¿Deberías sacar a mamá y a papá del centro de vida asistida y llevarlos a casa durante la pandemia?

Muchos factores afectan la decisión de cuidar a los padres en el hogar, incluida su capacidad, su condición y la atención disponible
Por JUDITH GRAHAM
08 de Abril de 2020
Actualizado: 08 de Abril de 2020

La Dra. Alison Webb sacó a su padre de 81 años de la residencia asistencial, para que viviera.

Coleen Hubbard sacó a su madre de 85 años de la vida independiente, para morir.

Con COVID-19 moviéndose a través de los centros de asistencia que albergan a los adultos mayores, las familias de todo el país se preguntan “¿Debo traer a mamá o papá a casa?”.

Es una pregunta razonable. La mayoría de los centros de retiro y de cuidado a largo plazo excluyen a los visitantes. A los adultos mayores se les pide que se queden en sus habitaciones y están solos la mayor parte del día. Los miembros de la familia pueden llamar, pero eso no llena el tiempo. Sus amigos en el centro también están aislados.

En cuestión de semanas, las condiciones se han deteriorado en muchos de estos centros.

En los centros de vida asistida, la escasez de personal se desarrolla cuando los ayudantes se enferman o se quedan en casa con los niños cuyas escuelas han cerrado.

Los asilos, donde los ancianos van para su rehabilitación después de una estancia en el hospital o viven a largo plazo si están gravemente enfermos y frágiles, están siendo duramente afectados por el coronavirus. Son potenciales placas de Petri para la infección.

Aun así, los adultos mayores en estos lugares están siendo alimentados y se les ofrece otro tipo de asistencia. Los padres de mi vecino, de 80 años, están en una comunidad de cuidado continuo en las afueras de Denver. Ha iniciado un servicio de conserjería para los residentes que necesitan pedir comida y comprar medicamentos. Los centros de rehabilitación también ofrecen valiosos servicios de fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales y del habla.

Pero, ¿a mamá o papá les iría mejor, incluso con el debido distanciamiento social, en el hogar familiar?

Por supuesto, el cuidado allí recaería directamente sobre los hombros de la familia, así como la responsabilidad de comprar los comestibles, cocinar, administrar los medicamentos, lavar la ropa y asegurar que el ambiente esté libre de contaminación potencial.

Los servicios de atención médica en el hogar podrían ser de ayuda. Pero puede que no sean fáciles de conseguir debido a la creciente demanda, la escasez de equipo de protección personal y los problemas de personal.

Otra preocupación al traer a alguien a casa: Algunos centros les dicen a los residentes que, si se van, aunque sea temporalmente, no pueden regresar. Eso le pasó a una familia del oeste de Nueva York, según Roxanne Sorensen, gerente de atención geriátrica de Elder Care Solutions de WNY.

Cuando esta familia sacó a sus padres ancianos de un centro de residencia asistida para un breve respiro de “quedarse con nosotros”, se les informó que los padres habían sido dados de alta y tenían que ser colocados en una lista de espera antes de que pudieran regresar.

Sorensen tiene una paciente de unos 70 años que está en rehabilitación en una residencia de ancianos después de una cirugía de emergencia por una infección mortal. El centro está cerrado y su paciente se siente atrapada y desesperada. Quiere irse a casa, pero aún está débil y necesita mucha más terapia.

“Le he dicho que se quede aquí, que se fortalezca y que cuando vuelva a casa no terminará en el hospital o con discapacidades que puedan llevarla a un asilo de ancianos por el resto de su vida”, señaló Sorensen.

Las personas que reciben atención de enfermería y que tienen problemas cognitivos podrían desorientarse o agitarse si una familia las traslada de un ambiente que les resulta familiar, comentó el Dr. Thomas Cornwell, presidente ejecutivo del Home Centered Care Institute. Algunos tienen problemas de comportamiento que no pueden ser manejados en casa.

Las familias con niños necesitan pensar cuidadosamente en traer a un padre mayor a casa, sobre todo si tiene enfermedades crónicas subyacentes como enfermedades cardíacas, pulmonares o renales, destacó Cornwell. “Los niños, en general, incluso en las últimas semanas, han estado expuestos a cientos de otros [en la escuela]”, aseguró. “Tienden a ser vectores de infección”.

En última instancia, cada familia debe evaluar y equilibrar los riesgos. ¿Pueden darle a un padre mayor la suficiente atención? ¿Tienen la resistencia emocional y física para asumir esto? ¿Qué es lo que quiere el padre o la madre? ¿Se compensarán los dolores del desplazamiento y las rutinas interrumpidas con los placeres de estar cerca de hijos adultos y nietos?

La Dra. Alison Webb, una médica jubilada, es una madre soltera que cría a un niño de 3 años y a uno de 7. Su padre, Bob Webb, de 81 años, tiene una demencia leve y había sido hospitalizado por depresión antes de que ella le pidiera que dejara la vida asistida y se mudara a su casa de Seattle.

“Inicialmente se resistió. Temía el cambio y le preocupaba que sus cosas se quedaran atrás y que no las recuperara nunca”, contó Webb. Incluso hoy, Bob habla de volver a su casa, a su apartamento.

Ella comentó que un geriatra, en un grupo de Facebook para mujeres médicas, la convenció de que era más seguro para su padre dejar su centro de vida asistencial. “Lo harás mucho mejor aquí con los nietos. Podrás jugar. Hay un gran patio. Puedes hacer algo de jardinería”, ella le mencionó a su padre.

Hay otro beneficio. Porque ella es médica, Webb enfatiza, espera “me daré cuenta si no le va bien y me ocuparé de ello inmediatamente”.

La madre de Coleen Hubbard, Delores, a quien describió como “muy resistente y muy testaruda”, había amado vivir en un apartamento de una habitación en un complejo de viviendas para ancianos en Denver durante la última década. En octubre, Delores fue diagnosticada con cáncer de endometrio y decidió no recibir tratamiento médico.

“Mamá tuvo muchas cirugías y hospitalizaciones en su vida”, comentó Hubbard. “Ya no tenía que lidiar con la comunidad médica”.

Cada vez que Hubbard sugería que su madre se mudara con ella, Delores se negaba: Quería morir en su propio apartamento. Pero entonces, hace unas semanas, un grave dolor se apoderó de ella y Delores pidió al Hospicio de Denver que le dieran morfina.

“Fue entonces cuando me di cuenta de que podríamos estar cerca del final”, explicó Hubbard. “Sentí un increíble pánico urgente de que tenía que sacarla de allí. Las cosas ya empezaban a cerrarse [por el coronavirus]. No podía imaginar que ella podría estar aislada de mí”.

Hubbard preparó una habitación en su casa y encontró una pequeña y diminuta campana de metal que Delores podía tocar si necesitaba ayuda. “Hicimos muchas bromas sobre Peter Pan y Tinker Bell”, recordó Hubbard. “Cuando ella tocaba la campana, yo entraba y decía: ‘Sí, señora, ¿qué está pasando?'”.

Cinco días después de llegar, Delores falleció. “El duelo ahora mismo ocurre en un espacio de soledad y silencio”, escribió Hubbard en una publicación de Facebook. “Claro, hay textos y llamadas telefónicas, correos electrónicos y correo postal, pero no hay abrazos, no hay estofados cuestionables entregados por los vecinos, no hay reuniones de familiares y amigos para compartir historias y recuerdos”.

En medio del dolor está el alivio de que Delores tuviera lo que quería: una muerte sin intervenciones médicas. “Me estoy pellizcando porque hicimos que eso sucediera”, sostuvo Hubbard. “Estoy tan contento de haberla traído a casa”.

La historia de Patricia Scott está sin terminar. Esta mujer de 101 años de edad vivía en una comunidad de jubilados en Castro Valley, California, antes de que su hijo, Bart Scott, la llevara a su casa en Santa Rosa y la trasladara a un espacioso apartamento para sus suegros.

Al preguntarle cómo se sentía con el cambio, Patricia Scott respondió: “Nunca me ha entusiasmado especialmente la idea de la residencia homogeneizada”.

Sin embargo, anhela su apartamento de dos habitaciones: “Es que todo está allí. Yo sé dónde está. Echo de menos mi vida normal”.

Bart Scott tiene cuatro hermanos, y estuvieron de acuerdo en que era insostenible dejar a su madre sola durante el temor del coronavirus. “Ella es la matriarca de esta familia”, indicó. “Hay mucha gente que le da mucha importancia a su bienestar”.

En cuanto a las posibles amenazas a la salud, Patricia Scott es característicamente sarcástica. “Nací en 1918, en medio de la epidemia de gripe”, recordó, “y creo que hay una deliciosa ironía que muy bien podría salir de esta”.

Judith Graham es una columnista colaboradora de Kaiser Health News, que originalmente publicó este artículo. La cobertura de KHN de estos temas es apoyada por la Fundación John A. Hartford, la Fundación Gordon y Betty Moore y la Fundación SCAN.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


***

Descubre

Mujer en EE.UU. recibe desesperada nota de SOS de un chino encarcelado en campo de trabajo forzado

TE RECOMENDAMOS