Debate sobre la justicia se centra en atletas transgénero en la natación femenina

Por Charlotte Allen
24 de Diciembre de 2021 8:58 PM Actualizado: 24 de Diciembre de 2021 8:58 PM

Comentario

Por fin, un nombre prominente en el mundo del atletismo lo ha dicho: Las atletas transgénero que son biológicamente hombres no pertenecen al deporte de competición femenino.

En un contundente editorial del 19 de diciembre, John Lohn, redactor jefe de Swimming World, la revista de natación más prestigiosa de Estados Unidos, tuvo palabras muy duras para Lia Thomas, un joven de 22 años del equipo femenino de natación de la Universidad de Pensilvania que recientemente batió tres récords femeninos de natación en estilo libre y puede ser una aspirante al título de la Asociación Nacional de Atletismo Universitario (NCAA) en unos meses. Thomas se identificaba como un hombre, Will Thomas, y nadaba para el equipo masculino de Penn en noviembre de 2019.

Lohn señaló que Thomas se clasificó para el equipo femenino después de tomar supresores de testosterona durante apenas un año, que es el mínimo de la NCAA para permitir que las atletas transgénero biológicamente hombres compitan como mujeres. Esa norma “no es lo suficientemente estricta como para crear una igualdad de condiciones entre Thomas y las mujeres biológicas con las que compite”, escribió Lohn.

“La ventaja de la pubertad masculina de Thomas no se ha reducido lo suficiente. El hecho es que, durante casi 20 años, ella construyó músculo y se benefició de la testosterona producida naturalmente por su cuerpo. Esa fuerza no desaparece de la noche a la mañana, ni con un año de supresores. En consecuencia, Thomas se lanza al agua con una ventaja inherente sobre los que están en los bloques de alrededor”, escribió Lohn.

Comparó los recientes logros de Thomas con los de las nadadoras dopadas de Alemania Oriental de los años 70 y 80, cuyo uso de esteroides para mejorar el rendimiento dio lugar a medallas olímpicas mientras los funcionarios miraban hacia otro lado y las atletas limpias se sentían desmoralizadas.

“Las preguntas se prolongaban antes del pitido de salida”, escribió Lohn. “¿Cómo puedo seguir el ritmo? ¿Hay algo que pueda hacer para anular su ventaja? ¿Por qué se ha permitido este ajuste? Thomas disfruta de ventajas similares”.

El editorial de Lohn representa un cambio bienvenido. El caso de Thomas, que implica a una distinguida universidad de la Ivy League y a los campeonatos nacionales de natación, es el más destacado de una lenta oleada de intrusión de varones biológicos en el atletismo femenino. Los incidentes anteriores han tenido como protagonistas a deportes marginales que no han despertado mucho interés público. La luchadora transgénero de artes marciales mixtas Fallon Fox se convirtió en objeto de controversia en 2014 tras romper el cráneo de una oponente biológicamente mujer, pero se retiró de la lucha poco después. La levantadora de pesas transgénero Laurel Hubbard se clasificó para el equipo de Nueva Zelanda en los Juegos Olímpicos de verano de 2021, pero a los 43 años se retiró de la competición y cayó rápidamente en el olvido.

El caso más destacado antes del de Thomas ha sido el de una demanda sobre el Título IX presentada por cuatro corredoras de preparatoria de Connecticut en protesta por las repetidas victorias en 2019 de dos chicas transgénero, varones biológicos que no se habían sometido a la supresión de la testosterona, y mucho menos a la cirugía de conversión de hombre a mujer, pero que, sin embargo, terminaron en primer y segundo lugar carrera tras carrera. (Connecticut, otros 16 estados y el Distrito de Columbia prohíben la discriminación de las personas transgénero en las competiciones deportivas estudiantiles, pero no tienen ni siquiera los requisitos hormonales mínimos de la NCAA para participar). En abril, un juez federal desestimó la demanda alegando que la demandante principal y las atletas transgénero en cuestión se habían graduado, por lo que el litigio había dejado de tener vigencia. Las chicas, ahora jóvenes, han apelado la sentencia.

La natación universitaria de la División 1 de la NCAA presenta un caso diferente que pone a la vista del público el hecho indiscutible de que los hombres biológicos adultos, debido al aumento de la masa muscular y la densidad ósea que les proporciona la testosterona, superan habitualmente a las mujeres biológicas en el atletismo. Son, en general, más grandes, más fuertes, más rápidos y superiores a las mujeres biológicas en todos los deportes, excepto en unos pocos (gimnasia, patinaje artístico) que dependen de la gracia más que de la fuerza o la velocidad. Ninguna mujer, por ejemplo, ha corrido nunca una milla en cuatro minutos; el primer hombre que lo hizo, Roger Bannister, rompió esa barrera en 1954. Cuando los hombres y las mujeres biológicos compiten entre sí en los campos de juego —o en las piscinas— las mujeres biológicas casi siempre pierden.

Sin embargo, la respuesta de la clase dirigente del deporte y de los medios de comunicación ha sido la negación de meter la cabeza como el avestruz, junto con represalias vengativas contra cualquiera que llame la atención sobre este hecho obvio y empíricamente respaldado. Ni una sola de las compañeras de equipo de Thomas se ha atrevido a quejarse abiertamente, como tampoco lo han hecho los demás nadadores universitarios que presenciaron cómo Thomas batía los récords femeninos de la piscina y de la escuela en un torneo por invitación de la Universidad de Akron el 5 de diciembre. Lo máximo que pudieron hacer en público fue aplaudir, según un informe del sitio web deportivo inconformista OutKick, cuando la verdadera ganadora de las 1650 yardas estilo libre en Akron, la compañera del equipo de Penn Anna Kalandadze, terminó segunda 38 segundos después de Thomas.

El 5 de diciembre, los padres de una decena de miembros del equipo femenino de natación de Pensilvania enviaron una carta abierta a la NCAA en la que le rogaban que reconsiderara las normas que habían permitido a Thomas competir. “Está en juego la integridad del deporte femenino”, decía la carta, obtenida por el Daily Mail. Pero los padres no revelaron su identidad. Hay demasiado en juego para sus hijos en el mundo académico y en la sociedad: el ostracismo, la pérdida de las becas deportivas, un futuro sombrío en la escuela de posgrado o en el mercado laboral una vez que dejen Penn.

Y no se ha oído ni una palabra de protesta por parte de las celebridades deportivas feministas, como la superestrella del fútbol Megan Rapinoe. Saben lo que pasó cuando la leyenda del tenis Martina Navratilova se quejó en 2019 de que era “injusto” que los hombres biológicos compitieran deportivamente contra las mujeres biológicas. Ella lo había calificado de “trampa”. Navratilova se vio obligada a emitir una larga disculpa.

El columnista sindicado Dennis Prager ha señalado que después de que Thomas rompiera los récords de natación femeninos en Akron, las mujeres biológicas que habían ganado esos récords de forma justa y honestamente “ya no los tienen”. Quitarles los títulos deportivos a las mujeres no es solo una injusticia. Es borrar a las mujeres de las mismas instituciones que fueron creadas para reconocer sus propios y genuinos logros deportivos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.