Cumbre del G-20: Las reuniones clave y los temas a tratar

Por Emel Akan - La Gran Época
25 de Junio de 2019 Actualizado: 25 de Junio de 2019

WASHINGTON – Los líderes de las principales economías del mundo se están preparando para la cumbre del G-20 esta semana en Osaka, Japón, donde discutirán una gran cantidad de temas, entre ellos la actual desaceleración del crecimiento económico y las posibles reformas al sistema de comercio mundial.

Además, las conversaciones bilaterales probablemente atraigan la misma atención que las discusiones formales programadas.

Hay muchos problemas que discutir en la cumbre, pero el tema central será la misión principal del G-20, que es apoyar “un crecimiento fuerte, sostenible, equilibrado e inclusivo”.

La directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha advertido en repetidas ocasiones que la economía mundial se encuentra en un “momento delicado“. Según ella, el 70 por ciento del mundo ahora está viendo una “desaceleración sincronizada de crecimiento”. Sin embargo, hace solo dos años, el 75 por ciento de la economía mundial estaba experimentando un alza.

Según la estimación del FMI, la actual disputa comercial entre Estados Unidos y China podría reducir un 0,5 por ciento la economía mundial. La principal preocupación para el FMI es que a los responsables de las políticas les queda poco espacio para maniobrar con respecto al estímulo tanto monetario como fiscal. Los líderes mundiales se reunirán en un momento de incertidumbre para el crecimiento mundial y abordar estos problemas.

Al igual que el año pasado, habrán discusiones sustanciales en la cumbre sobre el tema del comercio, incluida la reforma de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

En la última cumbre del G-20, los líderes acordaron por primera vez reformar la OMC, que tiene más de 20 años, respaldando al presidente Donald Trump, quien repetidamente ha llamado a la organización un “desastre”. Pidieron “la reforma necesaria de la OMC para mejorar su funcionamiento”, y también declaró en el comunicado que revisarían el progreso en la próxima cumbre.

“Si se identifican prioridades específicas para la reforma, [esta cumbre en] Osaka marcaría un avance”, según Matthew Goodman, vicepresidente senior del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS).

“Deben incluir arreglar el mecanismo de solución de controversias y exigir una mayor transparencia en torno a las políticas que distorsionan el comercio, como los subsidios”, escribió en un artículo.

Al margen de la cumbre de este año, Trump sostendrá reuniones bilaterales con los líderes de Rusia, Turquía y China, que se espera que atraigan mucha atención.

Reunión de Trump y Putin

Trump dijo la semana pasada que se reuniría con el presidente ruso Vladimir Putin en la cumbre.

“Quiero llevarme bien con Rusia, y creo que lo haremos. Quiero llevarme bien con China, y creo que lo haremos”, dijo Trump a Fox News el 19 de junio.

En la última cumbre del G-20, Trump se negó a reunirse con Putin debido al reciente incidente en el que Moscú mantuvo cautivos a barcos ucranianos y a 23 marineros cerca de Crimea, según Heather Conley, vicepresidenta senior de CSIS.

“Esos 23 marineros ucranianos siguen en la cárcel. No ha habido ningún movimiento en ese frente”, dijo a los reporteros, agregando que no ha habido señales de progreso en el tema.

En la reunión, los dos líderes podrían hablar sobre un marco de control de armas, según Conley. En marzo, Rusia finalizó el Tratado de Fuerzas Nucleares Intermedias (INF) de la época de la Guerra Fría. La acción de Putin se dio luego de que el gobierno de Trump acusara a Rusia de violar el acuerdo de la era Reagan y anunció que abandonaría el acuerdo. Los Estados Unidos se retirará formalmente del acuerdo en agosto.

“Hay un gran espacio aquí para pensar en el control de armas, pero no hay ningún proceso que conozcamos”, dijo Conley. Además, Irán podría ser un tema de discusión muy importante entre Trump y Putin, dijo.

Reunión de Trump y Erdogan

La posible reunión de Trump con el presidente Recep Tayyip Erdogan de Turquía, implica otra relación bilateral complicada. Turquía está decidida a seguir adelante con la compra de un avanzado sistema ruso de defensa aérea S-400, a pesar de las advertencias de los Estados Unidos. Los primeros misiles y sus radares asociados serán entregados en julio.

Si el acuerdo continúa, los Estados Unidos le advirtieron a Ankara que eliminaría a Turquía del programa de aviones de combate F-35. Turquía ha desafiado las amenazas de sanciones de los Estados Unidos.

“No importa qué decisión de sanciones, no importa qué declaración provenga de los EE.UU., ya hemos comprado los S-400”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Mevlut Cavusoglu, a periodistas el 24 de junio.

Erdogan irá al G-20 inmediatamente después de las elecciones municipales del 23 de junio en Estambul, donde su partido sufrió una derrota histórica.

Los ojos del mundo estarán en la reunión entre Trump y el líder chino Xi Jinping durante la cumbre, mientras ambos líderes intentan que las conversaciones comerciales vuelvan a encarrilarse. Si bien es difícil de predecir el resultado de las conversaciones, cualquier consenso sobre el comercio puede brindar un gran alivio a los inversores.

***

Un genocidio oculto se realiza hoy en el país más poblado del planeta

TE RECOMENDAMOS