De Nixon a Biden el contraterrorismo doméstico de EE. UU. está plagado de ideología política, según historiadores

Por Ken Silva
12 de Noviembre de 2021 11:37 AM Actualizado: 12 de Noviembre de 2021 12:20 PM

La evaluación del gobierno de Joe Biden de que el extremismo doméstico violento es una de las mayores amenazas que enfrenta Estados Unidos no es la primera declaración de este tipo en un gobierno federal.

Hace unos 50 años, el presidente Richard Nixon hizo una declaración similar, considerando que el “terrorismo revolucionario” era la amenaza más grave a la que se enfrentaba el país.

Los historiadores de la lucha antiterrorista debatieron las similitudes entre ambos períodos en un evento celebrado por el Cato Institute en Washington, el 10 de noviembre, advirtiendo que algunas de las anteriores invasiones contra las libertades civiles podrían repetirse en la actualidad.

Ambas épocas están marcadas por un giro hacia la seguridad nacional de parte del estado después de una larga campaña en el extranjero, dijo Faiza Patel, codirector del Centro Brennan para la Justicia.

“Hubo un cambio [en los años sesenta y setenta] de la idea de una amenaza comunista instigada desde el extranjero hacia la amenaza izquierdista considerada como puramente doméstica y cuando analizo la era posterior al 11 de septiembre, el gobierno está realmente centrado en la amenaza de grupos como al-Qaeda e ISIS y ahora todo el mundo habla del terrorismo doméstico”, dijo Patel en el evento de Cato. “Estamos viendo un cambio similar”.

Cuando Nixon declaró que el terrorismo doméstico era la mayor amenaza a la que se enfrentaban los estadounidenses en junio de 1970, estaba respondiendo a un repunte de la violencia de tinte político en todo el país —incluyendo más de 100 atentados con bomba e incidentes de incendios provocados, cometidos por los izquierdistas.

“La escala de la violencia durante los años 60 y 70 es realmente diferente a casi todo lo que hemos visto en un sentido nacional altamente politizado”, dijo Beverly Gage, un profesor de historia de la Universidad de Yale.

Con poca o ninguna orientación sobre lo que constituía el terrorismo doméstico, la administración Nixon se dio un amplio margen de maniobra para llevar a cabo controvertidas operaciones de inteligencia contra los disidentes, tanto violentos como pacíficos.

Según el profesor de historia de la Universidad de Western Washington, Daniel Chard, lo que surgió a continuación fue la primera política federal formal de contraterrorismo doméstico, a la que él describe como “una actuación policial diseñada para encontrar a los terroristas por adelantado”.

“Una gran parte de esto es la vigilancia masiva”, dijo Chard, quien publicó un libro sobre el tema en septiembre.

La declaración de Nixon de junio de 1970 sobre el terrorismo revolucionario dio lugar a lo que se conoció como el Plan Huston: una serie de controvertidas operaciones de inteligencia, que incluían trabajos encubiertos, registros de correo y la infiltración de agentes encubiertos entre los grupos de izquierda.

Después de estas y otras numerosas operaciones ilegales —incluido el espionaje a Martin Luther King Jr. y el mantenimiento de medio millón de páginas de archivos de seguridad interna sobre los estadounidenses— tras el escándalo Watergate, el fiscal general Edward Levi emitió una directiva en 1976 que restringía muchos de los poderes del FBI.

La directiva de Levi, entre otras cosas, exigía a los agentes del FBI que demuestren la existencia de un delito antes de utilizar técnicas policiales secretas como las escuchas telefónicas o la entrada en el domicilio de alguien sin previo aviso.

Sin embargo, las restricciones al poder del FBI se fueron relajando a lo largo de los 25 años siguientes y fueron efectivamente abolidas por el fiscal general John Ashcroft, tras el 11-S.

Hoy en día, algunos piden que esos poderes reforzados de seguridad nacional posteriores al 11-S se utilicen en el ámbito del país. La Asociación Nacional de Consejos Escolares (NSBA), por ejemplo, envió una carta al gobierno de Biden en septiembre en la que calificaba a las protestas de los padres como amenazas de terrorismo doméstico y pedía que el FBI utilizara estatutos como los de la Ley Patriótica.

Esta vez, el guión se ha invertido políticamente, señaló Gage.

“Cuando entramos en la era Trump —en la investigación de Mueller, el enfrentamiento con Comey y luego el 6 de enero— de pronto tenemos a los liberales y a los izquierdistas buscando a que el FBI salve a la república de Trump, mientras que la opinión de los republicanos sobre el FBI ha caído en picada”, añadió el profesor.

Pero aunque los actores son diferentes, Gage indicó que tanto la política antiterrorista de la época de Nixon como la actual presentan problemas comunes.

“El gran reto político —ya sea hace 100 años, 50 años o en la actualidad— es que los debates sobre la violencia están íntimamente relacionados con los debates sobre la expresión, los debates sobre las libertades civiles, los debates sobre dónde está la línea entre la participación política legítima y las formas ilegítimas de compromiso político”, dijo a continuación.

“Hay que pensar en ellos de forma algo separada —si a uno le gusta o no el grupo al que se dirige y si uno quiere que se le permita expresar sus ideas”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.