De paloma a halcón: Gobernador de Nebraska explica las lecciones que aprendió al tratar con el PCCh

Por Petr Svab
29 de Junio de 2021 7:19 PM Actualizado: 29 de Junio de 2021 7:20 PM

Al frente del emblemático estado agrícola de Nebraska, el gobernador Pete Ricketts se ha dedicado a abrir puertas para que los mercados del mundo accedan a los abundantes productos de su estado. Desde la carne de primera calidad de reses criadas en los exuberantes pastos de las Grandes Llanuras hasta la excelente tecnología agrícola que ayuda a cultivar los campos de todo el mundo, Nebraska ha exportado productos con un valor de miles de millones de dólares, muchos de ellos al este de Asia.

Para Ricketts tenía mucho sentido encabezar una misión comercial a China en 2016 en un esfuerzo por ampliar aún más el mercado.

Sin embargo, lo que ocurrió en el viaje, y en los años siguientes, supuso un duro despertar para el republicano.

China comenzó a abrirse al comercio exterior en la década de 1970, después de que la muerte de Mao Zedong pusiera fin a los horrores de la Revolución Cultural, que había dejado al país al borde del colapso económico. Poco a poco, el régimen comunista desarrolló un sofisticado régimen para suavizar a los funcionarios y empresarios extranjeros.

Ricketts fue recibido con los brazos abiertos y le llovieron los artículos en los medios de comunicación estatales.

Sin embargo, como descubrió, las reformas económicas del país llevaban implícito el engaño político. Como dijo el exlíder del Partido Comunista Chino (PCCh), Deng Xiaoping, la estrategia consistía en “decir a la derecha, ir a la izquierda”.

Ricketts pronto se dio cuenta de que el régimen nunca estuvo interesado en una relación de buena voluntad.

“Mientras estábamos allí, ocurrieron cosas muy inquietantes”, dijo a The Epoch Times en una entrevista exclusiva.

“Los miembros de nuestra delegación fueron seguidos de una manera muy torpe”, dijo. “Estaba muy claro que nos estaban vigilando”.

Uno de los miembros de la delegación fue especialmente objeto de vigilancia. Un día, cuando regresó a su habitación de hotel por la noche, descubrió que le habían robado el disco duro, dijo Ricketts.

El incidente alertó al gobernador de los niveles a los que el PCCh se rebajaría para robar secretos comerciales.

Epoch Times Photo
Un foro ciudadano con el gobernador de Nebraska, Pete Ricketts (I), sobre el plan “30 x 30” de la Administración Biden, en el Generations Barn de Pickrell, Nebraska, el 24 de junio de 2021. (Petr Svab/The Epoch Times)

Cuando el presidente Donald Trump asumió el cargo, seguido por una serie de funcionarios que vigilaban estrechamente a China como Peter Navarro, la política de Estados Unidos hacia el PCCh se endureció.

“El presidente Trump cambió sus políticas comerciales para intentar realmente conseguir la igualdad de condiciones para nosotros en China”, dijo Ricketts.

Trump quería un acuerdo comercial con China que abordara una letanía de agravios, desde la manipulación de la moneda hasta las barreras comerciales y el robo de propiedad intelectual.

Con el lento avance de las negociaciones, Trump fue subiendo la temperatura gradualmente mediante una ola tras otra de aranceles a la importación de productos chinos. China respondió con sus propios aranceles, pero como importa mucho menos de Estados Unidos, sus medidas tuvieron menos impacto.

Para intensificar sus represalias, el PCCh se dirigió específicamente a sectores industriales en los que Trump gozaba de un fuerte apoyo: la agricultura y la ganadería.

“Creo que su filosofía era: socavemos la autoridad del presidente en el Medio Oeste, donde está gran parte de su base”, dijo Ricketts.

El movimiento “fue completamente contraproducente”, dijo.

“Quiero decir que los agricultores y ganaderos, aunque no estaban contentos de ver que la demanda de sus productos disminuía, son patrióticos y apoyaron totalmente la posición del presidente sobre la adopción de una postura dura con el PCCh en cuestiones comerciales”.

Eso es lo que hizo que Ricketts se diera cuenta de la situación.

“Todo ese asunto empezó a sensibilizarme sobre lo que el PCCh estaba haciendo con respecto al comercio”, dijo.

