Cuán dolorosa es la soledad, ¿qué podemos hacer al respecto?

Por JILL SUTTIE
29 de Mayo de 2020
Actualizado: 29 de Mayo de 2020

Cuando el Dr. Vivek Murthy sirvió como cirujano general de Estados Unidos durante parte de los gobiernos de Obama y Trump, se interesó cada vez más por la cantidad de personas que experimentan soledad en todo el país. Incluso en el bullicio de las ciudades pobladas, muchos no tienen relaciones personales cercanas, un grupo de amigos que los apoye, o un sentido de pertenencia dentro de una comunidad, todo lo cual puede ser fundamental para nuestro bienestar.

En su nuevo libro, “Together: El poder curativo de la conexión humana en un mundo a veces solitario”, Murthy sintetiza la investigación sobre la soledad, dándonos una introducción sobre lo que es y cómo afecta a nuestra salud física y mental, disminuyendo nuestra longevidad. También da consejos sobre cómo construir mejores relaciones y crear una sociedad más centrada en las relaciones.

Yo hablé con él sobre su libro y sus implicaciones, tanto en general como en relación a esta época de confinamiento en el lugar, donde la conexión social es aún más difícil de conseguir.

Jill Suttie: La investigación muestra que tendemos a subestimar la soledad de otras personas en comparación con la nuestra. ¿Por qué cree que es así, y cómo afecta la soledad?

Dr. Vivek Murthy: Creo que parte de la razón por la que subestimamos la soledad de la gente es que a menudo está oculta. La soledad, desafortunadamente, lleva un estigma con ella. La gente que se siente sola a menudo se avergüenza de admitirlo. Piensan que equivale a admitir que no son agradables o que son socialmente insuficientes de alguna manera.

Puede ser difícil admitir la soledad, incluso para un cónyuge. Podemos estar en una fiesta, rodeados de gente y aún así sentirnos solos. A menudo miramos a nuestro alrededor y vemos a personas que aparentan llevar una vida feliz —seguramente en sus medios de comunicación social— y asumimos que somos los únicos que estamos luchando.

Además la soledad es difícil de ver porque no siempre parece el estereotipo de una persona sentada sola en un rincón. La soledad puede manifestarse de diferentes maneras en diferentes personas. Puede parecer como irritabilidad e ira, fatiga, reclusión, depresión o ansiedad. Podemos atribuir esto a otras condiciones o preocupaciones, pero muchos de estos estados tienen sus raíces (al menos parcialmente) en la soledad.

Sra. Suttie: Usted escribe que un tercio de los estadounidenses mayores de 45 años se consideran solitarios. ¿Es ese patrón común en todo el mundo o más bien único en Estados Unidos?

Dr. Murthy: Muchas sociedades que se considerarían parte de la cultura moderna están encontrando que tienen altos niveles de soledad entre las poblaciones más viejas. Hay varias razones por las que eso está sucediendo. Una es que, a medida que las personas envejecen, a veces experimentan mayores enfermedades, lo que puede limitar su capacidad de salir físicamente y ver a los demás. En segundo lugar, a medida que las personas envejecen, suelen tener dificultades de audición y visión y el hecho de no poder oír bien, en particular, puede ser una barrera importante para relacionarse con los demás.

Es importante señalar que en el sistema de salud de Estados Unidos, tendemos a centrarnos en las enfermedades físicas y no nos centramos lo suficiente en la salud mental o en la visión, el cuidado dental o la audición, áreas en las que realmente necesitamos apoyar a las personas. Esto se refleja en las políticas de reembolso; todavía es caro para muchos adultos mayores obtener audífonos, incluso si tienen cobertura de Medicare.

Algunas de estas barreras prácticas para conectarse con otros se vuelven significativas a medida que envejecemos, pero también hay un elemento cultural aquí. En Estados Unidos y en otras sociedades modernas, se atribuye un valor extraordinario a la juventud y a medida que las personas envejecen, a menudo se sienten menos útiles para la sociedad o menos valoradas simplemente porque ya no son jóvenes. Si sentimos que sólo somos una carga para otras personas, eso puede impactar en la forma en que nos relacionamos con otras personas y en lo satisfactorias que son nuestras interacciones.

Sra. Suttie: Usted escribe que necesitamos tres niveles de conexión —íntima (pareja o cónyuge), relacional (círculo de amigos) y colectiva (comunidad)— para evitar la soledad. ¿Por qué es importante la comunidad?

