¿Cuál es el camino para el yuan?

Por Milton Ezrati
26 de Junio de 2021
Actualizado: 26 de Junio de 2021

Comentario

El Banco Popular de China (BPC) está en un aprieto. Por un lado, los dirigentes del país quieren convertir el yuan en una moneda global para el año 2050, sustituyendo al dólar como moneda de reserva preferida del mundo y principal medio para el comercio mundial. Por otro lado, China sigue siendo una economía muy orientada a la exportación que necesita bajos costos de producción para mantener su prosperidad. El primero de estos objetivos tendería a elevar el valor del yuan, pero la segunda necesidad exige un yuan barato que ayude a mantener bajo el costo de todo lo chino para el resto del mundo. La contradicción inherente impone al BPC un acto de equilibrio entre mantener el yuan barato para las necesidades económicas inmediatas y aumentar su valor para servir a las ambiciones de Beijing a largo plazo.

Los dirigentes de Beijing son conscientes del problema. Para facilitar la ambición a largo plazo, planean liberar a China de su dependencia de un yuan barato cambiando el enfoque de la economía de las exportaciones al gasto interno. También son conscientes de que un yuan global requerirá una gran expansión del sistema financiero chino y de sus asociaciones en el extranjero. Beijing ha tomado medidas en ambos frentes. En cuanto a la ampliación financiera, Beijing ha lanzado lo que llama el “plan de doble moneda”. Sin duda, China ha tenido durante mucho tiempo un extraño enfoque de dos vías para la moneda, con una parte para las transacciones extranjeras y otra para las nacionales. Pero este “plan de doble moneda” llega a algo más fundamental. Según el exvicegobernador del BPC, Hu Xiaolian, el plan, a pesar de su nombre, construiría un mercado de capitales “de varios niveles” en China, con vínculos con las necesidades nacionales y con los mercados exteriores. Sería, dijo, el mayor y más activo mercado financiero del mundo. Teniendo en cuenta que los mercados financieros de China son relativamente pequeños e inactivos en la actualidad, se trata de una ambición impresionante, incluso con un horizonte temporal de 30 años.

Todos estos planes reconocen claramente lo que China tiene que hacer para establecer el yuan como quiere, pero el esfuerzo promete ser bastante más difícil de lo que los funcionarios del partido parecen pensar. Sería bastante difícil, aunque no imposible, para China reorientar su economía y construir el sistema financiero con el que sueña Hu. Pero para poner el yuan en la cima como quiere Beijing, China también tendría que diseñar un reajuste completo en las prácticas establecidas desde hace tiempo y profundamente arraigadas entre los bancos centrales, los comerciantes y las empresas del mundo.

En primer lugar, los amplios vínculos financieros previstos en el “plan de doble moneda”. Una red de este tipo requeriría una apertura y una transparencia considerablemente mayores que las que ha permitido Beijing hasta la fecha. De hecho, la insistencia de Beijing en el control y el secreto ha frustrado el desarrollo financiero hasta la fecha. Ha mantenido fuera de China a las empresas financieras extranjeras y su experiencia, salvo en circunstancias muy concretas. Ha dejado el sector financiero del país en gran parte en manos de los bancos estatales y, en consecuencia, pequeño y atrasado en relación con el resto de esa economía, y mucho más con el resto de las naciones desarrolladas del mundo. No cabe duda de que Beijing podría cambiar su política, y ha empezado a relajar algunas de las restricciones contra las empresas financieras extranjeras. Pero el desarrollo previsto del sector financiero chino, una tarea enorme en cualquier circunstancia, será mucho más difícil porque exigiría a Beijing un improbable cambio de su aparentemente insistencia sistemática en el secreto y el control.

Epoch Times Photo
La sede del Banco Popular de China (BPC), el banco central chino, en Beijing el 7 de agosto de 2011. (Mark Ralston/AFP vía Getty Images)

Reorientar la economía para que deje de depender de las exportaciones y se convierta en un motor de crecimiento interno será probablemente más fácil para la cultura de control de Beijing, pero no será para nada sencillo. El cambio tendrá que realizarse de acuerdo con un delicado equilibrio. En cada etapa, los beneficios económicos para el motor de crecimiento interno que produciría una subida del yuan al aumentar la riqueza y el poder adquisitivo global de los consumidores chinos y de las empresas nacionales tendrían que compensar con creces el retroceso de las exportaciones que supondría ese movimiento monetario. Para dificultar aún más el posible cambio, existen otros planes procedentes de Beijing, como el cacareado “Made in China 2025” que, al buscar el dominio de la producción mundial en biotecnología, inteligencia artificial, industria aeroespacial y vehículos eléctricos, entre otros productos, buscará las exportaciones y, por tanto, también querrá un yuan barato.

La prueba de la dificultad queda patente en una reciente decisión del BPC. El yuan ha subido más de un 10% frente al dólar desde el pasado mes de mayo. Preocupadas por las exportaciones, las autoridades han manifestado su inquietud por mantener los flujos de exportación. El Banco, que sabe muy bien que una subida del yuan sirve a las ambiciones globales de Beijing para la moneda, se ha doblegado sin embargo a las necesidades inmediatas. Para evitar que el yuan siga subiendo y, con suerte, bajar su valor, el BPC ha aumentado, entre otras cosas, la cantidad de reservas extranjeras que los bancos deben mantener en depósito. Esto obligará a estos bancos a vender yuanes para comprar dólares, euros, yenes y similares, y así forzar la bajada del valor del yuan junto a estas y otras monedas. Las exportaciones se verán beneficiadas, al igual que el plan “Made in China 2025”, pero la acción, no obstante, retrasa la ambición a largo plazo de asentar el yuan como moneda de reserva mundial.

Más difícil aún será la tarea de modificar los hábitos comerciales y financieros del mundo. Beijing ha trabajado para ello. Ha creado el Banco Asiático de Infraestructuras como contrapeso a los prestamistas internacionales basados en el dólar, como el Banco Mundial. Ha insistido siempre que ha podido en que los contratos de importación y exportación denominen sus disposiciones en yuanes. Pero estos esfuerzos solo han tenido éxito cuando China es la parte dominante en el acuerdo. Por lo demás, gran parte del comercio y la banca mundiales han continuado como antes, con un enfoque en dólares. Según las cifras del FMI (Fondo Monetario Internacional), el dólar domina alrededor del 88% de todas las transacciones de divisas. La siguiente moneda más cercana es el euro, con un 32%. Es cierto que la proporción de operaciones en dólares ha disminuido ligeramente a lo largo de los años, pero el protagonismo es evidente. Del mismo modo, alrededor del 80% de todas las transacciones de importación y exportación están denominadas en dólares, tanto si un estadounidense es parte del contrato como si no. Los dólares constituyen alrededor del 60% de todas las reservas de los bancos centrales del mundo, incluido el BPC. La siguiente moneda más utilizada es el euro, con un 20%. En este caso, el grado de dominio del dólar también ha disminuido ligeramente con respecto al pasado, pero el dólar sigue siendo prominente. Las cosas pueden cambiar, pero el estado de las cosas sugiere que el horizonte de Beijing a 30 años es ajustado.

Los objetivos de China son plausibles. Aunque la demografía del país da motivos para dudar de un futuro crecimiento rápido, la economía china es, no obstante, enorme, y su potencial financiero es prodigioso. Su sistema autoritario tiene la capacidad de avanzar más rápido que la mayoría de las economías orientadas al mercado, aunque, como debe quedar claro, algunos de esos aspectos autoritarios del sistema chino irán en contra de este esfuerzo por impulsar el papel del yuan, sobre todo porque va en contra de otros objetivos, como el esfuerzo “Made in China 2025” o la reticencia de Beijing a ceder incluso cantidades modestas de control o conceder incluso un poco de transparencia. Pero si los objetivos son plausibles, eso es todo lo que son. Las probabilidades sugieren que los planes de China para el yuan, si alguna vez llegan a materializarse (y ese es un gran “si”), lo harán solo en un horizonte temporal mucho más largo que el que Beijing ha incluido en sus planes.

Milton Ezrati es editor colaborador de The National Interest, afiliado al Centro para el Estudio del Capital Humano de la Universidad de Buffalo (SUNY), y economista jefe de Vested, empresa de comunicación con sede en Nueva York. Su último libro es “Thirty Tomorrows: The Next Three Decades of Globalization, Demographics, and How We Will Live” (Treinta mañanas: Las próximas tres décadas de globalización, demografía y cómo viviremos).


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS