¿De dónde vienen los derechos humanos?

Por John A. Deller
06 de Diciembre de 2023 2:18 PM Actualizado: 09 de Diciembre de 2023 3:26 AM

Opinión

En el Día Internacional de los Derechos Humanos es oportuno plantearse los orígenes y fundamentos de los derechos humanos.

¿Son los derechos humanos una construcción política que refleja los cambiantes fundamentos morales y éticos de las sociedades actuales, o son otorgados por el Creador?

La Declaración de Independencia de Estados Unidos del 4 de julio de 1776 es conocida como la primera declaración formal del pueblo de una nación afirmando sus derechos, incluido el de elegir su propio gobierno.

El Preámbulo incluye la afirmación: “Que todos los hombres son creados iguales, que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables, que entre ellos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”.

El 10 de diciembre de 1948, tras las atrocidades asociadas a la Segunda Guerra Mundial, la Asamblea General de la ONU adoptó la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH).

Además de la DUDH, que hace referencia a 30 derechos humanos, hoy en día existen los derechos asociados derivados del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, la Convención sobre los Derechos del Niño, la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, y los derechos y principios de la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

Cuanto más complejas se vuelven las sociedades, más amplios parecen ser los instrumentos políticos para proteger los derechos de las personas.

Vida, libertad y búsqueda de la felicidad

Todos estaremos de acuerdo en que la vida humana debe protegerse. ¿Quién querría que lo mataran, o que mataran a sus hijos o familiares?

Todos queremos la libertad, ser libres, dentro de los diversos contextos de lo que significa para cada persona, junto con las limitaciones sociales de cómo podemos afectar a los demás.

Algunos persiguen la felicidad buscando el placer o la ausencia de dolor. O persiguiendo un estilo de vida de autoindulgencia, acumulando riqueza y bienes materiales. Y luego llega la muerte.

Hay mucha sabiduría en el viejo dicho: “Las mejores cosas de la vida son gratis”.

La salud, la amistad, la compasión y la plenitud que da cultivar la bondad dentro de uno mismo.

También hay paz mental y satisfacción que pueden surgir a través del autoconocimiento y de encontrar el propio lugar en el universo. Una felicidad que no se puede comprar ni quitar.

Tal vez sea ésa la felicidad a la que se referían los Padres Fundadores.

También se consideraba que esos derechos inalienables habían sido otorgados por el Creador. La vida no la crea el hombre ni los seres humanos. La vida es dada o concedida por el Creador.

Los seres humanos pueden hacer muchas cosas. Pueden matar y quitar una vida, pero no pueden crear Vida.

Una base de derechos humanos que reconozca al Creador infunde en las personas respeto por la santidad de la vida y respeto por los demás seres humanos.

Se convierte en el yo interior de una persona que realmente guía sus acciones; ver que herir a otro también le hará daño a uno mismo. Es más que el cumplimiento de una ley humana externa.

Tradiciones socialista y liberal en materia de derechos humanos

Manfred Nowak, catedrático de derecho internacional y derechos humanos de renombre mundial y antiguo Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Tortura, escribió un libro sobre la historia del Pacto de Derechos Civiles y Políticos de la ONU: CCPR Commentary.

Describe la tensión entre las tradiciones socialista y liberal en materia de derechos humanos en los artículos 19 y 20, sobre la libertad de pensamiento y expresión.

En líneas generales, el objetivo socialista interpreta los derechos humanos como un instrumento para garantizar la participación democrática dentro del Estado, mientras que las tradiciones liberales pretenden proteger los derechos universales del individuo a formar sus propias opiniones libre de adoctrinamiento externo.

El enfoque socialista de los derechos humanos puede verse como un marco de igualdad de derechos: el derecho al trabajo, el derecho a la educación, el derecho a la vivienda, el derecho a la salud, el derecho al ocio y la recreación, etcétera.

El enfoque liberal clásico de los derechos humanos es estrecho y se basa en que las personas ejerzan su libertad.

Protege a los individuos contra el abuso de poder por parte del gobierno, cree que las personas son dueñas de sus propias vidas y de la consecución de su empresa, al tiempo que garantiza que no perjudiquen a los demás.

Tim Wilson, ex Comisario de Derechos Humanos de Australia, considera que existe una falta de comprensión fundamental sobre los derechos humanos porque se desconectaron de sus principios fundacionales.

Activistas transgénero protestan contra una concentración de "Nuestros cuerpos, nuestros deportes" en la Plaza de la Libertad de Washington, D.C., el 23 de junio del 2022. (Terri Wu/The Epoch Times)
Activistas transgénero protestan contra una concentración de “Nuestros cuerpos, nuestros deportes” en la Plaza de la Libertad de Washington, D.C., el 23 de junio del 2022. (Terri Wu/The Epoch Times)

En su discurso del 2014, “The Forgotten Freedoms-Freedom of Religion” (Las libertades olvidadas: la libertad de religión), esbozó cuatro puntos para poner de relieve la confusión en torno a los derechos humanos y el desarrollo de tratados bajo la bandera de los derechos humanos.

