¿Deberían los fabricantes de chips de EE.UU. temer la codicia de China en materia de semiconductores?

Por FAN YU
05 de Septiembre de 2020
Actualizado: 05 de Septiembre de 2020

Análisis de noticias

Las acciones de tecnología de EE. UU. sufrieron la mayor pérdida desde marzo en dos días, el 3 y 4 de septiembre. A la cabeza de la caída se encuentran los fabricantes de chips de EE. UU., que obtuvieron un rendimiento inferior al del resto del sector tras la noticia de que China está planeando cambios de política para impulsar su industria nacional de semiconductores.

La caída de las acciones sugiere la inquietud de los inversores. Pero a pesar de la voluntad de Beijing de construir una industria de semiconductores de producción propia y de los inmensos recursos de China, el progreso está resultando difícil de alcanzar.

Bloomberg informó el 3 de septiembre que Beijing planea invertir fuertemente en tecnología de semiconductores de tercera generación para combatir las restricciones a la exportación de semiconductores y otros productos tecnológicos estadounidenses impuestos por la administración Trump. El artículo señaló que los recursos de educación e investigación para los semiconductores son una prioridad en el último borrador del llamado “plan quinquenal” de Beijing. El plan será presentado a los líderes del Partido Comunista Chino (PCCh) en octubre, informó el medio de comunicación que citaba fuentes con información privilegiada.

Los semiconductores de tercera generación se refieren a materiales avanzados como el carburo de silicio y el nitruro de galio que pueden soportar velocidades rápidas, huellas pequeña y alta eficiencia— en comparación con los materiales de la generación anterior como el silicio —necesarios para las tecnologías emergentes como la robótica, la inteligencia artificial (IA) y el 5G.

Este desarrollo es tanto un reconocimiento de la importancia de las tecnologías de semiconductores emergentes para el futuro desarrollo de China, especialmente a la luz de las sanciones en curso, así como una admisión que la batalla puede estar perdida en las tecnologías de semiconductores de generación actual.

Una posible apertura

Entre los líderes mundiales de la actual generación de semiconductores se encuentran fabricantes de chips estadounidenses como Intel, Nvidia y Texas Instruments, Taiwan Semiconductor Manufacturing Co. (TSMC) de Taiwán y Samsung de Corea del Sur. Estas compañías fabrican los chips que alimentan las computadoras, laptops y smartphones. China es un país relativamente atrasado en la industria y la mayoría de los expertos creen que lleva un retraso entre 5 y 10 años en cuanto a conocimientos técnicos y capacidad de fabricación, lo cual supone un desfase en un espacio tecnológico en constante evolución.

Pero a medida que la tecnología pasa de los teléfonos inteligentes a los productos domésticos cotidianos y la aplicación de la IA y la robótica se hace más común, hay ahora una transición en la tecnología de los semiconductores. China siente la oportunidad de convertirse en un jugador dominante en la siguiente fase. Tiene un entorno adecuado: el PCCh ha estado aumentando la recopilación de datos sobre los residentes y los datos se están convirtiendo rápidamente en la nueva moneda tecnológica.

Los fabricantes de Estados Unidos tienen una ventaja en la innovación y la diversidad de la investigación en semiconductores, pero la voluntad y los recursos de China son una amenaza creíble. El Índice de Semiconductores de Filadelfia cayó 6.6 por ciento el 3 y 4 de septiembre, un resultado aún peor que el Índice Compuesto del Nasdaq, que cayó 6.2 por ciento durante el mismo período. La caída fue liderada por los nombres más importantes de la industria, incluyendo Qualcomm, Intel y Applied Materials.

El pasado mes de octubre, China creó un fondo de inversión de 204,000 millones de yuanes (USD 29,000 millones) respaldado por el gobierno, específicamente para invertir en la industria nacional de semiconductores, y anunció otros USD 60,000 millones en compromisos de financiación de los gobiernos municipales y provinciales. A principios de este mes, Beijing introdujo incentivos fiscales para las empresas nacionales de semiconductores, que durarán una década, siempre que participen en la producción de procesos de fabricación avanzados de 28 nanómetros.

STAR Market de Shanghai, una bolsa de valores de un año de antigüedad que se ha convertido en el Nasdaq de China, ha recaudado fondos para numerosas empresas nacionales de fabricación de chips. Las empresas de semiconductores representan el 40 por ciento de todas las empresas que cotizan en STAR.

Las cifras totales de inversión previstas son difíciles de conseguir, pero la inversión total de China en semiconductores será masiva. China planea importar USD 300,000 millones en semiconductores del extranjero este año, según las declaraciones de Wei Shaojun, vicepresidente de la Asociación de la Industria de Semiconductores de China, en la Conferencia Mundial de Semiconductores online celebrada a finales de agosto. Es una suma asombrosa y Beijing está deseando desviar algunos de esos recursos internamente.

Tropiezos iniciales

Pero China se enfrenta a problemas continuos mientras busca el liderazgo de los semiconductores.

Una empresa de semiconductores de Wuhan, China, que estaba previsto que se convirtiera en uno de los fabricantes de chips más avanzados de China está al borde del colapso debido a una mala gestión, según un artículo de la revista de negocios del continente Caixin, que cita a las autoridades locales con conocimiento de la situación.

Wuhan Hongxin Semiconductor Manufacturing Co. Ltd. (HSMC) tenía 128,000 millones de yuanes (USD 19,000 millones) en compromisos de inversión y tenía previsto fabricar chips con tecnología de 14 y 7 nanómetros y más pequeños, que serían algunos de los más avanzados del mercado.

Sin embargo, un memorándum del 30 de julio del gobierno de Wuhan señaló una severa escasez de fondos, según el informe de Caixin. Si no se corrige, la falta de financiación detendrá el proyecto.

“La primera fase del proyecto tuvo problemas a finales del año pasado cuando surgió una disputa entre sus dueños y uno de los ingenieros que ayudó a construirlo”, dice el informe. “Como resultado, una corte de Wuhan dijo que la compañía no podía usar 55 acres de tierra donde estaba construyendo su fábrica durante los próximos tres años, con efecto inmediato”.

Otra instalación de fabricación de semiconductores, en la ciudad de Huaian en la provincia de Jiangsu, cerró a principios de este año tras el brote de virus del PCCh, según Caixin. Los gobiernos locales ya habían invertido 4500 millones de yuanes en el proyecto de Huaian antes que se cerrara debido a la falta de financiación del sector privado.

Estos problemas subrayan los desafíos de construir capacidades de semiconductores desde cero. Es a la vez costoso y difícil de ejecutar.

Fragmentación contra escala

El negocio global de los semiconductores consiste en tres procesos tecnológicos distintos: diseño, fabricación y embalaje. Solo unos pocos gigantes internacionales tienen los tres bajo un mismo techo, como Intel, Texas Instruments y Samsung.

China actualmente no tiene tales fabricantes integrados, que requieren inversiones de cientos de miles de millones de dólares. Un modelo de negocio desagregado que divide los procesos ha sido más popular y rentable, con empresas especializadas en la fabricación (diseño y ventas) o en la fundición (fabricación). TSMC de Taiwán, por ejemplo, es una importante fundición que fabrica chips para empresas sin fábrica como Nvidia y Qualcomm. China tiene varias empresas de semiconductores sin fábrica y fundiciones separadas.

En la reciente Conferencia Mundial de Semiconductores, celebrada en Nanjing, en la provincia de Jiangsu, al este de China, Wei también planteó la dependencia de China del modelo empresarial de semiconductores desagregados como una bandera roja que puede frenar su potencial. Para dominar realmente la industria, China necesita crear su propio Intel o Samsung.

Una empresa que aspira a convertirse en un fabricante integrado es la Yangtze Memory Technologies Co. Ltd., una empresa de memorias NAND con sede en Wuhan. Está dirigida por el famoso Tsinghua Unigroup, una unidad de la Universidad de Tsinghua que ha experimentado sus propios problemas de gestión.

China se enfrenta a profundos problemas sistémicos en el crecimiento de su industria de semiconductores. A pesar de la retórica política, la industria de los semiconductores de China está extremadamente fragmentada, como ilustra el casi colapso de HSMC. Las autoridades locales y provinciales se apresuran a establecer empresas de chips dado que es un tema en el que se centra el líder del PCCh, Xi Jinping, y las autoridades conocen las recompensas políticas de hacer crecer a un campeón nacional. Esta “carrera de chips” también está causando que los municipios— ya bajo una carga de deuda masiva —comprometan aún más sus finanzas. Municipios de lugares tan lejanos como la provincia de Liaoning en el noreste, la provincia de Sichuan en el oeste y la provincia de Fujian en el sureste, se han sumado a la iniciativa. La corrupción sistémica y el nepotismo de China es otro factor en contra.

Estas cuestiones son difíciles de superar. Wei lo mencionó en su discurso del mes pasado: China se enfrenta a miles de millones de dólares en gastos inútiles que no puede permitirse. Al final, las historias de éxito relativo como el Yangtse son pocas y están lejos de serlo.

Como Intel y Samsung pueden atestiguar, el negocio de los semiconductores es un negocio de escala.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

El PCCh prefiere que Trump no gane un segundo mandato

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS