Critican a los CDC por no publicar todos los datos de COVID-19 que recogen

Por Zachary Stieber y Petr Svab
25 de Febrero de 2022 3:01 PM Actualizado: 25 de Febrero de 2022 3:01 PM

Una importante agencia de EE.UU. está enfrentando críticas por retener algunos de los datos que recopila sobre el COVID-19.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) confirmaron a The Epoch Times que no han publicado algunos de los datos que recopilaron sobre las reinfecciones de COVID-19.

El portavoz dijo que abandonó los planes para publicar un documento basado en los datos “dadas otras prioridades de respuesta” porque una parte de los mismos datos ya se presentó en un manuscrito publicado.

Un representante de la agencia le dijo al New York Times que también han ocultado otra información, incluidos detalles sobre cómo las dosis de refuerzo han afectado a los jóvenes.

Los datos no se han hecho públicos o se han hecho públicos lentamente porque se necesita tiempo para asegurarse de que “son precisos y procesables”, dijo el representante, y añadió que se teme que la información pueda ser malinterpretada.

Múltiples expertos dicen que los CDC deberían poner todos los datos a disposición.

El Dr. Robert Malone, quien ayudó a crear la tecnología de ARN mensajero, en la que se basan algunas de las vacunas para COVID-19, dice que las acciones de los CDC son un tipo de fraude.

“Ocultar datos, datos clave, es un fraude científico”, dijo Malone a The Epoch Times.

El Dr. Jay Bhattacharya, profesor de medicina en la Universidad de Stanford, dijo que los CDC no deberían “retener información para manipular el comportamiento”.

La agencia debería “ayudar a los estadounidenses a comprender los datos en contexto y brindar orientación para mejorar la vida de todos los estadounidenses”, escribió en Twitter.

Paul Mango, exfuncionario de la agencia matriz de los CDC, el Departamento de Salud y Servicios Humanos, dijo que la función de los CDC debería ser recopilar y difundir datos, no analizarlos en sí.

“Los CDC no tienen la capacidad de realizar investigaciones con la rapidez con que se mueve la pandemia”, dijo Mango a The Epoch Times.

Como ejemplo, la Clínica Cleveland ha estado publicando desde mediados de 2021 artículos sobre la inmunidad natural que disfrutan muchos de sus empleados después de recuperarse de COVID-19. El CDC no publicó un estudio importante sobre el tema hasta enero.

“No creo que haya nada más poderoso que hacer que 1000 personas diferentes observen los datos (científicos, investigadores, epidemiólogos) y todos los interpreten. Espero que interpreten algo de manera diferente, para decirte la verdad. Creo que eso estimularía el debate correcto sobre las cosas”, agregó Mango.

Mango, cuyo libro sobre su paso por la Operación Warp Speed se publicará en breve, dijo que el gobierno federal habría hecho las cosas de otra manera si se hubiera conocido mejor el papel de la inmunidad natural tras la autorización a las vacunas anti-COVID. En lugar de ello, el gobierno dirigió los esfuerzos que dieron lugar a que muchas personas que tenían la inmunidad recibieran algunas de las primeras dosis, antes que las personas con mayor riesgo.

Los CDC han estado recopilando datos sobre las llamadas infecciones posvacunación, o casos de COVID-19 entre los vacunados, dijo un portavoz al New York Times, pero no han publicado las cifras porque las personas pueden interpretarlas como que las vacunas no funcionan de manera efectiva, la misma razón que dieron recientemente los funcionarios de salud escoceses al detener la publicación de algunos datos.

La continuación de la recopilación sorprendió a Jessica Malaty Rivera, epidemióloga que ayudó a dirigir el Proyecto de Seguimiento de COVID. “Llevamos dos años pidiendo ese tipo de datos granulares”, le dijo al periódico. Añadió que un análisis a los datos “genera confianza en el público y plasma una imagen mucho más clara de lo que realmente está pasando”.

El 30 de abril de 2021, los CDC publicaron por última vez datos sobre los casos posvacunación. Los datos mostraron que al menos 9245 personas habían sufrido infecciones posvacunación y que 132 de los pacientes fallecieron.

Las cifras fueron dadas a conocer por 46 estados y territorios de EE.UU., pero se describieron como un probable subregistro debido a que el sistema de notificación es pasivo y no exige la presentación de informes, además de las jurisdicciones que no comunicaron ningún dato.

Los CDC siguieron informando sobre las hospitalizaciones y muertes entre los vacunados, pero pasaron de publicar números sin procesar en el otoño de 2021 a informar tasas de casos, hospitalizaciones y muertes.

Al 18 de octubre de 2021, las jurisdicciones informaron más de 30,200 hospitalizaciones y más de 10,800 muertes entre los vacunados.

Es importante verificar las infecciones posvacunación y las reinfecciones porque son barómetros de qué tan fuerte es la inmunidad contra el COVID-19, también conocido como el virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

Un portavoz de los CDC le dijo a The Epoch Times que tiene datos no publicados sobre las reinfecciones que recibió de Emerging Infections Network, un grupo compuesto por unos 3000 profesionales médicos.

