“Dar voz a la gente”: Nueva plataforma espera arrojar luz sobre las lesiones posteriores a la vacuna

Por Daniel Y. Teng
04 de Noviembre de 2022 6:35 PM Actualizado: 04 de Noviembre de 2022 6:35 PM

En lugar de atascarse en el interminable debate sobre la ciencia de las vacunas, Matt Jordan se propuso simplemente dar voz a la gente cuando lanzó Jab Injuries Global.

La plataforma, que obtuvo 113,000 seguidores en su cuenta australiana de Instagram en solo 10 meses, tiene grandes planes a nivel mundial, con cuentas locales en Estados Unidos, el Reino Unido y Nueva Zelanda comenzando a ganar terreno.

“Estamos ofreciendo un servicio. Tengo un equipo de unos 12 escritores y nos sentamos al teléfono con la gente durante una hora y media o dos. Escribimos su historia completa de principio a fin con el mayor detalle posible para que la comunidad pueda revisar y ver lo que realmente está sucediendo”, le dijo Jordan a The Epoch Times.

“Realmente no estamos compartiendo ciencia, noticias, datos o cualquiera de nuestras propias opiniones. Hemos permitido que la gente hable sobre sus experiencias y sus historias. Creo que ahora tenemos 300”, dijo.

La plataforma surge mientras continúa el debate sobre la eficacia de las vacunas y los procesos que rigieron su implementación en todo el mundo durante los años de la pandemia.

Historias de los receptores de la vacuna

Las páginas de Instagram incluyen testimonios de personas que informaron efectos secundarios, que incluyen pericarditis y convulsiones.

En un caso, una mujer de Gold Coast dice que le dijeron que contrajo COVID-19 después de recibir dos dosis de la vacuna meses antes.

Informó síntomas severos como espasmos corporales, diarrea y fatiga extrema.

Un médico prepara una dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 en Netanya, Israel, el 5 de enero de 2022. (Jack Guez/AFP vía Getty Images)

“La única respuesta real que recibí del médico de cabecera fue que no había datos sobre COVID prolongado en Australia, por lo que no había nada que pudiera hacer. Encontré esto extraño ya que, en el Reino Unido, el COVID-19 prolongado es un diagnóstico común”, según su testimonio.

Por su parte, una fotógrafa voluntaria de mortinatos afirmó que el número de trabajos que realizaba al año aumentó de 70 a unos 400.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. y el Departamento de Salud de Australia afirman que las vacunas son seguras para las mujeres embarazadas.

Los testimonios son señales de que el consenso previo sobre la seguridad de las vacunas está comenzando a desmoronarse.

Apenas una semana antes, la madre de una adolescente de Tasmania de 17 años hizo pública la historia de su hija y le dijo a la radio 2GB que la joven, Faith, sufría tics y espasmos musculares severos después de recibir su segunda dosis de Pfizer.

“Así que la llevamos directamente al hospital local. Hicieron muchas pruebas, no pudieron averiguar qué estaba pasando, todo resultó bastante normal”, dijo la madre, Tanya.

“Entonces me hice la pregunta: ‘¿Podría haber sido la vacuna? Y los médicos me dijeron que no fuera tan, y cito, ‘jodidamente estúpida'”.

El Dr. Paul Marik, cofundador y director científico de la Alianza de Cuidados Críticos Front Line COVID-19, le dijo anteriormente a The Epoch Times que los síntomas post-vacuna incluyen “cierto grado de deterioro neurológico”.

También dijo que los síntomas eran más difíciles de tratar en comparación con el COVID prolongado.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. y la Administración de Productos Terapéuticos de Australia controlan las reacciones adversas a las vacunas contra el COVID-19.

Motivado para ayudar y construir una comunidad

Mientras tanto, Jordan dice que fue a través de una experiencia personal que se inspiró para crear Jab Injuries Global.

“Estaba bastante seguro de que lo quería, no porque sea un antivacunas, sino porque soy una persona sana”, dijo. “Me encontraba en una situación en la que personas de mi círculo cercano me hacían pasar un mal rato, y pensaba: “¿Cuál es el mejor argumento para defender mi libertad de elección?”.

Se dio cuenta de que las historias personales en páginas localizadas serían la mejor manera de educar al público en general sobre las preocupaciones en torno a las nuevas vacunas.

Actualmente, el equipo ha distribuido 180,000 folletos de 12 páginas en todo el estado de Victoria, en Australia.

En respuesta, el senador Gerard Rennick, del Partido Liberal de centro-derecha, acogió con satisfacción la medida.

“Bien hecho por Matt, que ha ofrecido gran parte de su tiempo como voluntario para dar voz a quienes realmente la necesitaban”, escribió en Facebook.

Sin embargo, Jordan enfatizó que la creación de la plataforma se trata de construir una comunidad.

“La conciencia sigue siendo importante, y seguiremos haciéndolo. Pero estamos tratando de unir al mundo”.

Hay planes para un nuevo sitio web y, eventualmente, un directorio que indexe los síntomas posteriores a la vacuna en todo el mundo.

El proceso de reclamos por lesiones a causa de las vacunas es lento

Un reto constante para quienes afirman haber sufrido un daño postvacunas es vincular el daño al propio pinchazo.

Es un proceso que ha frustrado a la abogada de lesiones personales Clare Eves, de Shine Lawyers, quien ha dicho que moverse por el Esquema de reclamos de vacunas anti-COVID de Australia fue un desafío.

“El primer obstáculo realmente es, ¿tienes una de las condiciones cubiertas reconocidas? Si no la tienes, probablemente no sea elegible”, le dijo anteriormente a The Epoch Times.

Eves dijo que se encontró con personas que sufrían dolencias que caen fuera de las reacciones adversas reconocidas (elegibles para compensación) a la vacuna, incluyendo pérdida de capacidad física, dolores de cabeza, fatiga, derrames cerebrales y convulsiones.

Si bien este año fiscal, el gobierno pagó USD 937,000 en compensaciones, los documentos presupuestarios estiman que esa cifra podría aumentar a 77 millones de dólares australianos (USD 49.3 millones) en el próximo año fiscal.

Sin embargo, en todo el mundo, las reclamaciones de compensación por lesiones causadas por vacunas han obtenido poca atención de parte de las autoridades.

A fines de julio, las autoridades japonesas aprobaron 820 reclamos a causa de lesiones por vacunas de 3680 solicitudes. En Canadá, se han aprobado ocho reclamaciones de 774, mientras que Estados Unidos aún no ha indemnizado a una sola persona.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.