Cuestionan método estadístico usado para relacionar el cambio climático con gases de efecto invernadero

Por Nathan Worcester
06 de Septiembre de 2021
Actualizado: 06 de Septiembre de 2021

Un nuevo e importante estudio publicado en Climate Dynamics criticó una metodología clave que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) utiliza para atribuir el cambio climático a los gases de efecto invernadero, planteando dudas sobre la validez de las investigaciones que se basan en ella y provocando la respuesta de uno de los científicos que desarrolló la técnica.

El autor del nuevo estudio, el economista Ross McKitrick, declaró a The Epoch Times en una entrevista exclusiva que cree que sus resultados debilitan el argumento del IPCC de que los gases de efecto invernadero causan el cambio climático.

La metodología, conocida como “identificación óptima”, se ha utilizado para relacionar los gases de efecto invernadero con todo tipo de factores, desde la temperatura hasta los incendios forestales, las precipitaciones y la capa de nieve.

McKitrick comparó el método de la identificación óptima con la forma en que la policía utiliza las huellas dactilares para identificar a los delincuentes.

“Toman esta gran mancha de datos y dicen: ‘Sí, las huellas dactilares de los gases de efecto invernadero están en ella'”, dijo el autor.

Según McKitrick, la investigación del método de la identificación óptima del artículo de 1999 en Climate Dynamics titulado “Checking for model consistency in optimal fingerprinting” (Comprobación de la consistencia del modelo de identificación óptima), es una “piedra angular del campo del forzamiento externo (causas del calentamiento global)” —rama de la ciencia del clima centrada en la identificación de las causas del cambio climático.

Pero según McKitrick, los autores de ese trabajo, Myles Allen y Simon Tett, cometieron errores en los pasos necesarios para validar su método.

“Cuando se hace un análisis estadístico, no basta con hacer unos números y publicar el resultado y decir ‘Esto es lo que nos dicen los datos’. Uno luego debe aplicar algunos test a nuestra técnica del modelo para ver si es válido para el tipo de datos que uno está utilizando”, dijo.

“Ellos afirmaron que su modelo pasa todos los test pertinentes, pero hay un par de problemas con esa afirmación”, continuó. “El primero es que plantearon mal las condiciones —dejaron fuera la mayoría de las condiciones relevantes que se supone que habría que testear— y luego ellos propusieron una metodología para los test, que es una completa desinformación. En realidad, no está relacionada con ningún método de test estándar”.

Su marco, dijo McKitrick, también asume que una parte importante del cambio climático tiene que ser atribuible a los gases de efecto invernadero, por lo que utilizarlo para demostrar que los gases de efecto invernadero conducen al cambio climático no tiene sentido.

“Uno depende de los datos del modelo climático para construir la prueba, y el modelo climático ya incorpora las suposiciones sobre el papel de los gases de efecto invernadero”, dijo McKitrick. “Uno no puede flexibilizar esa suposición”.

McKitrick, quien explicó sus resultados con más detalles técnicos en el sitio JudithCurry.com, dijo que los gases de efecto invernadero como causa del cambio climático por parte del IPCC se basa en gran medida en el documento de 1999 o en investigaciones estrechamente relacionadas, que tienen los mismos problemas.

Myles Allen, uno de los dos coautores del documento de 1999 que McKitrick cuestionó, respondió al documento de McKitrick en un correo electrónico a The Epoch Times.

“Abordar plenamente las cuestiones planteadas por este documento podría haber supuesto alguna diferencia en las conclusiones sobre la influencia humana en el clima cuando la señal era todavía bastante débil hace 20 años”, dijo Allen.

Sin embargo, según Allen, la señal es ahora mucho más fuerte tanto si se utiliza su técnica de 1999 como el método más sencillo empleado en globalwarmingindex.org. También dijo que los métodos más nuevos, incluido uno en su propio documento de 2003, han sustituido al método de 1999.