Epoch Times Photo
Un técnico agrícola frente a un tractor en una granja al sur de Lincoln, Nebraska, el 24 de junio de 2021. (Petr Svab/The Epoch Times)

Al mismo tiempo, Ricketts era cada vez más consciente de los abusos domésticos del PCCh, particularmente cuando la información sobre las atrocidades contra la población uigur en la región de Xinjiang comenzó a abrirse paso en la corriente principal estadounidense.

La creciente persecución por parte del PCCh de esta minoría étnica, mayoritariamente musulmana, mediante el uso de campos de reclusión, la tortura y el lavado de cerebro, ha acaparado una considerable atención de los medios de comunicación y ha provocado una indignación prácticamente unificada en Occidente. En algunos aspectos, parece que también ha contribuido a llamar la atención sobre otros grupos perseguidos desde hace tiempo por el PCCh, como los cristianos clandestinos, los practicantes de Falun Gong y los activistas a favor de la democracia.

Ricketts cree que las relaciones con China deben abordarse de forma integral, teniendo en cuenta no solo el comercio, sino también las implicaciones para la seguridad nacional y los derechos humanos.

Pero incluso si uno se centrara solo en los negocios, “no han sido un socio comercial consistente en general”, dijo.

“Siempre va a estar sujeto a lo que sea su agenda política”, dijo. “El mercado chino no es un mercado abierto. No es un mercado libre”.

Al final, concluyó que Nebraska necesita liberarse de la dependencia del mercado chino.

“Sabíamos que teníamos que diversificarnos y alejarnos de los mercados que el PCCh iba a controlar”, dijo.

Lo que siguió fue una serie de decisiones para limitar la influencia del PCCh en Nebraska.

Ricketts trasladó la oficina comercial estatal de Shanghai a Alemania. Instó a la Universidad de Nebraska-Lincoln a que se deshiciera del Instituto Confucio, controlado por el PCCh, y así lo hizo. Prohibió al gobierno estatal hacer negocios con entidades relacionadas con el PCCh. También prohibió la app de redes sociales de propiedad china TikTok en los dispositivos del gobierno.

Sugirió que las empresas estadounidenses deben pensar dos veces el hacer negocios en China, dada la ley del PCCh, por ejemplo, de que cualquier dato almacenado en el país debe ponerse a disposición del régimen.

“Me preocupa mucho, como estadounidense, que veamos que gran parte de Wall Street sigue invirtiendo en China, porque, de nuevo, tienen que saber que todo lo que hacen allí ya no les pertenece”, dijo.

Epoch Times Photo
El gobernador de Nebraska, Pete Ricketts (2º R), con residentes que escaparon de la opresión comunista, en el capitolio del estado en Lincoln, Nebraska, el 24 de junio de 2021. Ricketts proclamó el mes de julio como Mes de la Memoria de las Víctimas del Comunismo. (Petr Svab/The Epoch Times)

Las empresas deben asumir una estrategia más a largo plazo, añadió.

“Muchas empresas que cotizan en bolsa se guían trimestre a trimestre por los beneficios. Y eso hace que tiendan a orientarse más hacia el corto plazo, en lugar de ver el panorama general a largo plazo”, dijo.

“El gobierno chino está muy orientado al largo plazo. Xi Jinping ha planeado [para el régimen] ser la superpotencia mundial en 2049, lo cual es un plan a largo plazo. Y nosotros aquí en Estados Unidos tenemos que empezar a pensar más a largo plazo. Tenemos que pensar en un panorama más amplio”.

Nebraska sigue exportando a China —alrededor de mil millones de dólares en 2019, de hecho, en gran parte debido al acuerdo comercial “Fase Uno” de Trump que obligó a China a comprar productos estadounidenses. Ricketts, sin embargo, no está planeando más misiones comerciales. En cambio, le gustaría ver más exportaciones a los países emergentes del sudeste asiático, así como a socios fiables como Japón y Alemania.

De todos modos, hubiéramos querido diversificarnos“, dijo. “Y creo que cuando el presidente llevó a cabo sus negociaciones comerciales, eso realmente nos ayudó a ver todas las cosas en las que el PCCh se estaba aprovechando de nosotros y nos ayudó a dar ese paso para tratar de encontrar otros mercados”.

Con información de Jan Jekielek.

Siga a Petr en Twitter: @petrsvab


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.