“Primero. Los derechos humanos no son lo mismo que los derechos civiles. Los derechos humanos son universales y existen desde el nacimiento; los derechos civiles son el don de la ciudadanía.

“Segundo. Los derechos humanos no son lo mismo que la justicia social. Los derechos humanos consisten en proteger sin concesiones la autonomía del individuo; la justicia social consiste, en términos generales, en promover la equidad.

“Tercero. Los derechos humanos no son lo mismo que la lucha contra la discriminación. Aparte de la igualdad ante la ley, los derechos humanos pueden referirse en realidad al ejercicio de la discriminación, como la libre asociación; mientras que la lucha contra la discriminación consiste en eliminar los prejuicios injustos.

“Cuarto. Los derechos humanos no consisten en proteger a grupos de personas. Los derechos humanos universales sólo pueden existir para los individuos, por comparación los derechos de grupo no pueden extenderse a todo el mundo”.

Con el aumento de la influencia de Beijing en las Naciones Unidas, se plantea también la creciente cuestión de los derechos “basados en el Estado”. El Partido Comunista Chino (PCCh) intenta subvertir el sistema de derechos humanos de la ONU presionando para que los derechos “basados en el Estado” sustituyan a los derechos humanos individuales.

Entendimiento tradicional chino

Mientras tanto, la comprensión tradicional china de la vida tiene el concepto del Yin y el Yang, que impregnó todos los aspectos de la cultura china durante miles de años. Puede manifestarse como lo que podemos considerar “opuestos”. Por ejemplo, femenino/masculino, interno/externo, etc.

Como seres humanos conscientes, tenemos un aspecto interno de autocultivo, o autocontrol, de elegir conscientemente cómo respondemos con nuestras palabras o acciones.

Si se descuida la cultivación interna, puede dar lugar a más respuestas conductuales y emocionales externas que repercutan negativamente en los demás, lo que también puede dar lugar a más leyes y normativas para mantener una sociedad estable.

Antes de 1949 y del impacto del PCCh, China tenía una larga historia de enseñanzas taoístas y budistas, y textos confucianos que hacían hincapié en los principios morales y éticos.

Aunque diferentes del concepto occidental de derechos humanos, cumplían una función similar de tener en cuenta a los demás, y no sólo a uno mismo, y no se imponían como tales, sino que se adoptaban voluntariamente como forma de vivir en armonía.

Este concepto de armonía vinculaba la vida terrenal con los reinos celestiales.

“El Libro de los Documentos (Shujing) o Clásico de la Historia, es uno de los Cinco Clásicos de la literatura china antigua, que data del siglo VI a.C.. En él se resume la relación tradicional del pueblo chino con el Cielo, según la cual el Cielo vela por el pueblo y cuida de él.

Tras la agitación de la Revolución Cultural, hubo un breve periodo en la década de 1980 en el que el PCCh permitió algunos aspectos tradicionales de la cultura china.

Seguidores de Falun Gong se reúnen en una vigilia con velas en memoria de los practicantes de Falun Gong fallecidos a causa de los 24 años de persecución de esta disciplina espiritual por parte del Partido Comunista Chino, en el National Mall de Washington, el 20 de julio del 2023. (Madalina Vasiliu/The Epoch Times)
Seguidores de Falun Gong se reúnen en una vigilia con velas en memoria de los practicantes de Falun Gong fallecidos a causa de los 24 años de persecución de esta disciplina espiritual por parte del Partido Comunista Chino, en el National Mall de Washington, el 20 de julio del 2023. (Madalina Vasiliu/The Epoch Times)

En mayo de 1992, Falun Gong (también llamado Falun Dafa) fue enseñado públicamente por primera vez en China por el Sr. Li Hongzhi, despertando una vez más el Camino de vivir en armonía.

Falun Gong es una práctica espiritual de autocultivo de la tradición budista que enseña la verdad, la compasión y la tolerancia (Zhen 真, Shan 善, Ren 忍 en chino), consideradas las características subyacentes del universo.

Renovó la conexión tradicional de la gente con el Cielo; encontrar la esencia divina interior a través de la meditación y el autocultivo y alinear la propia vida con los principios del universo, o la Ley del  Universo.

Ha sido brutalmente perseguido en China desde julio de 1999, persecución que continúa en la actualidad.

Respetar y proteger el derecho de cada persona a vivir su vida con la creencia espiritual que elija, si dicha creencia también respeta a los demás, parece respetuoso con la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.

En el Día Internacional de los Derechos Humanos, es bueno reflexionar sobre qué derechos queremos proteger para nosotros mismos, y el impacto que tendrá en el futuro de nuestros hijos.

Las opiniones expresadas en este artículo son opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.