“Para ser un poco desenfadado, parece un poco como si alguien sugiriera que todos deberíamos dejar de conducir porque se ha identificado un nuevo problema con el Ford Modelo-T”, dijo Allen.

Según una respuesta por correo electrónico de McKitrick al argumento de Allen, “Incluso si fuera cierto que [el método de Allen] ya no se utiliza y que la gente se ha desplazado a otros métodos, [dada] su prominencia histórica, seguiría siendo necesario como cuestión científica, que Simon y Myles reconozcan que su documento contiene errores o refuten las críticas específicas”.

“Y la realidad es que la profesión climática no ha avanzado”, dijo McKitrick. “El IPCC todavía discute el método de la identificación óptima en el AR6 y se basa en muchos documentos que la utilizan”.

Allen argumentó que su documento posterior de 2003 sustituyó a su documento de 1999, pero McKitrick responde que el documento de 2003, junto con otros métodos más recientes que Allen identificó, “todos tienen los mismos problemas” que el documento de 1999.

McKitrick también argumentó que el método identificado en globalwarmingindex.org puede tener los mismos problemas que el documento de Allen de 1999, en gran parte porque ambos estudios citan un estudio de 1997 de Klaus Hasselman que, en palabras de McKitrick, “[propuso] el mismo [método]”.

“Así, según los propios ejemplos de Myles [Allen], el AT99 sigue siendo fundamental en la literatura sobre las causas” del calentamiento global, dijo McKitrick.

Allen argumentó que las críticas de McKitrick sobre su uso de un modelo climático son erróneas, ya que su método de 1999 puede ser en realidad “excesivamente conservador” a la hora de atribuir el cambio climático a la influencia humana.

Según Allen, los modelos climáticos estándar pueden arrojar resultados en los que se exagera la cantidad de “ruido” estadístico y, por tanto, la incertidumbre.

Esta refutación, dijo McKitrick, “no aborda el problema central que yo señalo”, que tiene que ver con la comprobación de los errores en sus cálculos de la identificación óptima.

Allen y McKitrick también discutieron sobre un test estadístico específico del documento de 1999. Según Allen, McKitrick había exagerado mucho su importancia. McKitrick contestó que es el único test de este tipo que los investigadores han usado en este contexto.

El investigador de las causas del calentamiento global, Aurélien Ribes, cuyos trabajos se encuentran entre los que Allen afirma sustituyeron a la investigación de 1999, se negó a comentar el documento en detalle en un correo electrónico a The Epoch Times, aunque dijo que había mirado una versión previa del mismo.

“No espero un impacto muy grande en términos de resultados de causas del calentamiento global”, dijo Ribes, investigador del cambio climático en el Centro Nacional de Investigación Meteorológica de Francia.

También dijo que algunas de sus propias investigaciones no dependían de la identificación óptima. También afirmó que ciertos resultados que son por las causas del calentamiento global, como el de la temperatura media mundial, son “muy sólidos”.

Pero otro experto, Richard Tol, cree que gran parte de las críticas de McKitrick dan en el clavo.

“McKitrick tiene razón”, dijo Tol, profesor de economía en la Universidad de Sussex y profesor de economía del cambio climático en la Vrije Universiteit Amsterdam, en un correo electrónico enviado a The Epoch Times.

Tol explicó que el intento de Allen y Tett de abordar un problema estadístico generalizado había “empeorado las cosas, no mejorado”.

“Para colmo, mucha gente ha utilizado desde entonces el método propuesto por Allen y Tett”, añadió.

“Las implicaciones no están claras”, continuó Tol. “Muchos de los trabajos que utilizan el método de la identificación óptima para detectar el impacto del cambio climático son simplemente erróneos”.

“Eso no significa que el cambio climático no sea real o que sus efectos no puedan atribuirse a las emisiones de gases de efecto invernadero. Significa que muchos de los trabajos que hicieron tales afirmaciones tendrán que ser rehechos”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS