra. El lanzamiento de bombas atómicas sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, por ejemplo, se utilizó para poner fin a la Guerra del Pacífico, señaló Pincus. “Fueron utilizados para matar a la mayor cantidad de personas posible y poner fin a la guerra, pero no se utilizaron para pelear la guerra”, dijo.

O’Hanlon dijo: “Ya no es tan creíble que estas sean armas de un último recurso extremo, de las que nadie pensaría en invocarlas durante una crisis”.

“Si los chinos estudiaran el pensamiento estratégico estadounidense a lo largo de los años, especialmente durante la Guerra Fría, verían que Estados Unidos veía las armas nucleares como un instrumento de guerra plausible”, dijo.

Si bien a O’Hanlon le gustaría que el mundo se moviera hacia una dirección en la que las armas nucleares “casi no tendrían utilidad excepto como disuasión o último resultado”, no está convencido de que el resto del mundo sienta lo mismo, especialmente el cada vez más agresivo PCCh.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS