Deberían “derribar” avión de Pelosi a Taiwán si vuela con escolta militar, dice exeditor de diario chino

Por Andrew Thornebrooke
29 de Julio de 2022 8:03 PM Actualizado: 29 de Julio de 2022 8:03 PM

La Casa Blanca se ha negado a comentar la amenaza de un personaje de los medios de comunicación estatales chinos que dijo que los militares chinos deberían “derribar” el avión que transportaba a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, si visitaba Taiwán con una escolta militar.

“En lo que respecta a los viajes de la presidenta de la Cámara, es algo de lo que no vamos a hablar. Ahora mismo es una hipótesis”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, el 29 de julio.

“Simplemente no vamos a hablar de su agenda… No voy a hablar de una hipótesis”.

Los comentarios de Jean-Pierre se produjeron en respuesta a una pregunta sobre la posición de la Casa Blanca respecto a los recientes comentarios de Hu Xijin, el exeditor jefe del medio de comunicación Global Times, controlado por el Partido Comunista Chino.

Hu sugirió que los militares chinos, el Ejército Popular de Liberación (EPL), deberían usar la fuerza contra Pelosi si ésta visitara Taiwán con protección militar estadounidense.

“Si los aviones de combate estadounidenses escoltan el avión de Pelosi en Taiwán, es una invasión”, dijo Hu en un tuit.

“El EPL tiene derecho a disipar por la fuerza el avión de Pelosi y los cazas estadounidenses, incluyendo disparos de advertencia y haciendo movimientos tácticos de obstrucción. Si no son efectivos, entonces derríbenlos”.

Los comentarios de Hu fueron los últimos de una creciente lista de retórica beligerante que emana de Beijing y sus diversos portavoces.

En mayo, el secretario de Defensa chino amenazó con iniciar una guerra “cueste lo que cueste” para evitar que la independencia de facto de Taiwán sea reconocida internacionalmente. Asimismo, el líder comunista chino Xi Jinping amenazó al presidente Joe Biden en una llamada telefónica el jueves, advirtiendo que Estados Unidos estaba “jugando con fuego” en la cuestión de Taiwán.

La saga se produce en medio de los reportes de que Pelosi estaba planeando una visita personal a Taiwán, programada previamente en abril. En ese momento, Pelosi contrajo COVID-19 y canceló el viaje. Al parecer, la presidenta de la Cámara de Representantes saldrá de gira por Asia el 29 de julio, y la parada en Taiwán sigue siendo incierta.

La noticia del viaje se ha convertido en una especie de incidente internacional debido a la intervención de la Casa Blanca en el asunto. Al enterarse del viaje, los dirigentes comunistas chinos amenazaron con “medidas enérgicas” contra Estados Unidos y Taiwán. Tras esas amenazas, Biden dijo públicamente que el viaje de Pelosi era “una mala idea” y que los militares estaban en contra.

Posteriormente, Pelosi dijo que no había hablado con Biden sobre el viaje, pero que a los militares les podía preocupar que China derribara su avión.

Los expertos en seguridad, sin embargo, creen que las numerosas amenazas de los dirigentes comunistas chinos no son serias y reflejan una debilidad de la diplomacia china.

“Son solo amenazas vacías y huecas, [destinadas] a hacernos retroceder gratuitamente”, dijo el general David Stilwell, exsubsecretario de Estado para Asuntos de Asia Oriental y el Pacífico, a NTD, un medio asociado de The Epoch Times.

“Ellos [China] siguen desempeñando el papel de potencia media de segundo nivel… Pero como gran potencia, las amenazas vacías, cuando se demuestra que son vacías sin intención de probarlas, les hace más difícil crear realmente el efecto disuasorio deseado con futuras amenazas”.

A principios de esta semana, un funcionario de la Casa Blanca dijo que Pelosi estaba recibiendo información militar estándar sobre la situación de seguridad en relación con Taiwán.

“Es una rutina para nosotros cuando ella viaja al extranjero proporcionarle hechos y análisis, contexto, realidades geopolíticas a las que se va a enfrentar dondequiera que vaya”, dijo John Kirby, un funcionario del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

“Y siempre hay cuestiones de seguridad en torno a sus viajes, también, en las que a veces participa el Departamento de Defensa, dependiendo del lugar al que vaya y del tiempo que vaya a permanecer y de cuáles sean las amenazas y los desafíos”.

El Partido Comunista Chino (PCCh) mantiene que Taiwán es una provincia separatista de China. Por ello, los dirigentes del PCCh han prometido unir la isla con el continente, y no han descartado el uso de la fuerza para lograrlo. Sin embargo, Taiwán es un país autogobernado desde 1949, nunca ha estado bajo el control del PCCh y cuenta con una democracia y una economía de mercado prósperas.

Estados Unidos no tiene relaciones diplomáticas formales con Taiwán, pero está obligado por la Ley de Relaciones con Taiwán a proporcionarle las armas necesarias para su autodefensa. Washington también mantiene una doctrina de “ambigüedad estratégica” en la que no confirma ni niega si defendería a Taiwán en caso de invasión china.

El liderazgo del PCCh ha intensificado sus hostilidades en los últimos años en un esfuerzo por conseguir que Estados Unidos rompa sus relaciones con Taiwán. Aunque estos esfuerzos han sido totalmente infructuosos, la Casa Blanca ha advertido que el comportamiento hostil de China en la región, incluidas las peligrosas acciones contra los aviones internacionales, puede conducir a un “incidente importante”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.