Dr. Murthy: Como seres humanos, evolucionamos para necesitarnos unos a otros y para ser parte de una comunidad. Hay algo profundamente arraigado en nosotros acerca de querer ser parte de una identidad compartida. Así que nos encontramos gravitando hacia varios grupos de afinidad basados en creencias religiosas compartidas o raza y etnia compartidas o nacionalidad compartida o interés compartido, y obtenemos mucho significado y valor de una identidad común con otros.

Algo que COVID-19 está resaltando para tantas personas que experimentan un distanciamiento físico es no sólo lo importante que son las relaciones con la familia y los amigos, sino también lo significativas que son nuestras interacciones con vecinos, parientes y extraños en nuestras comunidades.

¡Qué agradable sería sentarse en una cafetería y trabajar rodeado de extraños o ir a jugar al baloncesto con otras personas! Hay una sensación de conexión que experimentamos, incluso con los extraños, que es muy valiosa, que a uno lo hace sentir como si fuera parte de algo más grande.

Cuando usted comprende que necesitamos una conexión íntima, buenos amigos y comunidad, empieza a reconocer por qué alguien puede estar en un matrimonio profundamente satisfecho y aún así sentirse solo. Eso no significa que su cónyuge no le esté dando lo que necesita; sólo significa que necesitamos diferentes tipos de conexión en nuestra vida.

Sra. Suttie: Usted escribe que la soledad es mala para usted, pero la soledad puede ser buena. ¿Cuáles son las diferencias entre ellas?

Dr. Murthy: Es importante reconocer que la soledad es un estado subjetivo. No se trata de cuánta gente tiene a su alrededor; se trata de cómo se siente acerca de las conexiones que tiene en su vida. La soledad resulta cuando las conexiones que necesitamos son mayores que las que tenemos.

La soledad es una experiencia de estar solo, pero es agradable, centrada y enraizada y es realmente muy importante para mantener nuestro bienestar emocional. Si nosotros nos permitimos momentos de soledad y dejamos que el ruido a nuestro alrededor se asiente, podemos reflexionar sobre lo que está sucediendo en nuestra vida y simplemente estar en un mundo que está constantemente haciendo y tomando medidas. Cuando nos acercamos a otras personas desde un lugar en que estamos enraizados y centrados, encontramos que nuestras interacciones son a menudo más positivas, porque podemos mostrarnos más auténticamente como nosotros mismos.

Creo que en esta época de agitación, cuando el mundo parece ir cada vez más rápido, los momentos de soledad son aún más importantes que antes. Esos pocos minutos que nosotros nos tomamos para simplemente ser, para sentir el viento en nuestra cara, para sentir gratitud recordando a tres personas o tres cosas por las que estar agradecidos, pueden ser realmente enraizantes y renovadores.

Sra. Suttie: La pandemia actual presenta algunos desafíos únicos en las personas, para evitar la soledad. ¿Qué podemos hacer?

Dr. Murthy: La soledad era un problema mucho antes de que tuviéramos COVID-19. Pero me preocupa que la separación física que nos estamos viendo obligados a observar y el miedo que muchas personas están experimentando ahora mismo (acerca de que otras personas se infecten y les transmitan infecciones), corren el riesgo de profundizar nuestra separación, contribuyendo a una recesión social que es tan importante como la recesión económica a la que nos enfrentaremos.

No tiene por qué ser así. Podemos usar este momento para dar un paso atrás y hacer un balance de nuestras relaciones y preguntarnos: “¿Qué papel queremos que la gente juegue en nuestras vidas?”.

Podemos usar este momento para tomar medidas simples para fortalecer nuestras conexiones ahora para cuando la pandemia termine. Una de estas es comprometerse a pasar al menos 15 minutos al día con la gente que amamos, ya sea en videoconferencia o por teléfono. Ese tiempo puede ser valioso para ayudar a elevar nuestro estado de ánimo y hacer que otros se sientan mejor también.

Segundo, podemos concentrarnos en la calidad del tiempo que tenemos con otras personas, escuchando atentamente y compartiendo más abiertamente cuando estamos con otros. Una de las formas más tangibles de hacerlo es eliminando la distracción. Como mucha gente, he sido culpable de ponerme al día con un amigo por teléfono mientras también miraba mi bandeja de entrada o anotaba una pregunta que se me pasaba por la cabeza.

Incluso si uno pasa menos tiempo con alguien, hacer que ese tiempo cuente es realmente importante. Cinco minutos de conversación en los que estamos abiertos, escuchando profundamente y estando presente por completo es a menudo más satisfactorio que 30 minutos de conversación distraída.

Tercero, usted puede buscar formas de servir a los demás, reconociendo que el servicio es un antídoto poderoso. Cuando estamos crónicamente solos, nuestro enfoque se desplaza hacia adentro y nuestro nivel de amenaza aumenta. Con el tiempo, nuestro sentido de nosotros mismos comienza a erosionarse cuando empezamos a creer que la razón por la que estamos solos es que no somos agradables. Pero el servicio es poderoso porque rompe esos ciclos dañinos al cambiar el enfoque de nosotros mismos a alguien más, en el contexto de una interacción positiva.

Servir a los demás también nos reafirma que tenemos un valor que aportar al mundo. Durante esta época de COVID-19, el servicio puede parecerse a preguntar por un vecino, llamar a un amigo para ver cómo le va, entregar comida a un amigo que podría estar luchando por teletrabajar y educar a sus hijos en casa. El servicio puede ser un salvavidas en términos de conexión.

Sra. Suttie: ¿Tiene la esperanza de que la preocupación mutua y la cooperación que estamos viendo durante la pandemia duren en el futuro?

Dr. Murthy: Nosotros fuimos diseñados como seres humanos para estar conectados entre sí y para ayudarnos y apoyarnos mutuamente y vemos que esos instintos surgen en tiempos de crisis. Cuando un huracán o un tornado devasta una comunidad, la gente se levanta y se une para enfrentar la adversidad. El desafío es que a menudo se retiran a sus formas de vida después de eso y las lecciones de la comunidad a menudo se olvidan.

Creo que con COVID-19, estamos viendo una pandemia que recordaremos por el resto de nuestras vidas. La intensidad, la duración y el desafío de esta experiencia no se parecen a nada que hayamos visto antes. Espero que eso aumente la posibilidad de que podamos aferrarnos a las lecciones que estamos aprendiendo ahora sobre el poder de la comunidad, la importancia de las relaciones y la verdad de nuestra interdependencia.

Creo que uno de los retos más importantes de nuestro tiempo es decidir si continuar por el camino de la profundización de la soledad o utilizar esta oportunidad para elegir un camino diferente, para construir una vida y una sociedad centrada en las personas. En un mundo verdaderamente centrado en las personas, priorizamos nuestras relaciones y dónde ponemos nuestro tiempo, atención y energía. También diseñamos lugares de trabajo para fortalecer la conexión humana y diseñamos escuelas y planes de estudio para dar a los niños una base para las relaciones saludables desde las primeras edades.

También reconocemos que la relación está en el corazón del diálogo saludable y, sin diálogo y comunidad, la gente no puede hablar de los grandes desafíos que están enfrentando y encontrar un camino a seguir. Cuando nos enfrentamos a grandes desafíos como el cambio climático, las futuras pandemias y las disparidades económicas y de atención sanitaria, necesitamos poder trabajar juntos, lo que se deriva de nuestra capacidad para hablar y escucharnos realmente. No se reúne a las personas en un diálogo sólo por ponerlas en la misma habitación y esperar que algo suceda; el diálogo se basa en las relaciones.

La medicina se construye intuitivamente sobre la comprensión de las relaciones, pero eso no fue una parte prominente de mi entrenamiento. Nuestros médicos y enfermeras necesitan ser capaces de entender lo importante que es la soledad para los resultados de salud que están tratando de optimizar. Ellos deben ser capaces de identificar la soledad cuando existe y tener una conversación con los pacientes sobre ella, sin asumir toda la carga de resolver la soledad por sí mismos.

Necesitamos más asociaciones entre el sistema de atención de la salud y las organizaciones comunitarias, las cuales pueden intervenir y ayudar a apoyar a las personas que necesitan conexiones más fuertes. Esto es lo que está detrás del movimiento de “prescripción social” en el Reino Unido y otros países, donde los sistemas de atención de la salud se están asociando con organizaciones comunitarias, para identificar a las personas que están luchando contra la soledad y luego conseguirles los recursos, el apoyo y la comunidad que necesitan.

Cuando nos hacemos la pregunta “¿Cómo ponemos en primer lugar a las personas?” obtenemos una respuesta diferente que si nuestro objetivo principal es maximizar los ingresos o maximizar el poder u otro resultado que no esté centrado en el ser humano. Si tuviera un solo credo para este libro, serían tres simples palabras: Poner a la gente primero. Ese es el credo que necesitamos para guiarnos en nuestras propias vidas y al diseñar nuestras instituciones y políticas públicas.

Jill Suttie, Psy.D., es la editora de la reseña de libros Greater Good y una frecuente colaboradora de la revista. Este artículo fue publicado originalmente por la revista online Greater Good.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

Cristianos se unen a otras creencias contra la persecución religiosa en China

TE RECOMENDAMOS