Crisis energética china es resultado de las políticas energéticas restrictivas de Beijing: Analista

Por Dorothy Li
30 de Septiembre de 2021
Actualizado: 30 de Septiembre de 2021

Una gran parte de China se encuentra en medio de una creciente escasez de suministro eléctrico. Tal situación ha obligado a las fábricas a recortar la producción y ha provocado significativos trastornos en las actividades cotidianas en muchas provincias.

Si bien las autoridades, en gran medida, han permanecido en silencio sobre las causas de la escasez de suministro, los analistas dicen que la crisis energética, que ha afectado a más de 10 provincias en el este de China, es el resultado de la dependencia del país al carbón, a la prohibición de importar carbón de Australia y al endurecimiento de las normas de consumo de energía y de emisiones por parte de Beijing en su intento de luchar contra el cambio climático.

Desde diciembre pasado, las fábricas en los centros industriales del país, incluida la provincia de Zhejiang, en el este de China, se han encontrado con la orden del gobierno local de detener la producción durante las horas pico.

Pero la situación empeoró el lunes de esta semana debido a que tres provincias del noreste experimentaron cortes de energía “inesperados y sin precedentes”, informó el tabloide estatal Global Times. Jilin, Liaoning y Heilongjiang habían estado racionando la energía desde el jueves pasado.

La provincia de Guangdong, en el sur de China, un importante centro industrial y marítimo, ha exigido recientemente que las fábricas cierren hasta cinco o seis días a la semana para reducir el uso de energía, informó el miércoles la agencia estatal de noticias Xinhua.

El creciente racionamiento de energía y los recortes forzosos han provocado interrupciones en el suministro a grandes empresas globales como Apple y Tesla, así como de pequeñas empresas estadounidenses, como Dakota Micro en Dakota del Norte.

Se frena el consumo de energía

La razón principal detrás de los problemas de energía de China es que las autoridades son “demasiado optimistas” en sus objetivos para limitar el consumo, dijo Su Tzu-yun, analista senior del Instituto de Investigación de Seguridad y Defensa Nacional financiado por el gobierno de Taiwán.

Para 2025, China tiene como objetivo reducir el consumo nacional de energía por unidad de PIB en un 13.5 por ciento a partir del 2020, también planea reducir las emisiones en un 18 por ciento. En agosto, nueve provincias recibieron una “advertencia de primer nivel” del principal planificador económico del país, lo que indica un aumento del consumo durante la primera mitad del año y graves desafíos para cumplir los objetivos de este año.

Los objetivos energéticos impuestos por las autoridades centrales fueron tan drásticos que llevaron a los funcionarios locales a “sacrificar” a la industria y a los residentes para no incumplir sus metas, dijo Su.

El Diario del Pueblo, el pasquín del Partido Comunista Chino (PCCh), criticó el 26 de septiembre a algunos gobiernos locales por “cerrar industrias de alto consumo o incluso cortar la electricidad” para cumplir el objetivo de reducción del consumo energético.

Escasez de carbón

La decisión de Beijing de prohibir las importaciones de carbón australiano el año pasado también contribuyó a la crisis actual, dijo Su. La prohibición, instituida por razones diplomáticas, ha “sido un tiro por la culata” para China, dijo el experto.

Después de que el primer ministro australiano pidiera una investigación independiente sobre los orígenes de la pandemia en abril, el régimen chino impuso una serie de aranceles y restricciones comerciales en el país, incluida la prohibición en diciembre de importaciones de carbón desde Australia. Los funcionarios occidentales han dicho que las acciones de Beijing son un tipo de “coerción económica” diseñada para intimidar a Canberra, para que suavice su postura hacia el régimen chino.

Alrededor de dos tercios de la electricidad del país proviene de la quema de carbón. Si bien más del 90 por ciento del combustible se extrae localmente, los suministros domésticos han disminuido en medio de las estrictas inspecciones a las minas de carbón, señaló Su.

Desde entonces, el país ha intensificado sus esfuerzos para obtener más carbón del extranjero, pero las importaciones no han podido cerrar el déficit de suministro.

Mientras tanto, la fuerte demanda y el descenso de las temperaturas han llevado a los futuros del carbón mineral en China a alcanzar un máximo histórico, el miércoles, de 213 dólares por tonelada, añadiendo más presión a las empresas eléctricas que no pueden recuperar los costes adicionales del combustible.

Se han impuesto restricciones al uso de energía en los hogares en la provincia nororiental de Liaoning y en dos provincias vecinas que albergan a casi 100 millones de personas. Varios residentes de la provincia de Liaoning le confirmaron a The Epoch Times que recientemente han experimentado abruptos cortes de energía.

El 26 de septiembre, un alto funcionario provincial dijo que el racionamiento de energía para uso industrial, que representa alrededor del 70 por ciento del consumo de electricidad del país, aún no puede cubrir la “enorme” brecha entre la oferta y la demanda de energía. La vecina provincia de Jilin, por su parte, se comprometió a abastecerse de más carbón para la calefacción de los hogares a medida que se acerca el invierno.

“Rehén” de los cortes de energía

Dakota Micro, una empresa con sede en Dakota del Norte que fabrica sistemas de cámaras resistentes y equipos de vigilancia para la agricultura, se encuentra entre las muchas empresas extranjeras que enfrentan interrupciones en la producción mientras sus proveedores chinos lidian con los cortes de energía.

El fabricante chino de la empresa le dijo a Dakota Micro que las autoridades le advirtieron sobre cortes de electricidad, pero no le dieron una hora específica. Esta incertidumbre ha llevado a Dakota Micro a duplicar la cantidad de pedidos con el propósito de tener suficiente inventario disponible.

“Es una especie de espada de doble filo porque tener tanto… dinero de [nuestra] empresa en inventario es una gran apuesta”, dijo Charissa Rubey, directora ejecutiva de la empresa, a NTD, un medio asociado a The Epoch Times. “Pero para nosotros vale la pena porque ahora nos estamos convirtiendo en una de las únicas empresas que realmente tienen parte de ese inventario a la mano”.

“Es un poco loco”, dijo Rubey, y agregó que la empresa nunca antes había oído hablar de estos problemas con los proveedores.

Rubey espera poder encontrar fabricantes en otros países si continúan los cortes de energía. El principal producto que piden a China son los paneles de pantalla de cristal líquido (LCD), un producto cuya producción fue acelerada en masa por los fabricantes chinos en los últimos años.

Luo Ya, Cathy He contribuyeron a este artículo.

Con información de Reuters.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS