Defensora insta a la comunidad médica a reconocer la sustracción forzada de órganos del PCCh

Por Hannah Ng y Jan Jekielek
07 de Febrero de 2023 6:26 PM Actualizado: 07 de Febrero de 2023 6:26 PM

Una defensora de derechos humanos ha instado a la comunidad médica internacional a que deje de creer en la propaganda del Partido Comunista Chino (PCCh) que niega su sistemática sustracción forzosa de órganos a los seguidores de Falun Gong detenidos y a otros prisioneros de conciencia.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una disciplina espiritual con ejercicios de meditación y enseñanzas morales. Se introdujo en China durante la década de 1990 y creció en popularidad de tal manera que hasta 100 millones de personas practicaban en China al final de la década. Al percibirla como una amenaza, el régimen chino lanzó en 1999 una campaña nacional para erradicarla.

Millones de practicantes de Falun Gong han sido detenidos en cárceles y centros de detención en todo el país, donde son sometidos a tortura y sustracción forzada de órganos.

Un informe de junio de 2016 elaborado por David Kilgour, el exsecretario de Estado canadiense para Asia-Pacífico; David Matas, abogado canadiense de derechos humanos; y Ethan Gutmann, un periodista estadounidense de investigación, estimó que China podría estar realizando entre 60,000 y 100,000 trasplantes de órganos vitales al año. Muchos indicadores apuntan a que la fuente principal de estos órganos son los practicantes de Falun Gong y otros prisioneros de conciencia.

China anunció el fin de la sustracción de órganos de prisioneros ejecutados en diciembre de 2014 y presentó un sistema de donación de órganos supuestamente operativo en un tiempo récord poco realista, según Médicos contra la Sustracción Forzada de Órganos (DAFOH).

Desde que comenzó el programa piloto del Sistema de Respuesta al Trasplante de Órganos de China (COTRS, por sus siglas en inglés), las autoridades sanitarias de China han reportado éxitos extraordinarios. Según datos del COTRS, de 2010 a 2018, los donantes voluntarios fallecidos anuales pasaron de 34 a 6316, lo que supone un aumento de 185 veces; los trasplantes de riñón e hígado pasaron de 63 en 2010 a 10,481 en 2016 (último año del que se dispone de datos precisos), lo que supone un aumento de 166 veces, según un artículo de Ética Médica de BMC.

“Son simplemente unas estadísticas claramente absurdas que dejan bastante claro que no están diciendo la verdad sobre esto”, dijo Katrina Lantos Swett, presidenta de la Fundación Lantos para los Derechos Humanos y la Justicia durante una entrevista en el programa American Thought Leaders del Epoch Times.

Swett citó la divergencia entre los 140 millones de donantes voluntarios de órganos de EE. UU. y los supuestos 1.16 millones de donantes registrados de China en marzo de 2019.

“Con una gran cantidad de donantes voluntarios de órganos en este país, tenemos enormes listas de espera, muchas personas fallecen porque los órganos no están disponibles a tiempo”, dijo.

“Y, sin embargo, de alguna manera, en China, los órganos casi se pueden ordenar en un par de semanas. Los números simplemente no cuadran”, agregó.

El Tribunal de China con sede en Londres, un panel independiente que realizó una revisión exhaustiva de las pruebas disponibles de la práctica en 2019, afirmó que “una gran cantidad de evidencia” mostró que los tiempos de espera para los órganos prometidos por médicos y hospitales en China para trasplantes eran extraordinariamente cortos—plazos que no son posibles en los sistemas normales de donación voluntaria de órganos.

Las pruebas incluían llamadas telefónicas encubiertas a médicos chinos, así como el testimonio de un médico israelí que relató cómo a su paciente le dijeron que podría recibir un trasplante de corazón en China en dos semanas.

Esperanza de cambio en la práctica

Swett dijo que está muy “alarmada y un poco asqueada por la forma en que algunas de nuestras principales instituciones médicas [y] facultades de medicina han estado dispuestas a aceptar la negación de responsabilidad de China por esto, y sus falsas garantías de que la práctica ha cesado”.

Calificó el comportamiento de “nivel inexcusable de ingenuidad”.

El artículo de Ética Médica de BMC declaró que “la Organización Mundial de la Salud [OMS], la Sociedad de Trasplantes, el Grupo Custodio de la Declaración de Estambul y la Academia Pontificia de Ciencias han respaldado las reformas basándose en lo que parece ser información contaminada”.

Como copresidenta de la recién concluida Cumbre Internacional sobre Libertad Religiosa, Swett dijo que le llamó mucho la atención que el nuevo presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, el congresista Michael McCaul (R-Texas), “abordara directamente en el plenario de la cumbre la cuestión de la sustracción forzada de órganos”.

Dado que McCaul había llamado la atención sobre este asunto, espera que tal vez se celebren audiencias en el Congreso de Estados Unidos.

“Éstas hacen brillar una luz, y hacer brillar una luz es una especie de desinfectante. Comienza a traer la luz de la verdad, la luz del día, la luz de la exposición de las prácticas y, tenemos que esperar que, conducirá a un cambio sobre la práctica en China”, dijo Swett.

Con información de Cathy He. 


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.