La agencia abandonó los planes para publicar un documento basado en los datos “dadas otras prioridades de respuesta” y porque una parte de los mismos datos ya se presentó en un manuscrito publicado a fines de 2021, dijo el vocero.

El Centro de Operaciones de Emergencia de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en Atlanta, Georgia, el 19 de marzo de 2021. (Eric Baradat/AFP vía Getty Images)

Restricciones

Los CDC no respondieron a las críticas antes de la fecha límite, pero algunos expertos afirman que la agencia trabaja con restricciones y que ya ha publicado muchos datos.

Si bien los CDC pueden mejorar, “el hecho es que el sitio web y las publicaciones de los CDC tienen una gran cantidad de información, y muchas de las restricciones reflejan la realidad del trabajo en los sistemas de atención médica y de salud pública de EE.UU.”, dijo el Dr. Tom Frieden, exdirector de los CDC, quien ahora es presidente y director ejecutivo de Resolve to Save Lives, a The Epoch Times en un correo electrónico.

Los sistemas de atención de la salud en Estados Unidos “no están estandarizados en gran medida como resultado de las opciones de política tomadas en Washington y la realidad en EE.UU. es que gran parte de la política y la implementación de la salud se basan en las políticas estatales”, agregó.

El Dr. Roger Klein, un experto en políticas de salud que ha asesorado a los CDC y a otras agencias federales de salud, dijo que la transparencia es una buena idea, pero que la información que transmiten las agencias debe ser precisa y estar en el contexto adecuado.

“No publicarías un artículo, por ejemplo, si alguien presenta un documento con datos y no crees que sean fiables”, dijo Klein a The Epoch Times.

Retener conjuntos de datos incompletos es apropiado, dijo Peter Pitts, excomisionado asociado de la Administración de Alimentos y Medicamentos.

“La ciencia no es útil cuando no tienes la imagen completa”, dijo Pitts a The Epoch Times por correo electrónico.

Sin embargo, muchos expertos dicen que los CDC han cometido errores durante la pandemia.

Un ejemplo ampliamente citado es el de los funcionarios de los CDC y otros funcionarios federales que dijeron desde el principio que no se deben usar mascarillas y que no podían prevenir la transmisión del virus del PCCh. Desde entonces, los CDC han aconsejado a todos los estadounidenses mayores de 2 años que se las pongan, pero esa recomendación se basa en estudios enmarcados como superficiales o incompletos. En un caso reciente, la agencia publicó un estudio que se basó en el autoinforme y no encontró ningún beneficio estadísticamente significativo por usar mascarillas de tela, pero aun así promocionó el informe como respaldo al uso de mascarillas.

“No había datos que respaldaran ciertas recomendaciones y, en lugar de decir: ‘Mira, no tenemos datos que respalden esto, pero en nuestra opinión de expertos, creemos que es lo mejor en este momento’, siguieron adelante y presentaron ideas que eran básicamente hipótesis como si estuvieran basadas en conocimientos empíricos, basadas en tener datos subyacentes realmente sólidos, y esos datos no estaban allí”, dijo Klein.

Mientras tanto, pueden ser engañosas, en parte, las estimaciones de los riesgos y beneficios del COVID-19 y las vacunas debido a que los CDC les han dicho a los médicos forenses que incluyan el COVID-19 en los certificados de defunción, incluso si no es una causa de muerte confirmada, e incluso si no se ha confirmado que los pacientes hayan tenido la enfermedad, afirmó Malone. Eso llevó a que algunas muertes por accidentes automovilísticos y envenenamiento se clasificaran como muertes por COVID-19.

Un portavoz de los CDC dijo en un correo electrónico que los certificadores “no deberían incluir el COVID-19 a menos que fuera la causa o contribuyera significativamente a la muerte” y que un análisis de los certificados encontró que el COVID-19 era la causa subyacente, lo que significa que la enfermedad inició la vía causal que lleva a la muerte, en el 91 por ciento de los casos donde los certificados mencionan COVID-19.

Pitts, ahora presidente del Centro de Medicina de Interés Público, dijo que los CDC han informado datos de manera inconsistente. Por ejemplo, los CDC recientemente informaron métricas para personas de 18 a 49 años que recibieron una dosis de refuerzo, pero aún no han publicado información más detallada sobre los refuerzos en los jóvenes. La agencia recomienda que todos los estadounidenses mayores de 12 años reciban un refuerzo independientemente de la infección previa o el estado de salud, un consejo que ha suscitado críticas.

Mango cree que los CDC deben avanzar en la publicación de los datos, al tiempo que destacan con qué cifras se sienten cómodos los expertos de la agencia y con cuáles no.

“Entiendo la preocupación de que no quieren que las personas los ‘malinterpreten’. Pero muéstreles cómo obtuvo los datos, luego pueden determinar si creen que esos datos tienen una alta integridad o no”, dijo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.