David Copperfield se vio obligado a revelar uno de sus trucos más famosos

07 de Junio de 2016 Actualizado: 07 de Junio de 2016

Dicen que es el ilusionista más impresionante del mundo y que sus trucos rozan lo imposible. Ha hecho desaparecer la Estatua de la Libertad, ha levitado sobre El Gran Cañón y ha atravesado la gran Muralla China, así como también hizo desvanecer a personas y objetos.

Hablamos de David Copperfield, quien supo forjar una trayectoria impecable de casi 50 años, pero hoy está en boca de todos debido a que uno de sus espectadores lo demandó por los daños que sufrió en los “entretelones” de un truco de magia.

El demandante es el cheff inglés Gavin Cox, quien hace 3 años fue junto a su esposa a ver el show de Copperfield en el hotel y casino MGM en Las Vegas y –según él- terminó lesionado.

Todo comenzó cuando fue seleccionado por el mismo David para participar de un truco de sus más conocidos en donde hace desaparecer a 13 espectadores.

De acuerdo con Cox, al bajarse la cortina, un grupo de personas del staff de Copperfield comenzaron a sacarlos de manera rápida, sin previo aviso y apurándolos para después llevarlos por una especie de pasadizo que estaba completamente oscuro y en construcción, con polvo de cemento y escombros. Por esas malas condiciones el hombre se resbaló, se cayó y como consecuencia se dislocó el hombro, informó el matutino Clarín. Según Cox, de tantas operaciones a las que tuvo que exponerse terminó con un daño cerebral.

Mientras tratan de apelar a la millonaria demanda, los abogados del mago niegan todo esto y alegan que se trata de un truco que hicieron con miles de personas y que ninguna otra salió lesionada.

Por el momento, el mago se ha visto obligado a explicar en detalle el funcionamiento de la ilusión. No obstante, deberá esperar hasta enero de 2017 para conocer la resolución final de los tribunales estadounidenses, informó El Mundo.

David empezó su carrera profesional a la edad de 12 años, y fue la persona más joven admitida en la Sociedad Estadounidense de Magos. A los 16 años ya era profesor de magia en la Universidad de Nueva York. Poco después, empezó a firmar sus primeros contratos en televisión.

Sus ilusiones han asombrado al mundo entero, tal es así que hasta algunos parecen realmente sobrenaturales, casi místicos. Dicen que ningún mago puede revelar sus secretos, en este caso parece que Copperfield no tuvo otra opción. ¿O será que esta vez al truco se lo hicieron a él?

TE RECOMENDAMOS